Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Continuemos la misión de Jesús

Preparando mi liturgia: Continuemos la misión de Jesús

FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE / GUÍA

Sintiendo todavía el espíritu de la Navidad, celebramos hoy el Bautismo del Señor.  En la Navidad, Jesús se manifestó como un niño aunque ya era el Hijo de Dios.  En la fiesta de Epifanía se manifestó a sí mismo a los gentiles como el Salvador de todas las personas y de todos los pueblos.  Hoy, en la fiesta de su Bautismo, se nos revela como el Hijo amado intensamente por el Padre, acogiendo al Espíritu Santo que viene a morar en él y a guiarlo en su nueva misión pública.  Ahora ya puede comenzar abiertamente su misión.

En esta fiesta del Bautismo de nuestro Señor la liturgia nos recuerda nuestro propio bautismo. En su bautismo Jesús se percató de la misión que le esperaba, y se comprometió decididamente a la misma. Recibió la confirmación del cielo: el Padre y el Espíritu Santo estaban con él en su misión de salvar a los hombres.  En nuestro bautismo, el Padre nos aceptó también como a sus hijos queridos, y nos dio la misión de vivir la vida de Cristo.

En esta celebración pidamos al Señor que nos haga conscientes de, por medio de nuestro bautismo, también somos hijos queridos del Padre, y de cómo el fuego del Espíritu debería inflamarnos para continuar la misma misión de Jesús y para eso necesitamos su perspicacia, su decisión y su fuerza para aceptar nuestra misión cristiana…

SALUDO

Dios nos ha revelado su justicia, su amabilidad y su amor en Jesucristo nuestro Salvador,

también nos ha salvado con un nuevo nacimiento por medio del agua regeneradora y renovadora del bautismo, y renovándonos con el Espíritu Santo.

El Señor Jesús esté siempre con ustedes. R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio y con humildad examinémonos ante el Señor para comprobar si estamos tomando nuestra vida y misión cristiana en serio. (Pausa)

•      Señor Jesús, Hijo querido del Padre, en el momento de tu bautismo el mismo Padre te aseguró su aprobación para tu misión: R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, el Espíritu Santo descendió sobre ti y confirmó que tú estabas haciendo lo recto y lo bueno, cumpliendo la voluntad del Padre: R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú nos trajiste en el bautismo el amor del Padre y el fuego del Espíritu: R/ Señor, ten piedad.

Perdónanos, Señor, por que tantas veces no hemos sabido aprovechar plenamente la gracia de nuestro bautismo. Renuévanos y llévanos a la vida eterna.

LECTURAS:

Isaías 40, 1-5. 9-11: El profeta Isaías anuncia que el Espíritu de Dios guiará a su siervo fiel para traerle al mundo la justicia y el respeto, el consuelo y el amor tierno y compasivo…  Esta profecía se cumplirá en Jesús…  Su misión es también nuestra…

Salmo 103: Mi alma bendice al Señor porque es grandioso y se viste de belleza, majestad y luz… Los elementos naturales te sirven… Tu creación es maravillosa y Tú la sostienes… Tu Espíritu da vida y renueva la tierra…

Tito 2, 11-14; 3,4-7: La voluntad de Dios, por su amor y bondad, es que vivamos de una manera sobria, justa y siéndole fieles… Cristo, por su misericordia y sin que hayamos hecho nada para merecerlo, nos redimió, nos purificó y nos hizo su pueblo entregado a practicar el bien… Todo esto lo hizo mediante el bautismo que nos regeneró y renovó…

Lucas 3, 15-16. 21-22: En esta narración del bautismo de Jesús por Juan el Bautista, el Padre lo proclama como su Hijo amado y el Espíritu Santo desciende sobre Él… El Padre y el Espíritu le dan a Jesús la investidura para su misión como Salvador… Y a nosotros nos ordena escucharlo, es decir, seguirlo y continuar su misión…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Oremos a nuestro Padre del cielo, que envió a su Hijo entre nosotros como un servidor, para que nos haga libres y nuevos. Digámosle: R/ Señor, escucha a tu pueblo.

1.     Por la Iglesia y sus pastores, para no busquemos arreglos con la riqueza y con el poder, sino que aprendamos a entregarnos con amor, y a ayudar generosamente a los pobres.  Roguemos al Señor.  R/ Señor, escucha a tu pueblo.

2.     Por los que todavía no conocen a Cristo o que se han alejado de la Iglesia, para que por la forma cómo nosotros vivimos el evangelio les revelemos el amor del Señor.  Roguemos al Señor. R/ Señor, escucha a tu pueblo.

3.     Por los cristianos, para que nos dejemos conducir por el Espíritu Santo para respetar, cuidar y promover la justicia, el respeto y el amor entre todas las personas, especialmente los pequeños, pobres e indefensos.  Roguemos al Señor. R/ Señor, escucha a tu pueblo.

4.     Por todos los bautizados, para que sigamos fielmente a Cristo y para que, como él, deseemos servir desinteresadamente a los demás, más que ser servidos por ellos.  Roguemos al Señor. R/ Señor, escucha a tu pueblo.

5.     Por todos nosotros y por nuestras comunidades cristianas, para que nuestra participación en los sacramentos y nuestras oraciones fortalezcan en nosotros los dones del Espíritu Santo y nos hagan cada vez más fieles a nuestra vocación.  Roguemos al Señor. R/ Señor, escucha a tu pueblo.

Señor Dios nuestro, tú nos hiciste nuevos por nuestro bautismo.  Continúa renovándonos por medio de tu Espíritu, para que tengamos el valor de seguir a Cristo sin condiciones, porque él es Hijo tuyo y Señor nuestro, por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACION A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Bautizados en el Espíritu Santo, Hijos del Padre por Jesucristo, su Hijo amado, digamos con toda confianza la oración de la fraternidad.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es Jesucristo, el Señor, el Hijo amado y predilecto del Padre.  Dichosos nosotros, invitados a participar en este banquete y a vivir su vida según su evangelio.  R/ Señor, no soy digno…

BENDICIÓN

Hermanos: En su bautismo, Jesús vio claramente su vocación: servir a Dios y a los seres humanos.

En nuestro bautismo nosotros también recibimos nuestra vocación: la misma de Jesús, aunque a nuestra pequeña escala…

Que todos y cada uno de nosotros nos convirtamos en siervos fieles y en hijos amados del Padre, siendo servidores de los hermanos que nos rodean.

Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.  R/ Amén.

Podemos ir en la paz a continuar la misión del Señor.  R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

EL DEPORTE UNA ESCUELA DE VALORES

Humberto Castillo, Pastoral del deporte. El deporte resalta en las personas valores como la disciplina, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *