Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Dios tiene un plan original para nuestras familias

Preparando mi liturgia: Dios tiene un plan original para nuestras familias

XXVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

INTRODUCCIÓN POR EL CELEBRANTE

Las primeras páginas de la Biblia nos dicen que Dios creó al ser humano, hombre y mujer, a su imagen y semejanza.  Él, que es amor, quiso que se unieran con un vínculo de amor fiel e indisoluble… Así era al principio y así debería haber sido siempre.  Pero, por la dureza de nuestro corazón hemos inventado diversas normas, entre ellas algunas contrarias al plan original de Dios… Jesús nos recuerda cuál era la idea de Dios “en el principio”… La iglesia nos enseña que el matrimonio es un “sacramento” porque hace presente el amor de Dios entre nosotros: fiel, fuerte y perenne: una verdadera alianza de amor que crece y se fortalece día con día… El amor de los esposos debe ser escuela para los hijos y éstos deben contagiarlo a sus vecinos y amigos…

Con los matrimonios, con aquellos con quienes estamos vinculados por el amor de amistad, con nuestras comunidades cristianas oremos para que nuestro amor se mantenga en crecimiento y sea cada vez más fuerte, fiable y fiel.

SALUDO

Alabemos y glorifiquemos a nuestro Padre Dios por crear al ser humano a su imagen y semejanza: capaz de amar fiel y generosamente.

El Señor, con su amor, esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio, humildemente, pidamos al Señor perdón porque nuestro amor no siempre ha sido fiel, fuerte y duradero.  (Pausa)

•      Ten misericordia, Señor, de los hogares donde el amor se está marchitando porque los esposos se van distanciando y separando el uno del otro.  R/ Señor, ten piedad de nosotros.

•      Ten misericordia, Señor, de las familias rotas por la infidelidad y que ya no pueden perdonarse mutuamente. R/ Cristo, ten piedad de nosotros.

•      Ten misericordia, Señor, de los hogares donde se ha extinguido el amor entre padre e hijos y entre hermanos. R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Ten misericordia de todos nosotros, Señor, y perdona nuestros pecados contra el amor.

Haz que nuestros hogares y comunidades reflejen tu amor siempre fiel y llévanos a la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS

Génesis 2, 18-24: Dios crea al ser humano: varón y mujer… Él no quiere que estén solos sino que se complementen uno al otro por amor…

Salmo 127: A quien sigue los caminos del Señor, Él lo bendice con una buena familia…

Hebreos 2, 8-11: Jesús es la fuente y modelo de todo amor,  se hizo humano para hermanarse con nosotros  y fue capaz de padecer por obediencia y para nuestra salvación…

Marcos 10, 2-16: Jesús nos recuerda el plan original de indisolubilidad que Dios diseñó para el matrimonio y ordenó a sus discípulos que permitieran a los niños acercarse a él, los presentó como modelos para recibir el Reino y los abrazaba y bendecía imponiéndoles las manos…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Pidamos a Dios, nuestro Padre amoroso, que complete en nosotros su trabajo de amor y digámosle: “Señor, guárdanos en tu amor”.

1.     Por la iglesia, esposa de Cristo, para que sea siempre fiel al mensaje del evangelio y del amor liberador del mismo Cristo.  Roguemos al Señor.

2.     Por los hogares construidos sobre un amor desinteresado, para que a través de ellos podamos entender mejor toda la profundidad del amor de Dios.  Roguemos al Señor.

3.     Por las familias rotas, para que la gente sea comprensiva con ellas y Dios les conceda su misericordia.  Roguemos al Señor.

4.     Por los jóvenes que se preparan para el matrimonio, para que aprendan que la profundidad, permanencia y belleza del proceso del amor dependen de la mutua generosidad, la capacidad de perdonarse y el sincero compartir.  Roguemos al Señor.

5.     Por los que han renunciado al matrimonio por el Reino de Dios, para que nunca sean  vencidos por la nostalgia o la soledad sino que sus corazones sean espaciosos y cálidos, acogedores y abiertos para todos atestiguando el amor universal de nuestro Dios.  roguemos al Señor.

Dios y Padre nuestro, hazte presente con tu fidelidad dondequiera que la gente se reúna para construir comunidades de amor y amistad.  Y edifica nuestro amor sobre el fundamento del tuyo, para que perdure, fuerte y fiel, por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

(Sugerimos usar uno de los prefacios del matrimonio.)

INVITACIÓN A RECITAR EL PADRENUESTRO

Tenemos un Padre amoroso en el cielo.  A él nos dirigimos en oración con las palabras del mismo  Jesús.  R/ Padre nuestro que estás en el cielo…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es el Cordero de Dios cuyo amor fue fiel hasta el fin.  Se sacrificó a sí mismo para darnos el valor para amar sin medida.  Felices nosotros, llamados a nutrirnos en esta santa cena del Señor.  R/ Señor, yo n o soy digno de…

ACCIÓN DE GRACIAS DE LOS ESPOSOS

(Esta oración podría rezarse durante el silencio después de comulgar)

“Padre nuestro, te agradecemos y alabamos porque creaste al ser humano, hombre y mujer, a tu imagen y semejanza y has puesto en su corazón un amor capaz de vincularlo contigo y con sus semejantes para construir la unidad.

Hoy te pedimos especialmente por los esposos, para que siempre sean conscientes de tu cercanía, tanto en sus penas como en sus alegrías, en días de cansancio y en los de satisfacción, en los días de siembra y en los de cosecha…

Por medio de la comunión de su amor y destino haz que tu vida de amor crezca en ellos.  Así, podrán contribuir a que tu amor sea conocido en el mundo, hasta el día en que colmes todas sus esperanzas en el amor de tu Hijo Jesucristo.   R/ Amén.”

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos: Invoquemos la fuerza del amor de Dios en la bendición:

•      Que él bendiga nuestras familias con felicidad y fidelidad.  R/ Amén.

•      Que él bendiga nuestras comunidades con unidad y paz, y que nos ayude a ser una sola alma y un solo corazón.  R/ Amén

•      Que él nos dé un amor que haga brotar lo mejor en cada uno de nosotros para que seamos capaces de construir una sólida comunidad.  R/ Amén.

Podemos ir a ser testigos del amor del Señor.  R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra ¿Cuál es mi misión en la vida?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *