Home / Cultura y Formación / ¿Desacuerdos entre el corazón y la razón?
Eso sí, hay que hacer un trabajo integral de sanación, en todas nuestras dimensiones y confiar ciegamente en que nuestra oración es escuchada por nuestro Padre amoroso, quien es el único que puede llenar todos los deseos de nuestro corazón hasta desbordarlos / Fotografía Archivo

¿Desacuerdos entre el corazón y la razón?

Nicté Sánchez Badelt

Es verdad que muchas veces la razón y la emoción no se ponen de acuerdo en nuestro interior, lo cual nos genera dudas y tentaciones, podemos experimentar dolor, enfado, frustración y muchas otras emociones más.

 ¿Por qué esta experiencia es recurrente a lo largo de nuestra existencia? Porque la humanidad es compleja, las circunstancias de la vida varían, los estados de ánimo y la salud física influyen, seguimos teniendo carencias afectivas sin resolver, hay tantos factores que es imposible poder anticiparnos a todos.

Nada nos hace sentir tan humanos como las emociones, tan humanos y tan vulnerables. Cuando la razón nos indica que aquello que estamos deseando no es conveniente, ni nos dejará ningún bien y la voluntad se debilita ofuscada por lo poderoso del sentimiento que se despierta, por la forma en cómo nos invade,  porque ocupa casi todo el espacio de nuestra mente y consume buena parte de nuestro tiempo, a pesar de este escenario que se nos presenta arrebatador y doloroso, es necesario vivirlo con paz, serenidad, sin escándalo o miedo, para poder auto regularnos, poner en orden nuestras ideas, valores y convicciones.

Es parte de nuestra humanidad y podemos aprovecharlo a nuestro favor para trabajar en todas aquellas áreas de nuestra vida en las que aún se manifiestan quiebres y debilidades, esto se puede volver en una gran oportunidad para crecer y madurar. .

La oración, la escucha atenta a las inspiraciones del Espíritu Santo y los Sacramentos, son nuestras mejores  armas para el combate entre nuestra mente y corazón, lucha interna que se ve reflejada en nuestra afectividad.

La vulnerabilidad que de repente se manifiesta en las diferentes dimensiones de nuestra persona, nos toma por sorpresa, sobre todo cuando nunca habíamos experimentado algo así, y ¡cuidado!, porque nos puede provocar enojo y rechazo hacia nosotros mismos, esto no es válido en ninguna circunstancia, somos humanos, imperfectos, en evolución y esto que hoy experimentamos como agobio o tormento, nos llevará a ser la persona que Dios sabe que podemos llegar a ser.

Por supuesto qué hay que esforzarse, no es fácil, pero hay que hacernos responsables de nosotros mismos, no dejarnos llevar por aquello que nos provoca un quiebre interno, somos más fuertes de lo que creemos (“Tu Gracia me basta”).

Eso sí, hay que hacer un trabajo integral de sanación, en todas nuestras dimensiones y confiar ciegamente en que nuestra oración es escuchada por nuestro Padre amoroso, quien es el único que puede llenar todos los deseos de nuestro corazón hasta desbordarlos.

*Fundadora de Let’s Rewind

Ministerio Católico de Sanación de heridas emocionales a través de un trabajo psico espiritual. Contamos con el respaldo de la Dimensión Familia de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Contacto

 www.letsrewind.com.mx

¿Necesitas ayuda? teescucho@letsrewind.com.mx

Ofrecemos terapia en línea con psicólogos y consejeros católicos.

Próximos Talleres:

Guadalajara, 20 al 22 de Marzo

Informes: Karen Gálvez 33 1602 2144

Sonora, 27 al 29 de Marzo

Informes: María Durán +52 (1) 662 338 7297

Paipa Colombia 24 al 26 de Abril

Informes: Nhora +57 (316) 831-9276

Acerca de admin

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Experimento la necesidad de acercarme a Dios y a su Salvación?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …