Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: La Ascensión del Señor

Preparando mi liturgia: La Ascensión del Señor

VII DOMINGO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

 [Nota:

1. En algunos países, como el nuestro, la Solemnidad de la Ascensión del Señor se traslada al VII Domingo de Pascua.

2. Hoy seguimos las lecturas tal como se ofrece, para uso opcional, en la nueva edición del Leccionario 1981.  Los que quieran usar las antiguas lecturas pueden hacerlo también; éstas se encuentran tanto en la antigua como en la nueva edición del Leccionario.

3. La primera lectura es la misma en los tres Ciclos, ya que narra el acontecimiento de la Ascensión.]

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Hoy celebramos la Ascensión del Señor.  Ya no podemos ver a Jesús con nuestros ojos ni tocarlo físicamente como pudieron hacerlo sus apóstoles y primeros discípulos.  ¿Quiere esto decir que nos ha dejado, que ha desaparecido para siempre?  No, más bien, significa que Jesús ya no pertenece sólo a un grupo minúsculo, sino a todas las personas de la tierra.  Él es ahora el Señor de la gloria, pero sigue siendo uno de nosotros, muy cercano, más íntimo a nosotros que nosotros mismos; él es el corazón de nuestro corazón por medio de su Espíritu, vivo en nosotros.  Y nosotros, su Iglesia, tenemos que continuar la misión que él comenzó y dar testimonio de que él es nuestro Señor resucitado que puede transformar al mundo y a nosotros…

Hoy es un día de alegría, porque nuestro hermano mayor está junto a Dios, el primero en resucitar de entre los muertos vive plenamente en la gloria y nos muestra el camino para que lleguemos también a nuestra plenitud personal.  Mientras, tenemos que dar testimonio de la salvación que opera en nosotros y anunciar sus enseñanzas a la gente de nuestro tiempo…

¡Seamos sus testigos!

SALUDO

Hagan todo lo que puedan para preservar la unidad del Espíritu por medio de la paz que los une como un solo cuerpo.

El Señor esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio, reconozcamos que muchas veces nuestro testimonio del Señor vivo y resucitado es pobre.  Nuestra forma de vida no siempre muestra que él nos guía hacia nuestra plenitud integral.  Pidamos humildemente al Señor que perdone nuestra poca fe y falta de esfuerzo.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú fuiste elevado a la gloria del Padre, y, aun así, permaneces presente donde dos o tres se reúnen en tu nombre.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú preparas un lugar en el cielo para los que creen en ti y viven en tu amor.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú nos envías a todos los rincones del mundo para ser tus testigos y compartir la Buena Nueva de tu amor.  R/ Señor, ten piedad.

Ten misericordia de nosotros, Señor.  No nos abandones, danos tu perdón, ayúdanos a vivir en tu presencia y llévanos a la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS

Hechos de los Apóstoles 1, 1-11: Jesús resucitado promete a sus apóstoles la fuerza para ser sus testigos y hacer presente su Reino hasta los confines de la tierra… y después de su ascensión, unos ángeles los invitan a la acción…

Salmo 46: A clamemos a Dios que es el rey del mundo, reina sobre las naciones, se sienta en su trono sagrado…

Efesios 4, 1-13: Pablo nos exhorta a llevar una vida digna del llamamiento que hemos recibido, por eso debemos ser humildes y amables, comprensivos y capaces de soportarnos mutuamente por amor y esforzarnos por mantenernos unidos con el vínculo de la paz…

Jesús nos ha capacitado para que podamos construir su cuerpo, hasta que estemos unidos en la fe y lo conozcamos, así llegaremos a ser hombres perfectos y alcanzaremos su plenitud…

Marcos 16, 15-20: Jesús envía a sus apóstoles: “vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda creatura”… Luego, Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha del Padre… Ellos proclamaron el Evangelio por todas partes y el Señor actuaba con ellos y confirmaba su predicación…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Jesús, el Señor, nos ha confiado su misión.  Él está con nosotros y actúa en nosotros para que podamos hacer todo en su nombre.  Por eso le decimos: R/ Actúa a través de nosotros, Señor.

1.     Hazte presente en tu Iglesia, Señor, para que ella difunda la Buena Nueva de tu amor y de tu reino a todos los pueblos, lenguas y culturas. Oremos.

2.     Hazte presente a todos tus profetas y misioneros, Señor, para que proclamen sin miedo tu mensaje de justicia, verdad y misericordia incluso a los que no tienen deseos de escucharlo. Oremos.

3.     Hazte presente a todos los gobernantes y líderes de las naciones, Señor, cuando intentan establecer una paz casi imposible a un mundo roto por la violencia y la guerra. Que sus esfuerzos no sean en vano. Oremos.

4.     Hazte presente a los oprimidos y a los que sufren, Señor, para que reavives en ellos su esperanza en ti y abre los ojos y las manos de tus seguidores para otorgarles tu amor y tiernos cuidados. Oremos.

5.     Hazte presente a nosotros y a todas las comunidades cristianas, Señor, danos señales de tu presencia en la oración, la unidad, la amabilidad y la paciencia de unos con otros. Oremos.

Oh Jesús, Señor nuestro, por la fuerza de tu Espíritu guíanos en nuestra peregrinación al hogar donde tú vives con tu Padre y el Espíritu Santo, ahora y por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INTRODUCCIÓN AL PADRENUESTRO

Jesús, el Señor, vive ahora en la gloria del Padre en el cielo.  Allí intercede por nosotros.

Por medio de él y con sus mismas palabras oremos a Dios nuestro Padre común.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesús, el Señor, que nos dijo: “Sepan que estoy con ustedes siempre hasta el fin de los tiempos”.

Éste es su cuerpo glorioso y resucitado.

Felices nosotros, ya que él es nuestro alimento mientras caminamos hacia el Padre.  R/ Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos:

Jesús nos ha dicho hoy aquí lo que les dijo a los apóstoles: “Sean mis testigos en el mundo entero”.

No nos quedemos sólo mirando al cielo,  seamos un mensaje de esperanza para todos, por la forma cómo vivimos el Evangelio.

Y pidamos la bendición solemne del Señor.

•      Que sepamos llevar el mensaje del Señor a nuestro tiempo y a nuestros hermanos. R/ Amén.

•      Que él siga haciendo el bien por medio de nosotros y que nosotros lo hagamos visible hoy ante nuestros hermanos. R/ Amén.

•      Que permanezca él con nosotros por medio de su Espíritu ahora y hasta el fin de los tiempos. R/ Amén.

Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo

descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  R/ Amén.

Pueden ir a servir al Señor amando a sus hermanos.  R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra ¿Cuál es mi misión en la vida?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …