Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Formemos el cuerpo que anuncie la buena noticia de la salvación

Preparando mi liturgia: Formemos el cuerpo que anuncie la buena noticia de la salvación

III DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE / GUÍA

En la Iglesia oímos con frecuencia palabras como “salvación”, “liberación” o “redención”.  Estas palabras técnicas suenan difíciles y lejanas.  Jesús, cuyo nombre significa “Dios Salva”, nos aclara hoy lo que significa esta palabra “salvar”: Él vino para liberarnos de todo lo que nos aleja de Dios y de las demás personas, y vino también para hacernos capaces de liberarnos unos a otros.

Ciertamente hemos sido creados y hemos nacido para ser libres de todo lo malo…

Ésta es la Buena Noticia que él nos ha traído y que hoy nos recuerda…

Dejemos que Jesús, que se hace presente en medio de nosotros, nos haga libres con la libertad de los hijos de Dios.

SALUDO

Nosotros, aunque seamos muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y a todos se nos ha dado el mismo Espíritu.

El Señor Jesús esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

Guardemos silencio para reconocer humildemente que estamos lejos de ser libres, pues nos comportamos como esclavos del pecado… (Pausa)

•      Señor Jesús, danos la libertad prometida a quienes vivimos todavía cautivos del pecado.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, haz que nos unamos profundamente a ti, para proclamar tu Buena Noticia de salvación a los pobres.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, haznos capaces de levantar y liberar a los oprimidos.  R/ Señor, ten piedad.

Señor, por tu bondad, líbranos de todo pecado, para que podamos ser libres, vivos y totalmente humanos… Y un día llévanos a la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS

Nehemías 8, 2-4. 5-6. 8-10: El Pueblo de Dios se reúne por horas para escuchar y comprender la Palabra de Dios… Y, aunque el mensaje de Dios puede ser firme y exigente, son invitados a regocijarse, festejar y compartir en el día del Señor…

Salmo 18: La ley del Señor es perfecta, recta, nítida y comunica santidad… Hace sabio a quien la medita con sencillez, alegran su corazón, le dan luz y lo fortalecen…

1 Corintios 12,12-30: Por el Bautismo, cada uno de nosotros es un miembro del Cuerpo de Cristo… Y cada uno de nosotros, con sus cualidades y funciones, debe contribuir al bien de todos en la Iglesia…

Lucas 1,1-4; 4,14-21: Lucas expresa su intención de presentarnos una historia ordenada de la vida y ministerio de Jesús para ayudarnos a reconocer la autenticidad de las enseñanzas que hemos recibido… Y nos relata cómo Jesús, en la Sinagoga de Nazaret, basándose en algunos textos proféticos de Isaías, expone su programa de salvación concreta y liberadora… En Él se cumplen las profecías…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Oremos hermanos a nuestro Señor Jesucristo, que nos comunica su mensaje en esta celebración.  Pidámosle que su palabra se haga vida en nuestros corazones y en nuestras obras.  Y digámosle: “Habla, Señor, que te escuchamos”.

1.     Señor, da valor y fortaleza a todos nuestros pastores y educadores en la fe de la Iglesia, para que nos ayuden a comprender tu Palabra y proclamarla a todos como Buena Noticia de salvación.  Oremos.  R/ Habla, Señor, que te escuchamos.

2.     Señor, une alrededor de tu palabra y en un solo cuerpo a todos los que nos llamamos cristianos.  Convócanos y reúnenos juntos como hermanos.  Oremos.  R/ Habla, Señor, que te escuchamos.

3.     Señor, inspira con tu palabra a todos los poderosos de esta tierra.  Ayúdalos a unir fuerzas para llevar paz duradera, alimento y dignidad humana a todos.  Oremos.  R/ Habla, Señor, que te escuchamos.

4.     Señor, abre nuestros ojos a las miserias de nuestros hermanos; haznos sensibles y preocupados por los que se encuentran encarcelados en sus miedos o paralizados por la injusticia.  Haz que seamos luz para los que viven en oscuridad y tiniebla.  Oremos.  R/ Habla, Señor, que te escuchamos.

5.     Señor, haznos receptivos a tu palabra.  Líbranos de la mediocridad, del miedo y de nuestras falsa seguridades y autocomplacencias.  Danos una nueva comprensión de tu mensaje, para que podamos vivir conforme a lo que nos has anunciado.  Oremos.  R/ Habla, Señor, que te escuchamos.

Celebrante: Señor, aquí estamos reunidos en tu nombre.  Permanece vivo entre nosotros, escucha nuestra oración y dirígenos con tu palabra poderosa, pues eres nuestro Dios y Señor por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACIÓN AL PADRE NUESTRO

Que Jesús llene y reafirme nuestras palabras balbucientes con el poder de sus propias palabras,

al hablarle juntos a nuestro Padre del cielo: R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN AL COMUNIÓN

Éste es Jesucristo, Palabra viva del Padre, que se expresó y reveló a sí mismo en lo que vivía y predicaba. 

Dichosos nosotros al recibirlo ahora en esta comunión para que vivamos siempre en la comunión con los demás miembros de su cuerpo místico.  R/ Señor, no soy digno…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Padre, nos has recordado tu palabra y nos has fortalecido con el cuerpo de tu Hijo.

¿Podríamos acaso pedirte algo mejor que hacer posible que nuestra conducta y nuestra vida lleguen a ser también Buena Noticia de salvación para quienes se cruzan a diario en nuestro camino?

Haznos libres con la libertad que nos trajo tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor.  R/ Amén.

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos: El mensaje de nuestro Señor Jesucristo será Buena Noticia para nosotros solamente si, siendo conscientes de nuestra propia pobreza y vaciedad, luchamos por llenarnos de su Palabra y formamos el cuerpo del Señor…

Si nos convertimos en buena noticia de esperanza y alegría para todos los que nos rodean…

Si permitimos que el Espíritu de verdad hable por nuestros comportamientos y nuestras palabras…

Que el Señor les dé a ustedes ésta fuerza y compromiso, y los bendiga abundantemente: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Pueden ir en paz y vivir conforme a la palabra del Señor.  R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: “Ustedes son mis testigos”

VIII PASCUA ¿Voy por el mundo promoviendo el perdón y la conversión? Nota litúrgica: Estas …