Home / Contigo en casa / Buscar, encontrar y manifestar a Dios

Buscar, encontrar y manifestar a Dios

LA EPIFANÍA DEL SEÑOR

Dios se me manifiesta para que lo siga, y yo, ¿lo sigo y lo manifiesto?

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTA FIESTA DE LA EPIFANÍA?

Isaías 60, 1-6: El profeta le dice a Jerusalén (y a cada uno de nosotros): Levántate y resplandece… Camina a la luz de Dios… Alégrate y asómbrate… Sé ejemplo para los demás…

Salmo 71: Dios le dará su sabiduría y manera de juzgar a quien lo siga para que trate al desvalido con misericordia…

Efesios 3, 2-6: No importa nuestro origen o condición, Dios nos quiere dar su gracia (igual que al antiguo pueblo elegido): somos coherederos, formamos un mismo cuerpo y participamos de las mismas promesas en Cristo…

Mateo 2, 1-12: Los Magos caminan guiados por la estrella de Dios… caminan en medio de tinieblas y pruebas… Encuentran al Rey que buscaban con su madre y lo adoran y le ofrecen regalos… Ellos son dóciles a lo que Dios les va inspirando…

REFLEXIONEMOS:

[En los primeros siglos se celebraba la navidad en este día, de hecho, en las iglesias orientales así sigue siendo hasta nuestros días.  Luego, cuando en occidente se comenzó a celebrar la nacimiento de Jesús – el Sol invicto – en el solsticio de invierno (del hemisferio norte), entonces,  en este día, se celebraban las epifanías: la de los Magos, la de las bodas de Caná y la del bautismo del Señor.  Finalmente, nos quedamos sólo con la manifestación del Niño-Dios a los pueblos lejanos representados por estos magos venidos de tierras lejanas para adorar y  ofrecer regalos.  Y así, hoy celebramos que Dios se manifiesta a todos porque sus manifestaciones son siempre universales.

Algunos mensajes de la perícopa de hoy son:

•      Algunas veces, los de cerca rechazan a Jesús, mientras los de lejos sí captan su identidad y misión.

•      A quien busca de verdad a Dios Él lo guía para que lo encuentre, o más precisamente, se le hace el encontradizo.

•      Dios está del lado de los que le son fieles, a ellos los libra del mal.

•      Nos parecemos a Herodes cuando tememos a un Rey que amenaza nuestro (pequeño) reino.

•      Quien no sale a buscar, no encuentra, aunque se sepa y/o entienda la Biblia.  No debemos ser poseedores de la verdad sino compañeros de búsqueda.

•      La Palabra nos enseña cosas nuevas si somos flexibles y nos abrimos a la aventura de salir.

•      Hemos de estar atentos para descubrir las señales de Dios.  No todos las ven.

•      Dios es para todas las personas de todas las épocas y culturas.

•      Como los magos, hemos de salir de nuestras seguridades y nuestros egos.  Así, haremos presente a Dios, ayudaremos a que otros se pregunten sobre él y salgan también…]

Hagamos un ejercicio de reflexión sobre algunas palabras que aparecen hoy en la Palabra:

1. BUSCAR/CAMINAR: El caminar siempre se relaciona con una búsqueda ¿Qué buscaba el pueblo de Israel? ¿Qué buscaban los Reyes? Y yo, ¿qué busco y en dónde busco?

Uno busca lo que quiere o necesita… A veces, se pierde la estrella, las señales de Dios… (¡Los Magos perdieron la estrella y tuvieron que ir con Herodes!)…

Dios nos manda señales (luces, estrellas y otras cosas) para salir de nuestras obscuridades…

Caminar implica: salir de un lugar y dirigirse a otro… ¿De dónde vengo y a dónde voy en este momento de mi vida?

¿En mi búsqueda de conocerme más a mí, voy conociendo más a los otros y a Dios?

La búsqueda de los Magos los lleva a descubrir, adorar y ofrecerle regalos al Bebé Dios… ¿Busco para descubrir al Dios que se hizo Niño? Y, si lo encuentro, ¿cómo lo trato y qué le ofrezco?

Los otros tienen mucho que ofrecer porque también han sido llamados y atraídos por Dios… Así parece decirlo la segunda lectura… ¿Reconozco lo valiosos que son los demás y lo que aportan a mi búsqueda de Luz?

2. TINIEBLAS: Hay tinieblas que se oponen al Bien en nuestra vida y a nuestro alrededor… ¿Cuáles descubres en general? Situaciones obscuras… lugares donde me siento perdido… confusiones mentales y emocionales… relaciones ambiguas… Negocios turbios… ¿Qué descubro en mí?

¿A quién suelo escuchar más, a las tinieblas o a la luz?

3. EPIFANÍA: A veces creemos recibir manifestaciones de Dios… ¿Hay alguna manera de saber si es Dios el que me da señales o si sólo estoy alucinando?

No es Dios el que nos habla:

•      Cuando queremos ensanchar el ego y no el espíritu,

•      Cuando interpretamos las supuestas señales desde nuestro egoísmo, el enojo, la rabia, el resentimiento, la vanidad o cualquier visión reducida y no misericordiosa del prójimo,

•      Cuando no acepto el sacrificio que implica el seguimiento de Jesús, sino que lo tomo como una carrera o privilegio…

Finalmente, tomemos conciencia de que estamos llamados a ser EPIFANÍA-MANIFESTACIÓN de Dios… ¿Soy tiniebla o soy luz para los demás? ¿Ilumino su camino o soy obstáculo y tinieblas para que se puedan aproximar de Dios?

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS DURANTE LA SEMANA:

1.     Sabemos que la búsqueda nos lleva a descubrir quiénes somos… Así que procura respuestas en tu interior: ¿Qué estoy buscando en general en mi vida? En estos días, ¿de qué quiero despojarme y qué quiero alcanzar? ¿Estoy dejando algunas tinieblas, estoy siguiendo alguna estrella o me estoy haciendo más luminoso? ¿Me da miedo descubrir (y compartir) cómo soy? ¿Puedo descubrir en mi interior un niño que necesita ser acompañado para lograr ser el adulto que se requiere en mi vida adulta hoy? ¿Puedo descubrir que este niño interior me puede enseñar la flexibilidad, la alegría y el valor de las cosas hermosas?

2.     Ve platicando con Dios de tus descubrimientos… finalmente, estas intuiciones nuevas pueden ser las luces que Él te da y tú necesitas…

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Permanezcan en mi amor para que su alegría sea plena

Del santo Evangelio según san Juan 15, 9-11 La alegría del Evangelio llena el corazón …