Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Hacernos últimos y servidores de los pequeños

Preparando mi liturgia: Hacernos últimos y servidores de los pequeños

XXV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE/GUÍA

Dicen los malos políticos: “somos la nación más grande, la más fuerte, la más poderosa”.  Dicen los orgullosos medallistas: “soy el mejor de todos los tiempos”.  Dicen los empresarios opresores: “yo soy el amo, y tú haces lo que yo te diga”.  Dice el estudiante inmaduro a su compañero de escuela: “Soy más inteligente y más fuerte que tú”.

Y Jesús, por el contrario, dice: “Quien quiera ser el primero entre ustedes, tiene que hacerse el último y el servidor de todos…”  Y nos pide recibir a los pequeños para recibirlo a él y a su Padre…

SALUDO

El Señor Jesús – pobre, sufriente y servidor – esté con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

Con demasiada frecuencia sentimos que el impulso para dominar a otros es muy fuerte y no estamos dispuestos a servir desinteresadamente a nuestros prójimos… En silencio, arrepintámonos de nuestro orgullo y prepotencia, de nuestros desenfrenos y pidamos perdón a Dios y a los hermanos.  (Pausa)

•      Señor Jesús,  tú creciste como un niño normal, pero obediente a tus padres y a tu cultura.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú te hiciste un ser humano como nosotros y te convertiste en el menor de todos.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú tomaste nuestros pecados sobre ti mismo y serviste al Padre y a los necesitados hasta el fin.  R/ Señor, ten piedad.

Ten misericordia de nosotros, Señor, y perdona nuestra arrogancia y concédenos cambiar.  Haznos servidores incansables, contigo y como tú, y llévanos a la vida eterna. R/ Amén.

LECTURAS

Sabiduría 2, 12. 17-20: Los malvados asechan al justo y quieren poner a prueba su paciencia y moderación, se burlan, lo torturan y planean su muerte deshonrosa… Para ver si el Dios en que confía lo salva…

Salmo 53: Sálvame, Señor, con tu poder de los violentos, arrogantes e impíos… Escúchame… Tú sostienes mi vida por eso te agradeceré…

Santiago 3, 16-4, 3: Las luchas y los conflictos surgen de las pasiones que están en lucha en nuestro interior… La solución es tener la sabiduría que viene de Dios…

Marcos 9, 30-37: Jesús va enseñando a sus discípulos en privado, les habla de las dificultades  de su misión, pero ellos no entienden porque estaban preocupados por quién de ellos sería el más importante.  Por eso Jesús les dice que deben hacerse sencillos, servidores de todos y capaces de acoger a los pequeños…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Como Jesús, amándolos y orando por ellos, pongamos en oración a los pobres, a los humildes y a quienes los que sirven, y digamos: “Señor, en ti confiamos.”

1.     Por el papa, los obispos, los sacerdotes y todos los cristianos, para que sepamos servir con gran entrega a los más débiles, pobres y heridos por la vida, roguemos al Señor.  R/ Señor, en ti confiamos.

2.     Por los gobernantes, para que se preocupen de los derechos humanos y de la dignidad y el bienestar de los ciudadanos, especialmente de los más pobres, débiles, pequeños.  Roguemos al Señor.  R/ Señor, en ti confiamos.

3.     Por quienes trabaja en instituciones de bienestar social, para que provean protección, amparo y amor a los niños huérfanos y abandonados o que se encuentran en situación de calle.  Roguemos al Señor.  R/ Señor, en ti confiamos.

4.     Por los que laboran en oficios peligrosos para la salud y los que cuidan ancianos y discapacitados, para que valoremos y agradezcamos sus trabajos y para que el Señor les proteja.  Roguemos al Señor.  R/ Señor, en ti confiamos.

5.     Por los agentes de pastoral, para que sirvan a la unidad eclesial y hagan de nuestra parroquia un lugar de acogida y de aceptación para todos los hijos de Dios.  Roguemos al Señor.  R/ Señor, en ti confiamos.

Padre de bondad, haznos servidores, como y con Jesús, para que, según tu promesa, nos acojas en tu Reino.  Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor.  R/ Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Como hijos amados de Dios, pacíficos, humildes, sabios, recitemos llenos de confianza la oración que Jesús mismo nos enseñó. R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es Jesucristo, el Señor, que quería que los pobres y pequeños se acercaran a él sintiéndose amados.  Dichosos nosotros, invitados a construir la comunión con él y con sus favoritos.  R/ Señor, no soy dignos…

PARA ORAR DURANTE EL SILENCIO DESPUÉS DE COMULGAR

“Amigo Jesús, muchas veces se me ha dicho que sea siempre el primero en todo.  Que saque las mejores notas en la escuela y que sea yo siempre quien rompa la cinta de la meta en todas las competencias.  Que no vea a nadie delante de mis pasos y que nadie se siente delante de mí en los mejores banquetes.  Que impresione a todos luciendo los más caros juguetes de adulto para despistar mi aburrimiento y mi debilidad.  Que siempre alcance el peldaño más alto del podio para mirar hacia abajo a los demás.

Pero tú me has enseñado que, sin importar cómo yo sea o donde me encuentre, tu Padre me mira amorosamente y alienta en mí posibilidades infinitas, me quita los frenos y las amarras, hace que supere mis miedos internos para que pueda enfrentar los rumores en la calle sin que me afecten ni la codicia del consumismo ni las amenazas de los poderosos.

Quiero ser dócil a tu Espíritu y aprender a sentarme en los últimos lugares y a convivir con los pequeños de tu pueblo.  Sé que allí encontraré la alegría de crear libertad y vida para todos sin la esclavitud de exhibir un certificado de excelencia.  Porque a la hora de extender tu Reino los últimos de este mundo pueden ser los primeros.  Amén.”

(Inspirado en Benjamín González Buelta, sj)

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos:

Vayamos a apreciar el trabajo de los justos y esforzados en cumplir la palabra de Dios.

Cultivemos día a día la confianza en que Dios está de nuestro lado y nos defiende de todo peligro.

Aprendamos a ser los últimos y los servidores de nuestros hermanos más humildes y pequeños sin buscar nada a cambio.

Que Dios los guarde en su amor y que los bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Vayamos unidos, como hermanos, por el camino sencillo del amor de Dios.  R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Preparando mi liturgia: La ingeniería del alegre encuentro con Dios y con nuestros hermanos

II DOMINGO DE ADVIENTO Pbro. J. Jesús Suárez Arellano IDEAS PARA EL CELEBRANTE/GUÍA El Concilio …