Home / Contigo en casa / Crear, salvar e iluminar como Dios

Crear, salvar e iluminar como Dios

SANTÍSIMA TRINIDAD

¿Quiero desarrollar en mi vida las cualidades de la Santísima Trinidad?

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE DOMINGO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD?

Proverbios 8, 22-31: Ya desde el antiguo testamento se puede ver a la Sabiduría hablando como una persona que lleva a cabo el plan de Dios con alegría, desde antes de la creación del mundo… Sabemos que esta Palabra viva se hizo humana en Jesucristo para ayudarnos a vivir conforme al sabio plan de Dios.

Salmo 8: Señor, tú nos has concedido muchos privilegios y nos has hecho semejantes a ti…

Romanos 5, 1-5: Jesús, Sabiduría de Dios, nos ha introducido en el mundo del perdón y de la gracia del Padre… El Espíritu Santo de amor nos da el poder para amar… Nuestra vida cristiana está arraigada en la Santísima Trinidad y conducida por ella…

Juan 16, 12-15: El Espíritu Santo nos lleva a la verdad viva y plena sobre Dios; es decir, el Espíritu nos ayuda a vivir en el amor del Padre y a entender y vivir las enseñanzas de Jesús…

REFLEXIONEMOS JUNTOS:

Al celebrar el domingo de la Santísima Trinidad recordamos que nuestro Dios, en su interior, es una comunión de personas que se aman… Jesucristo, el enviado del Padre nos ha dado esta enseñanza y la iglesia, guiada por el Espíritu Santo a lo largo de los siglos, ha ido profundizando en su significado e implicaciones…

Los cristianos creemos que estamos llamados a vivir la comunión trinitaria en el amor con nuestros prójimos; apoyándonos y perdonándonos mutuamente, desarrollando nuestra capacidad de hospitalidad y de amor incondicional mutuo, ayudándonos unos a otros a tener una mayor y más positiva compresión de lo que es y puede llegar a ser nuestra sociedad…

Según la Palabra de hoy, Dios trinidad – Padre, Hijo y Espíritu – nos ha creado, no ha redimido y nos ha iluminado… Estas tres acciones de Dios a nuestro favor las hemos de realizar nosotros a favor de nuestros hermanos para vivir en mayor comunicación y comunión…

•      Crear: El ser humano crea constantemente… Ser creativos encontrando soluciones a los problema humanos y promover mayor calidad de vida es ser como Dios… ¿Qué propuesta tengo y vivo para crear un mundo mejor? ¿Participo en proyectos que buscan cuidar la creación de Dios? ¿Cómo uso mi creatividad para promover el bien común? ¿Me siento co- creador con Dios?

•      Redimir: Los seres humanos podemos salvar o rescatar a otros… Nosotros podemos trabajar por el rescate de todo y de todos los que se han dañado… ¿Ayudo a mis prójimos a levantarse?

¿Colaboro con otros en acciones para promover la superación, rehabilitación y liberación de mis hermanos?

•      Iluminar: Las personas podemos iluminar o ensombrecer el camino de los demás… ¿Busco la luz del Espíritu para ver más claro mi camino? ¿Ayudo a otros a descubrir soluciones que no estaban percibiendo?

Tal vez, convenga subrayar un aspecto u otro dependiendo del contexto de cada uno de nosotros… Por eso…

•      Sugerimos profundizar en la creatividad que debemos cultivar para ir colaborando en el mantenimiento y enriquecimiento de la creación de Dios… ¿Cómo entiendo yo esta capacidad que Dios me dio? ¿Qué acciones creativas desarrollo? ¿Pongo mis capacidades creativas al servicio del proyecto de Dios?

•      Sugerimos que intentemos “salvarnos” de los falsos criterios y creencias del mundo… ¿Estoy entendiendo el plan de Dios para mí y mi familia? ¿Estoy más enfocado en el tener que en el ser? ¿Me doy cuenta que muchas veces adoro a falsos dioses y que me refugio en falsas seguridades? ¿Soy capaz de cuestionar los criterios del mundo a la luz del estilo de vida de Jesús nuestro redentor?

•      Sugerimos que revisemos nuestra capacidad de ser personas más reflexivas, más capaces de cuestionar e luminar la realidad circundante con los criterios de Dios… ¿Soy una persona que analiza antes de actuar o sólo voy reaccionando ante estímulos externos? ¿Medito la palabra de Dios y me esfuerzo por comprender lo que él quiere de mí? ¿Soy capaz de ir más allá de la ridiculización y la mofa hasta encontrar una manera de evaluar más positiva y propositiva las realidades que se me presentan?

Finalmente podemos reflexionar en cómo experimentamos a Dios – Padre, Hijo y Espíritu – en nuestro interior y en cómo lo transparentamos para que otros puedan también experimentarlo y convertirse en sus misioneros y agentes de transformación…

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos!  Amén.

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS DURANTE LA SEMANA:

1.     Sugerimos un sencillo ejercicio (por escrito) para aprender a iluminar los problemas que van surgiendo en nuestra vida personal, familiar y social:

a.     Define una situación que quieras mejorar, con apertura, sin juzgarla aún, de forma que se pueda resolver.

b.     Descubre las emociones negativas que se te despiertan y nublan tu mente y tu corazón impidiéndote ser objetivo.  ¿Qué ideas no comparto y me incomodan?

Pregúntate, ¿cómo puedo mantenerme abierto y aceptante aunque no comparta esas ideas?

c.     ¿En qué partes, aunque sean pequeñas, puedo conceder la razón?

d.     ¿En qué me baso yo para llegar a mis conclusiones?

e.             Detente un momento para responder las siguientes preguntas: ¿Dios tiene la misma “opinión” que yo sobre esta situación?  ¿En qué son diferentes nuestras opiniones?  ¿En qué son iguales?  ¿Qué debo corregir?

f.      ¿Considero que está bien que yo condene a un ser humano sólo porque no piensa, siente o actúa como yo?  ¿Soy yo más que Dios que está siempre dispuesto a perdonar?  ¿Quién soy yo para condenar o para impedir que alguien se acerque a Dios?

2.     Durante esta semana, en tu oración pide a Dios – Padre, Hijo y Espíritu Santo – la gracia de vivir amando a aquellas personas más cercanas a ti y también a aquellas que se encuentran más alejadas de tu corazón…

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *