Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: La Santísima Trinidad

Preparando mi liturgia: La Santísima Trinidad

DIOS (PADRE-HIJO-ALIENTO) NOS ACOMPAÑA

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Para la mayoría de nosotros la fiesta de hoy, la Santísima Trinidad, quizás no sea tan apasionante y conmovedora como las de Navidad, Pascua de Resurrección o Pentecostés; sin embargo compendia y sintetiza a todas ellas.  Es sencillamente la fiesta de un Dios que nos muestra tres rostros bien queridos.  Podemos llamarle Padre, incluso Papito (Abba), como le llamó Jesús.  Podemos llamarle hermano nuestro en la persona de Jesús.  Podemos llamarle nuestro aliento en la persona del Espíritu, que es nuestra fuerza, vida y amor que nos mantiene vivos, dinámicos, comprometidos en la construcción de la Iglesia y del mundo.  Y, si queremos compendiar a Dios en una sola palabra, decimos con San Juan: “Dios es amor”.  Si Dios nos ama tanto, no podemos menos que amarnos unos a otros.

Consideremos, además, que Dios está cerca, muy cercano e íntimo a nosotros. Ya en el Antiguo Testamento él mismo nos reveló su nombre como “Yo soy es que está aquí (para ustedes) – Yahwé”, el Dios que siente nuestras miserias y nuestras alegrías.  En Jesús  él se hizo uno de nosotros, hermano, compañero en el camino de la vida.  Por el Espíritu de amor vive en nosotros y nos capacita para la comunidad de amor y nos sostiene en nuestra misión de darlo a conocer al mundo…

Alabemos con nuestra vida y demos  gracias al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, al Dios Trino y Uno.

SALUDO

El perdón y la vida del Hijo, el amor del Padre y la fuerza del Espíritu Santo estén siempre con ustedes. R/ Y con tu espíritu.

ASPERSIÓN

Nota: hoy sería una buena oportunidad para realizar el rito de aspersión con agua bendita, ya que nos recuerda que en el bautismo nos sumergimos en el amor de la Santísima Trinidad.  Si no se hace el rito de aspersión, usa el Acto penitencial que viene a continuación.

ACTO PENITENCIAL

En silencio y con confianza, pidamos perdón al Señor nuestro Dios porque no siempre hemos correspondido a su amor.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú nos has revelado al Dios Padre que se ocupa siempre de nosotros.  Señor, ten piedad.  R/  Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, Tú nos amaste totalmente entregando tu vida por nosotros.  Cristo, ten piedad.  R/  Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú derramas sobre nosotros el Espíritu de unidad y de amor.  Señor, ten piedad.  R/  Señor, ten piedad.

Oh Dios amable y  misericordioso perdónanos todos nuestros pecados y ayúdanos a corresponder a tu infinito amor y llévanos a la vida eterna.  R/ Amén

LECTURAS

Deuteronomio 4, 32-34. 39-40: Moisés nos recuerda que, desde el principio de los tiempos, no ha habido un pueblo tan privilegiado como nosotros pues el Dios vivo y poderoso, lleno de amor nos eligió y nos formó… Por eso, debemos obedecer sus preceptos, así seremos felices  y bendecidos nosotros y nuestros descendientes también…

Salmo 32: Dios, creador poderoso, nos dirige sus palabras sinceras, nos protege con sus acciones leales y posa sus ojos sobre nosotros… por eso confiamos y esperamos en su misericordia y ayuda…

Romanos 8, 14-17: Dejémonos guiar por el Espíritu Santo porque Él nos hace hijos de Dios y nos ayuda a gritarle: “Papá”… Este Espíritu se une a nuestro espíritu y nos hace coherederos con Cristo, con quien ya  sufrimos y con quien seremos glorificados…

Mateo 28, 16-20: Jesús, lleno de poder, nos manda a hacer discípulos, a bautizarlos (en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo), a enseñarle a cumplir sus mandamientos y nos asegura su presencia constante en nuestras vidas hasta el fin…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Movidos por el Espíritu de Jesús vivo en nosotros, oremos a nuestro Dios amoroso y digámosle: Que te bendigamos por siempre, Señor.

1.     Por habernos llamado por nuestro nombre te damos gracias Padre del cielo y te pedimos que sepamos darle siempre una respuesta fiel a tu amor.  R/ Que te bendigamos por siempre, Señor.

2.     Por habernos salvado  llegando a ser uno de nosotros, compartiendo nuestra vida humana y entregándola por nosotros, te damos gracias Señor Jesús y te pedimos que tengamos la fuerza para cumplir la misión que nos diste antes de partir.  R/ Que te bendigamos por siempre, Señor.

3.     Por guiarnos en nuestras horas oscuras y por fortalecernos con tu alegría y amor, te damos gracias Espíritu Santo y te imploramos que nos des sabiduría y ánimo. R/ Que te bendigamos por siempre, Señor.

4.     Por los que predican el evangelio en cualquier parte del mundo, para que la gente reciba la Buena Noticia de Jesús con entusiasmo y alegría. R/ Que te bendigamos por siempre, Señor.

5.     Por los padres y madres, para que a través de ellos sus hijos descubran la paternidad/maternidad de Dios y aprendan a amarlo sin reservas. R/ Que te bendigamos por siempre, Señor.

6.     Por los desalentados y cansados, para que experimenten la fuerza alentadora del Espíritu Santo. R/ Que te bendigamos por siempre, Señor.

Oh Dios, dador de vida, gozosos te reconocemos y te amamos como Padre, Hijo y Espíritu.  A nosotros, a nuestras comunidades  y a muchos  otros hermanos, haznos  crecer en este conocimiento y amor, ahora y por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACIÓN A LA ORAR CON EL PADRENUESTRO

Movidos por Dios Espíritu Santo hablémosle a nuestro Dios Padre con las palabras de Dios Jesús: Padre nuestro que estás en ele cielo…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es Jesucristo, el Hijo de Dios que se hizo hombre para hacernos hijos del Padre, por la acción del Espíritu fuente de unidad.

Dichosos nosotros, invitados ahora a la mesa del Señor.   R/ Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Por nuestra inmersión en el amor del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Dios ha llegado a ser nuestro Dios y Él ha hecho suyos nuestro destino y nuestra vida.

Que experimentemos siempre cercanía y que la bendición de Dios Padre, de quien somos sus hijos amados, del Hijo que es nuestro amigo, hermano y Salvador, y del Espíritu Santo que vive en nosotros dándonos vida y alentando nuestro amor, descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  R/ Amén.

Pueden ir a ser cercanos a todos los que los rodean así como Dios es cercano a nosotros y seamos testigos de su paz.  R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra ¿Cuál es mi misión en la vida?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …