Home / Cultura y Formación / Desde el Corazón: Soy víctima de bullying por mi fe

Desde el Corazón: Soy víctima de bullying por mi fe

Lic. Lupita:

Soy estudiante de preparatoria y soy víctima de bullying por mi fe. Mi forma de pensar en temas como drogas y sexo, causan burla. Me siento completamente sola. Me he quedado sin amigos solo por ser clara con mis valores cristianos. Es muy duro ser joven y sentirse aislada.

María H.

Hermana mía, María:

Levanta tu mirada y ve por encima de tus problemas: no estás sola, hay muchos jóvenes en el mundo con tus mismos ideales. Busca a la juventud cristiana dentro de los movimientos de la Iglesia; hay una variedad sorprendente de grupos en ella.

Hace unos días recibí en imagen la representación de un ciclo de vida que hablaba de 4 etapas:

  1. Los tiempos difíciles crean hombres fuertes
  2. Los hombres fuertes crean tiempos buenos
  3. Los buenos tiempos crean hombres débiles
  4. Los hombres débiles crean tiempos difíciles

La parte positiva de las etapas difíciles, es que nos forjan como seres humanos virtuosos. Con la actitud correcta, en medio de las dificultades damos lo mejor que tenemos.

Cuentan que un hombre le pidió a Dios controlar el clima y las condiciones atmosféricas para cuidar de su siembra. Dios se lo concedió y no hubo tormentas ni sequías, pero al cosechar, el hombre descubrió que los granos estaban huecos… les habían faltado las dificultades para fortalecerse.

Bienaventurados los que sufren, los que lloran, los pobres, los perseguidos…

(Mt. 5, 10-14).

Los criterios de Cristo no son los del mundo y es por eso que te descalifican. Pero responde con coherencia y serás recompensada en tierra y cielo.

Inspírate en las vidas de María y de los santos, fortalecerás tu alma a tal grado, que tus obstáculos operarán a tu favor. Te propongo, además, el ejemplo de una mujer común que supo convertir sus dificultades en escaleras al éxito: Madame Curie, ganadora del premio Nobel por sus descubrimientos científicos. Tuvo una infancia paupérrima, quería estudiar pero debía trabajar para proveerse su propio sustento. Hubo momentos en que parecía perder sus ilusiones, pero tras un poco de tristeza, remontaba en su lucha y empezaba otra vez. Escribió a su padre: “No debemos esperar que vayamos a construir un mundo mejor, si antes los individuos no se hacen mejores”.

¡Los tiempos difíciles nos llaman a ser héroes! ¡Levántate, aspira alto!

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegas

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Cómo contrarresto mi necesidad de ser reconocido y de sentirme influyente y poderoso?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …