Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Ni desangrándonos ni “dormidos”, compartamos nuestra fe

Preparando mi liturgia: Ni desangrándonos ni “dormidos”, compartamos nuestra fe

XIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

En la Palabra de este domingo meditamos que Dios está a favor de la vida plena y nos invita a luchar, junto con él,  contra sus dos grandes enemigos: la enfermedad y la muerte.  A pesar de que nosotros, si somos sinceros, o estamos enfermos o andamos medio muertos (o muertos).

Ya desde el Antiguo Testamento se nos asegura: “Dios no hizo la muerte” y el ministerio de Jesús y su resurrección son la prueba de que la muerte ha sido vencida desde su raíz.

Sabemos que la vida, aunque  frágil y quebradiza, es el más hermoso regalo de Dios, pero experimentamos que la enfermedad nos anticipa y nos hace participar de la muerte (física) que llegará inevitablemente… Casi todos tenemos miedo a la muerte propia o de nuestros seres queridos,  ¿cómo podemos reconciliar esto con nuestra fe en un Dios que nos ha creado para Vivir?  ¿Estamos convencidos de que Dios está a favor de la Vida y es enemigo de la muerte?

No siempre lo percibimos claramente, pero, al menos, sabemos que desde que Cristo resucitó de entre los muertos, la muerte ha sido vencida y la muerte (de nuestro cuerpo) no es el final de nuestra historia porque hay otros niveles de Vida que sólo la fe nos hace descubrir.

Encontrémonos con Jesús aquí y ahora, en esta celebración,  reafirmemos nuestra fe en él como Señor de la Vida, pidámosle que nos ilumine y que nos toque con su fuerza curativa y su poder revivificador. 

SALUDO

Hermanos: Estamos ahora reunidos en el nombre del Señor Jesús que nos trajo vida y salvación.

Su gracia y su Vida estén siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

Busquemos ahora, en un momento de silencio, el perdón del Señor: el pecado ha sido para nosotros la peor enfermedad y la peor muerte que nos hemos provocado a nosotros mismos y a nuestros hermanos.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú, moriste por nosotros y resucitaste derrotando a la muerte de una vez y para siempre.  Señor, ten piedad.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú eres el dador de Vida.  Les devolviste la salud a los enfermos y reviviste a los muertos. Cristo, ten piedad.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú eres el defensor de la Vida.  Curaste a los heridos por el pecado y les devolviste su esperanza y confianza.  Señor, ten piedad.  R/ Señor, ten piedad.

Que el Señor, que venció la enfermedad del pecado, nos libre de todas nuestras culpas, nos restaure a la plenitud de la Vida y nos lleve a la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS

Sabiduría 1, 13-15. 2, 23-24: Dios nos creó para vivir en justicia, para vivir bien y para ser inmortales… Y el diablo, por envidia, introdujo la muerte en el mundo…

Salmo 29: El Señor nos libra del dolor, de la muerte y de nuestros enemigos… nos da alegría y gozo…

2 Corintios 8, 7. 9. 13-15: Dios nos invita a ser generosos como Jesús que se hizo pobre para enriquecernos a todos… quiere que compartamos para que vivamos todos como iguales…

Marcos 5, 21-43: Jesús cura a una mujer y resucita a otra, la hemorroísa y la hija de Jairo; a una se le iba la vida, la otra estaba “dormida”… Él quiere que nuestra fe nos alcance la Vida plena, que nos levantemos y vivamos en plenitud…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Acabamos de renovar nuestra fe en un Dios que nos creó para la Vida.  Con esta confianza, encomendémosle las enfermedades del mundo y de la Iglesia.  Confiadamente, digámosle después de cada petición: R/ Señor de la vida, escucha nuestra oración.

1.     Para que la Iglesia continúe compasivamente el ministerio de curación de Jesús, confortando a los enfermos, liberando a los oprimidos y protegiendo a los pobres y débiles.  Oremos.  R/ Señor de la vida, escucha nuestra oración.

2.     Para que en aprendamos a compartir generosamente nuestros bienes y conocimientos especialmente con los que tienen menos y viven en angustiosa necesidad.  Oremos.  R/ Señor de la vida, escucha nuestra oración.

3.     Para que el personal de la salud tenga un gran respeto por la vida y se sienta siempre motivado para cumplir su misión humana y cristiana.  Oremos.  R/ Señor de la vida, escucha nuestra oración.

4.     Para que la fe y la esperanza de los enfermos y moribundos sean firmes, cimentadas en la vida y la resurrección nuestro Señor Jesucristo y, que unidos a él, encuentren un sentidos a sus sufrimientos y, llegado el momento, descubran que la muerte física es el paso a la Vida definitiva.  Oremos.  R/ Señor de la vida, escucha nuestra oración.

5.     Para que en nuestras comunidades nos responsabilicemos los unos de los otros, nos tratemos con el amor del Señor y nos cuidemos y enriquezcamos mutuamente compartiendo nuestros los dones materiales y espirituales.  Oremos.  R/ Señor de la vida, escucha nuestra oración.

Oh Dios, a ti debemos nuestra existencia, de ti nos viene todo lo bueno.  Ayúdanos a vencer al mal y a todas las formas muerte por medio de Jesucristo, nuestro Señor.  R/ Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Oremos a nuestro Padre celestial con la plegaria de Jesús, que se hizo pobre para enriquecernos a todos entregándonos su vida: R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es Jesucristo, el Señor, que dijo: “Tu fe te ha sanado”.  Dichosos nosotros invitados a comerlo convertido en pan de Vida que nos levanta y nos fortalece para ayudar a nuestros hermanos y nos encamina la vida eterna.  R/ Señor, no soy digno…

DESPEDIDA  Y BENDICIÓN

Hermanos: hemos partido palabra y pan con el Señor…

Dios quiere que vivamos; y Jesús nutre nuestra Vida.

Procuremos vivir plenamente individual y comunitariamente.

El Dios todopoderoso los bendiga, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.  R/ Amén.

Pueden ir a compartir unos con otros sus bienes materiales, la paz y el poder curador y salvador del Señor.  R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra ¿Cuál es mi misión en la vida?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …