Home / Cultura y Formación / Preparando mi liturgia: ¡Abre Nuestros Ojos, Señor!

Preparando mi liturgia: ¡Abre Nuestros Ojos, Señor!

IV DOMINGO de CUARESMA, Ciclo A, 22 de marzo de 2020

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

Saludo

(Ver Segunda Lectura)
Antes ustedes eran oscuridad, pero ahora son luz en el Señor.
Despierten de su sueño; resuciten de entre los muertos y Cristo resplandecerá en ustedes.
Que la luz de Cristo esté siempre con ustedes
. R/ Amén.

Ideas para el Celebrante:

  1. ¡Abre Nuestros Ojos, Señor! Una de las cosas más irritantes en la vida, tanto en nosotros mismos como en otros, se da cuando nosotros y la gente parecemos ciegos ante lo que es evidente: ¿Por qué no vemos? ¿Por qué yo no vi esto? Nosotros somos cristianos, gente de fe, y en el bautismo Cristo nos dio ojos de fe. Sin embargo, con demasiada frecuencia, estamos ciegos para Dios, para los hermanos y para las cosas que deberíamos ver con respecto a nosotros mismos. Pidamos al Señor que toque y abra nuestros ojos espirituales a las realidades más profundas y hermosas de nuestra fe.
  2. Que la Luz del Señor Resplandezca en Ustedes
    En nuestra vida cristiana, a veces, andamos a oscuras. A veces pecamos, y el pecado nos trae tiniebla. Otras veces no entendemos muy bien lo que nuestra fe exige de nosotros y lo que Dios espera que hagamos, y por tanto estamos meramente caminando a tientas en la oscuridad. Hoy vemos cómo Jesús nos está buscando para abrir nuestros ojos, nuestras mentes y nuestros corazones para que podamos “verlo” a Él y a su Buena Nueva de salvación… Él vino al mundo para ser nuestra luz… Acojámosle como luz de nuestros ojos y de nuestra alma…

Acto Penitencial

A veces, nos rehusamos ver el mal que hacemos contra Dios y contra nuestros hermanos. Pidamos perdón y reconciliación. (Pausa)

  • Señor Jesús, toca nuestros ojos y ábrelos a nuestras faltas y pecados. R/ Señor, ten piedad.
  • Cristo Jesús, toca nuestros oídos y ábrelos a los gritos de los pobres y de los que viven solos. R/ Cristo, ten piedad.
  • Señor Jesús, toca nuestros corazones y ábrelos a tu amor y tu verdad. R/ Señor, ten piedad.
    Ten misericordia de nosotros, Señor, perdona nuestros pecados, reaviva totalmente en nosotros la fe de nuestro bautismo y llévanos a la vida eterna. R/ Amén.

LECTURAS:

1 Samuel 16, 1b. 6-7. 10-13a: Dios no ve a las personas como nosotros que vemos sólo su apariencia, sino que es capaz de ver el corazón… Descubre cosas valiosas en el joven David, por eso lo elige, lo unge como rey y lo invade con su Espíritu…
Salmo 22: Confiemos en el Señor porque es nuestro buen pastor, satisface nuestras hambre y sed, nos defiende, nos unge con perfume y siempre nos da su bondad y misericordia…
Efesios 5, 8-14: Pablo nos recuerda que somos luz y por eso debemos caminar como hijos de la luz, dando frutos de bondad, justicia y verdad… Y, porque Cristo es nuestra luz, debemos despertar y levantarnos de entre los muertos…
Juan 9, 1-41: Jesús “vio” a un hombre ciego… Luego, se sigue un largo proceso para sanarlo y suscitarle la fe: Jesús hace barro y lo unge, lo manda la lavarse a una piscina llamada “el Enviado”… Después de recuperar la vista, tiene que enfrentarse a sus vecinos y a los fariseos a quienes les dice: “Yo sé que era ciego y que ahora puedo ver” y declara que Jesús es “un profeta”… Las opiniones sobre quién es Jesús se dividen… Finalmente, Jesús le abre los ojos de la fe y, por eso, le confiesa: “Creo Señor”… Había y hay otros ciegos y otras cegueras…

Oración de los Fieles:

Oremos a Jesús nuestro Señor, nuestra verdadera luz, que infunda en todos nosotros una fe firme, personal y comprometida, y digámosle: R/ Señor, que tu luz brille sobre nosotros.

  1. Por la Iglesia, el pueblo de Dios, para que ayudemos a que la luz de Cristo brille en este mundo y proclame su mensaje de verdad y amor en lenguaje propio de nuestro tiempo, roguemos al Señor. R/ Señor, que tu luz brille sobre nosotros.
  2. Por todos los ciegos espirituales a causa de la duda o de la desesperación, para que puedan gozar nuevamente de la luz de la fe a través de la fe personal de cristianos comprometidos y a través del testimonio de la comunidad cristiana, roguemos al Señor. R/ Señor, que tu luz brille sobre nosotros.
  3. Por todos los que afirman ser seguidores de Cristo, para que sus ojos se abran completamente a la injusticia de la que ellos seguramente forman parte, y que ayuden a reponer las esperanzas de la gente en los valores de Dios, como la verdad, la dignidad humana y la justicia, roguemos al Señor. R/ Señor, que tu luz brille sobre nosotros.
  4. Por las víctimas de la opresión y de la discriminación, por los refugiados y los afectados por desastres naturales, para que nosotros no seamos ciegos a sus necesidades, sino que les ayudemos eficazmente a llevar sus pesadas cargas, roguemos al Señor. R/ Señor, que tu luz brille sobre nosotros.
  5. Por nuestros queridos difuntos, para que el Señor los acoja en su luz y alegría eternas, roguemos al Señor. R/ Señor, que tu luz brille sobre nosotros.
    Señor Jesucristo, queremos vivir en tu luz. Haz que te veamos a ti, a las cosas y a los hermanos que nos rodean, como tú los ves. Porque tú eres nuestro Señor y Salvador por los siglos de los siglos. R/ Amén.

Introducción al Padrenuestro:

Con Jesús, luz de nuestras vidas, pidamos a Dios nuestro Padre que perdone nuestros pecados y nos libre de la tiniebla. R/ Padre nuestro…

Invitación a la Comunión:

(cfr. Jn 9,11)
Éste es Jesús, luz del mundo.
Él vino, frotó nuestros ojos, nos lavaron en el agua del bautismo;
entonces pudimos verlo y creer en él.
Dichosos nosotros invitados a ver su luz y a comer su pan.
R/ Señor, no soy digno…

Bendición:

Hermanos:
Dios nos ha llamado por medio de Jesucristo a ser hijos de la luz.
Que ojalá sepamos dar testimonio de la luz de Cristo en la vida de cada día, viviendo con bondad, justicia y verdad.
Y que Dios nos bendiga para esta misión, de modo que seamos una verdadera bendición para todos.
Y así, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y nos acompañe siempre.
R/ Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Experimento la necesidad de acercarme a Dios y a su Salvación?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …