Home / Cultura y Formación / Enseñar a Vivir: Estética
Actualmente el consumismo es intangible, lo importante ya no es material, la satisfacción de nuevas experiencias es lo primordial en la época actual

Enseñar a Vivir: Estética

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez

En la sociedad contemporánea la estética priva sobre la ética, actualmente lo que uno puede hacer, es más importante sobre lo que se debe hacer. Las virtudes que proponen las grandes escuelas de la antigüedad griega, así como el cristianismo, incluso se ven con recelo, ya que la capacidad de consumir se convierte en el significado primero y último de la vida.

Pero algo en la persona posmoderna ha cambiado, ya que, si bien el consumo de bienes se sigue fomentando mediante guerras comerciales cada vez más terribles, donde los que salen perdiendo siempre son los más desprotegidos, aquellos que viven con un promedio de $1,25 dólares americanos al día, lo que más se precia es coleccionar experiencias, sensaciones, una cualidad invisible, casi teológica, trascendente.

Actualmente el consumismo es intangible, lo importante ya no es material, la satisfacción de nuevas experiencias es lo primordial en la época actual. El deseo de vivir y experimentar nuevas sensaciones y claro está, que estas no acaben jamás ya que el gozo es un requisito indispensable y en ocasiones hasta perverso. En la sociedad posmoderna, estamos obligados a gozar y el deseo, por lo tanto, se convierte en un factor fundamental de la vida humana. Tal vez el miedo más terrible del hombre contemporáneo sea el dejar de desear, ya que como lo comenta Seabrook citado en Bauman (2001), “el secreto de la sociedad actual reside en el desarrollo de una sensación subjetiva de insuficiencia artificialmente creada, ya que nada podría ser más amenazador para sus principios fundamentales que el hecho de que la gente se declarase satisfecha con lo que posee” (p. 102).

Esta sensación no sólo permea la vida de aquellos que tienen acceso a todos los servicios, sino también de aquellos que no tienen acceso a alguno de ellos, y que se encuentran lejos de las posibilidades de salir de los niveles de pobreza, ya que como lo indica la CONEVAL(2018), en México se mide la pobreza multidimensional, mediante nueve indicadores, ingreso corriente per cápita; rezago educativo promedio en el hogar; acceso a los servicios de salud; acceso a la seguridad social; calidad y espacios de la vivienda; acceso a los servicios básicos en la vivienda; acceso a la alimentación nutritiva y de calidad; grado de cohesión social; y grado de accesibilidad a carretera pavimentada.

El hombre de la era global ha ensanchado cada vez más la brecha entre ricos y pobres mediante el consumo de nuevas experiencias que permiten a unos, gozar de una vida estética, y a otros, adorar e idolatrar la capacidad de elección que poseen sólo unos cuantos, y mientras ¿nuestro planeta qué?

*Docente Investigador UNIVA

Referencias bibliográficas:

Bauman Z. (2001). La globalización. México: FCE

CONEVAL. (2018). Anexo único de los “lineamientos y criterios generales para la definición, identificación y medición de la pobreza”. Recuperado de: https://webdrp.coneval.org.mx/Normateca/Documents/ANEXO-Lineamientos-DOF-2018.pdf

Acerca de admin

Revisa También

Somos enviados a consolar y renovar

XIV DOMINGO ¿Me doy cuenta que el Señor me envía a continuar su misión en …