Home / Cultura y Formación / Preparando mi liturgia, Pastor y Maestro compasivo y maternal

Preparando mi liturgia, Pastor y Maestro compasivo y maternal

XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

PASTOR Y MAESTRO COMPASIVO Y MATERNAL

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

A veces parece que nuestro mundo se está volviendo cada vez más duro y sin corazón, que suprime la compasión y se deshace de la misericordia… En las lecturas de hoy escuchamos que Dios se ocupa de nosotros y nos cuida con un amor más profundo y más tierno que el de una madre por el hijo de sus entrañas.

Descubrimos a un Jesús que se percataba de las necesidades de las personas y se acercaba a ella, especialmente si estaban extenuados, sufrían o no contaban para nadie. Y este es el tipo de amor que él enseñó a sus discípulos y que nos invita a practicar acercándonos a nuestros hermanos, derribando los muros (internos y externos) que nos separan de ellos con un amor profundo, comprometido y transformador…

Pidamos a Jesús, el descendiente de David y modelo de pastor, que está aquí con nosotros en esta celebración, que lleguemos a vivir su amor.

SALUDO

Jesús vino a traernos la Buena Noticia de la paz: paz para los de lejos y paz también para los que andan como ovejas sin pastor.
Esa paz esté siempre con ustedes.

R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En un momento de silencio, tomemos conciencia de que aun cuando nos olvidamos de Dios, aun cuando pecamos, podemos estar seguros de que él tiene compasión por nosotros. Por eso, con confianza, pidámosle al Señor que nos perdone. (Pausa)

• Señor Jesús, tú amaste a la gente en el pasado y ahora tú nos amas a todos con un amor amable y compasivo. Señor ten piedad.

R/ Señor, ten piedad.

• Señor, Jesucristo, tú sabes que lo que más necesitamos como humanos es saber dar una palabra de acogida y de ánimo, un gesto de aceptación, de afecto, de perdón. Cristo, ten piedad.

R/ Cristo, ten piedad.

• Señor Jesús, tú puedes cambiarnos y hacernos semejantes a ti que fuiste compasivo y sanador, generoso y misericordioso. Señor, ten piedad.

R/ Señor, ten piedad

Tú, Señor, nos has mostrado tu perdón y misericordia. Haz que sepamos llevar ese mismo amor a todos los que encontremos en nuestro camino. Y, al final de nuestra vida, llévanos a la vida eterna.

R/ Amén.

ORACIÓN COLECTA

Dios de bondad, tu Hijo Jesús nos ha revelado que tu amor hacia nosotros es más cálido y compasivo que el de una buena madre para con sus hijos. Acércate a los que andan heridos por la vida, preocúpate por los débiles y pequeños, los pisoteados y oprimidos.

Danos la gracia comunicar vida y perdonar; que sepamos hacernos a nosotros mismos pan nutritivo para todos los hambrientos con hambre material o espiritual. nQue sepamos cuidarnos los unos de los otros como tú nos cuidas a todos. Por medio de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

R/ Amén.

LECTURAS

Jeremías 23, 1-6: Los malos reyes/pastores han dispersado el rebaño de Dios… Él les (nos) pedirá cuentas y volverá a unir a sus ovejas de todos los países de la tierra… Suscitará un descendiente de David, Jesús, que pastoreará con prudencia, justicia y derecho, seguridad…

Salmo 22: El Señor es nuestro Pastor; nos cuida, nos alimenta y nos hace caminar por el camino justo…

Efesios 2, 13-18: Jesús, con su cuerpo y su sangre, destruye el muro de desamor que dividía a la humanidad… Ahora, todos podemos ser una sola cosa, un solo hombre nuevo, un solo pueblo, un solo cuerpo para acercarnos al Padre, en paz, con un solo espíritu…

Marcos 6, 30-34: Jesús, después de oír las experiencias misioneras de sus apóstoles, los invita a ir a “descansar” un poco en un lugar despoblado y tranquilo… Pero, al darse cuenta que la multitud que los seguía tenía tantas necesidades, siente compasión y retoma sus enseñanzas con calma y variedad de temas…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Oremos a nuestro Dios, paciente y misericordioso, para que el amor crezca en nuestro mundo. Digámosle: “Señor, ten compasión de tu pueblo”.

  1. Señor, te pedimos para que la Iglesia sea indulgente, paciente y compasiva con los que yerran; que sea una Iglesia que les dé tiempo y ayuda para arrepentirse y cambiar. Oremos. R/ Señor, ten compasión de tu pueblo.
  2. Señor, te pedimos que des a tu Iglesia pastores compasivos, que en el sacramento de la reconciliación nos muestren claramente tu infinita paciencia y misericordia. Oremos. R/ Señor, ten compasión de tu pueblo.
  3. Señor, te pedimos que nuestra sociedad sea sensible y compasiva, que cuide a los necesitados, que trate de eliminar estructuras sociales injustas y haga que sus leyes y su sistema judicial administren la justicia igualmente para todos, sin discriminación alguna. Oremos. R/ Señor, ten compasión de tu pueblo.
  4. Señor, te pedimos que nos hagas compasivos, que sepamos llevar tu misericordia a los enfermos y a los ancianos, a los huérfanos y a las viudas, a los desalentados y a los moribundos. Oremos. R/ Señor, ten compasión de tu pueblo.
  5. Señor, participa tu compasión a nuestras comunidades, que, como tú, veamos y seamos sensibles a las necesidades de los hermanos, sin que nadie nos lo pida; que de manera discreta y amable aliviemos las cargas pesadas de los que sufren. Oremos. R/ Señor, ten compasión de tu pueblo.
  6. Señor, ayúdanos a ser compasivos y pacientes para derrumbar los muros de miedo y desamor que nos separan de nuestros hermanos. Oremos. R/ Señor, ten compasión de tu pueblo.

Señor, tú eres un Dios atento nuestras necesidades y crecimiento integral. Que tu Espíritu nos dé corazones llenos de compasión como el corazón de Jesús, el Buen Pastor que vive y reina contigo por los siglos de los siglos.

R/ Amén.

INVITACIÓN A RECITAR EL PADRE NUESTRO

Dios cuida de nosotros. Con esa confianza nos dirigimos a él en oración, unidos a Jesús, nuestro Buen Pastor. R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es Jesucristo, el Buen Pastor, que desgastó su vida por nosotros. Él nos ha reunido en este banquete y se nos da como alimento para que permanezcamos unidos en un solo pueblo. Dichosos nosotros por ser invitados a esta mesa.

R/ Señor, no soy digno…

ORACIÓN DE CONFIANZA (F. Cromphout)

[Como acción de gracias, el monitor u otro lector cualificado, lee despacio esta oración de confianza. Después, el sacerdote/guía dirige la oración después de la comunión.]

Oh Dios, tú eres siempre mayor de lo que osamos imaginar.
Tú haces constantemente cosas nuevas e inauditas.
Cuando el mundo se desmorona en torno a nosotros, tú realizas una nueva creación.
Haznos atentos a tu acción en este tiempo, para que no permanezcamos quietos y embobados mirando encandilados al pasado y para que no te busquemos donde en realidad tú no estás y no podremos encontrarte.
Camina como guía delante de nosotros, tú que eres nuestro futuro.
Ayúdanos a encontrar nuevos caminos hacia ti y hacia cada uno de los hermanos, y a caminar tomados de la mano en nuestras vacilaciones e inseguridades.
Danos la firme certeza de que tu poder continúa activo y que tú sigues renovando el mundo por medio de Jesucristo, nuestro Señor.

R/ Amén.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios nuestro, te damos gracias de todo corazón por habernos dado como guía seguro a tu Hijo. Sigue dando a tu Iglesia pastores a su imagen y semejanza que estén llenos de clara visión y de compasión, sensibles a la gente y a sus necesidades, abiertos al gran potencial y a las exigencias del evangelio y de nuestro tiempo.

También genera pastores buenos entre nuestros gobernantes, líderes sociales, maestros y padres de familia y, sobre todo, entre nuestros agentes de pastoral. Te lo pedimos en nombre del mismo Jesucristo nuestro Señor.

R/ Amén.

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos:

Un mundo sin compasión es un mundo con poco espacio para Dios y sus valores. Vayamos a construir comunidades que reflejen la compasión de Jesucristo nuestro Señor. Que seamos atentos a las necesidades de nuestros hermanos recordando que Dios nos ha encomendado cuidarnos los unos de los otros.

Para sentir fortaleza para cumplir esta encomienda, que la bendición del Dios amable y misericordioso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.

R/ Amén.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Celebración de la Palabra ¿Cuál es mi misión en la vida?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …