Home / Cultura y Formación / El mundo del mañana

El mundo del mañana

Dr. Juan Pablo Aguilar Meza

En artículos anteriores escribí sobre el presente y el pasado (haciendo una pausa para escribir sobre el perdón); ahora, para completar la trilogía, escribo sobre el futuro.

Imaginemos nuestra vida como un cuaderno: el pasado es lo que hemos escrito, el presente lo que estamos escribiendo actualmente – ¿y el futuro? – son las hojas en blanco. Es cierto, el futuro es incierto por naturaleza; esto puede ser incómodo para algunos de nosotros, ya que tal vez prefiramos pensar que “lo tenemos todo planeado” y así tener una sensación de control. Sin embargo, si logramos superar la incomodidad de admitir que el futuro es incierto, estaremos preparados para aceptar que existe una gran cantidad de posibilidades y pasaremos del miedo a lo desconocido del futuro al entusiasmo de pensar “puedo lograr lo que me proponga” (si estamos dispuestos a luchar por ello); eso nos permitirá cambiar el enfoque de nuestra atención: de nuestros temores a aquello que nos inspira (prometo, en un futuro, escribir sobre los temores).

Si bien todos tenemos un propósito en la vida (aunque hay quienes nunca lo descubren) existen muchas formas de lograrlo, no hay un único camino: podemos saber a dónde que queremos llegar, pero no estamos seguros de lo que encontraremos en el recorrido, lo importante es ser creativos y flexibles para lograr la meta de una forma u otra.

Te comparto algunas reflexiones que me han resultado útiles en sesiones de coaching esperando te ayuden a escribir las próximas hojas de tu cuaderno:

Preguntarnos el “por qué” de las cosas, nos lleva a pensar en el pasado; preguntar el “qué”, nos enfoca en el presente, mientras que hablar del “para qué” nos lleva a imaginar el futuro. Teniendo esto en cuenta, considero que la mejor manera de planear nuestro futuro es preguntarnos “qué” vamos a hacer en nuestro presente para acercarnos cada vez más al “para qué” que queremos alcanzar.

Pregúntate a ti mismo:

• Si las cosas continúan como hasta ahora, ¿Cómo pienso que será mi futuro?

• Cuando reflexiono sobre mi futuro ¿Tengo principalmente pensamientos positivos y productivos? ¿O gana el temor o el pesimismo?

• ¿Con qué actitud hago frente al futuro? ¿Es la más adecuada?

¡Tu mañana depende de lo que decidas y hagas hoy!

www.ReingenieriaActitudinal.com

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Padre, glorifica a tu Hijo

Del santo Evangelio según san Juan 17, 1-11a Se proclama hoy el primer gran movimiento …