Home / Contigo en casa / Hagamos las obras de la luz

Hagamos las obras de la luz

IV DOMINGO de CUARESMA

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

En nuestras Iglesias y hogares damos al crucifijo un lugar privilegiado.  No porque amemos las cruces, sino porque creemos en el amor y compromiso de Jesús para nuestra salvación.  Su amor no tuvo límites…

Es a él a quien alzamos nuestra mirada buscando fuerza para llevar las cruces que vienen a nosotros en las dificultades de la vida…

También lo miramos para encontrar ese faro de luz que nos guía hacia la vida que trasciende lo humano y lo temporal…

Él es el que nos hace nacer de nuevo y compartir la salvación con otros por nuestras buenas obras…

Si fuéramos conscientes de cuánto nos ama Dios, ¿cómo podríamos permanecer indiferentes?  Si creyéramos firmemente que él nos encuentra dignos de amor, ¿cómo podríamos no poner nuestra confianza en él?  Él no nos obliga, simplemente nos invita: “Éste es mi amor hacia ti, ¿te gustaría aceptarme a mí y a mi amor? ¿Te gustaría compartir mi amor con otros amándolos a ellos también?” ¿Qué respuesta le damos a Dios?

SALUDO

Hemos sido salvados por la gracia y don de Dios.

Que la gracia y la luz de Jesús, el Señor, esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio y con profunda humildad, pidamos perdón al Señor por las veces que hemos rechazado su amor o hemos permanecido indiferentes a él.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tu Padre nos ama con tanto amor que te envió a nosotros.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tu Padre te envió al mundo no para condenarnos sino para salvarnos a todos.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú quieres que compartamos con otros el gran amor con que tú nos amas.  R/ Señor, ten piedad.

Oh Dios misericordioso, confiamos en tu amor que perdona todos nuestros pecados.  Renuévanos en tu amor y llévanos a la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS

2 Crónicas 36, 14-16. 19-23: Dios, da siempre nuevas oportunidades a su pueblo, lo castiga por sus infidelidades para educarlo, perdonarlo y comprometerlo en la reconstrucción…

Salmo 136: Alejado de Dios el pueblo siente nostalgia y recuerda que él es la única fuente de su alegría…

Efesios 2, 4-10: La misericordia y el amor de Dios son muy grandes, por medio de Jesús nos ha salvado para que hagamos el bien…

Juan 3, 14-21: Jesús explica a Nicodemo que el Padre lo envió para salvar al mundo y no para condenarlo… Él es la luz y tenemos que decidir si nos mantenemos alejados o nos acercamos a él, así se manifestará si nuestras obras son malas o están hechas según Dios…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Oremos con gran confianza a Dios, nuestro Padre misericordioso, que nos amó tanto que nos entregó a su Hijo Jesucristo, y digamos: “Señor, ten misericordia de tu pueblo”.

1.     Por el Papa, los obispos, los sacerdotes y las personas consagradas, para que sepan predicar congruentemente el valor redentor de la cruz, roguemos al Señor. R/ Señor, ten misericordia de tu pueblo.

2.     Por la Iglesia, para que llegue a ser signo del amor, la esperanza y el perdón de Dios para todos los hombres, roguemos al Señor. R/ Señor, ten misericordia de tu pueblo.

3.     Por los gobernantes de las naciones y por los líderes políticos, sociales y comerciales, para que, por su preocupación por la justicia y la paz, sirvan al bien común, roguemos al Señor. R/ Señor, ten misericordia de tu pueblo.

4.     Por los que se encuentran desarraigados: las víctimas de la guerra y la opresión, los refugiados, los presos, los emigrantes, los sin techo, para que encuentren esperanza en nuestra preocupación por la justicia, y que sientan el calor de nuestro amor, plasmado en nuestro compromiso por mejorar su dolorosa situación, roguemos al Señor. R/ Señor, ten misericordia de tu pueblo.

5.     Por nosotros y por todas las comunidades cristianas, para que la bondad y el amor de Jesús esté vivo y se haga visible en nosotros, ya que Dios ha sido bueno con todos, roguemos al Señor. R/ Señor, ten misericordia de tu pueblo.

Señor Dios nuestro, día tras día experimentamos tu increíble amor.  Escucha nuestras súplicas y haznos dignos de tu amor, por medio de Jesucristo Nuestro Señor.  R/ Amén.

INVITACIÓN A RECITAR EL PADRENUESTRO

Agradecidos por el amor que el Padre nos ha mostrado, nos dirigimos a él con toda confianza, recitando las palabras que Jesús nos enseñó.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesucristo, el Hijo de Dios, el signo luminoso elevado en la cruz para salvarnos y para darnos vida y luz.

Dichosos nosotros por poder comulgar con él.  R/ Señor, no soy digno…

DESPEDIDA / BENDICIÓN

Hermanos: Dios ha sido bueno con nosotros al darnos todo gratuitamente…

Hemos experimentado de nuevo su gran amor  que orienta, cura y reconstruye en esta celebración.

Con Jesús podemos trabajar para que su amor sea visible y tangible, especialmente a favor de los más necesitados y afligidos…

Que la bondad de Dios brille en cada uno de nosotros.

Y así, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.  R/ Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Su tristeza se transformará en alegría

Del santo Evangelio según san Juan 16, 16-20 Él se alejará en un cierto momento …