Home / Cultura y Formación / Preparando mi liturgia: ¡Nuestra Salvación está cerca!

Preparando mi liturgia: ¡Nuestra Salvación está cerca!

01 de diciembre de 2019, I DOMINGO DE ADVIENTO, Ciclo A

Adaptación: Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

Saludo

(Ver Segunda Lectura)

Ha llegado la hora; deben despertar del sueño: Nuestra salvación está cerca.

¡Que el Señor esté con todos ustedes!

Ideas para el Celebrante

(Cristo viene y nos trae esperanza.

¡El Señor, que nos busca toda la vida, ya viene! ¿Le abrimos las puertas de nuestro corazón? ¿Le reconocemos cuando nos pregunta si puede entrar? ¿Le reconocemos cuando lo encontramos por la calle? Pidamos al Señor en esta Eucaristía que sepamos acogerlo y amarlo en la multitud de formas en las que viene a nosotros…

Una persona de fe debe ser una persona de esperanza. Como cristianos no podemos vivir sin soñar, sin ideales que nos inspiren y que incluso nos impacienten a veces.  El mensaje de este Primer Domingo de Adviento nos habla del sueño de Dios con respecto a nosotros y a nuestro mundo… Este mundo está destinado a la paz y la justicia. Sucederá este sueño feliz cuando hagamos brillar la luz de Cristo sobre él… Dios escribirá este futuro solamente con nuestra ayuda de… ¿Estamos despiertos y dispuestos a hacer llegar la luz y la paz de Cristo a este nuestro mundo de hoy y a transformarlo en el mundo del futuro soñado por Dios?)

Acto Penitencial

Pidamos perdón al Señor por no estar nosotros atentos a su venida.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú quieres que estemos despiertos, aunque no conozcamos el día de tu llegada.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú nos apremias a estar vigilantes, porque quieres encontrarte con nosotros.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú nos pides permanecer dispuestos, porque estás buscando que nos abramos a ti.  R/ Señor, ten piedad.

Perdona todos nuestros pecados, Señor, cambia nuestra indiferencia y desaliento en esperanza, nuestra cobardía en coraje, y llévanos a la vida eterna.  Amén.

LECTURAS

Isaías 2, 1-5: En un tiempo de guerra y de pruebas, Isaías ofrece al pueblo una hermosa y esperanzadora visión, en ella, Jerusalén está asentada más alto que todas las montañas, y multitudes provenientes de muchos pueblos confluyen hacia ella para ser instruidos en los caminos del Señor… Él será el juez universal y habrá paz… Es una invitación a preparar ese futuro…

Salmo 121: Es una alegría peregrinar hacia Jerusalén… Allí hay justicia y paz para todos los que aman al Señor…

Romanos 13, 11-14: Pablo nos invita a despertar porque la salvación se acerca como un amanecer que nos exige ponernos las armas de la luz y andar con dignidad… Y hemos de evitar el mal y los excesos…

Mateo 24, 37- 44: El hijo del hombre va a venir… Por eso hemos de estar vigilantes y preparados…

Oración de los Fieles

Jesús nos ha pedido que estemos vigilantes y que preparemos su venida en la Iglesia y en el mundo de hoy, por eso, con confianza y esperanza digámosle: R/ Señor de la esperanza, escucha nuestra oración.

1.     Por la Iglesia y sus líderes, para que inspiren a la comunidad cristiana con la firme e indestructible esperanza de que podemos construir un mundo mejor, si vivimos como Cristo nos enseñó, roguemos al Señor:     R/ Señor de la esperanza, escucha nuestra oración.

2.     Por nuestra diócesis, para que responda a las expectativas de Dios, y proclame con palabras y con obras el mensaje de amor y servicio de Jesús, roguemos al Señor. R/ Señor de la esperanza, escucha nuestra oración.

3.     Por el mundo en que vivimos, para que todos nos empeñemos en poner fin a la guerra y al odio, a la opresión y a la injusticia, y para que busquemos sincera y eficazmente la paz, la justicia y la libertad, roguemos al Señor: R/ Señor de la esperanza, escucha nuestra oración.

4.     Por los pobres y los que sufren, para que por medio de nosotros Cristo venga y se encuentre con ellos: que sepamos visitar y animar a los enfermos, ayudar a los hambrientos a ganar su sustento con dignidad, liberar a los que están injustamente privados de su libertad, y traer la Buena Noticia de salvación a los marginados y rechazados, roguemos al Señor: R/ Señor de la esperanza, escucha nuestra oración. 

5.     Por todos nosotros aquí presentes, para que no nos consideremos auto-satisfechos, sino que sigamos buscando a Cristo y su luz, renovándonos a nosotros mismos, y desviviéndonos por todos los que nos rodean, roguemos al Señor: R/ Señor de la esperanza, escucha nuestra oración.

Señor Jesucristo, tú sabes que somos incapaces de construir sin ti un mundo nuevo y mejor. Ven, quédate y marcha con nosotros en nuestro caminar peregrino; enséñanos el camino y construye con nosotros, para que pertenezcamos a ti y para que este mundo sea también tuyo, ahora y por los siglos de los siglos. Amén.

Invitación a la Comunión

Éste es Jesucristo, el Hijo del hombre, a quien clamamos: ¡Ven, Señor Jesús!

Ven y sacia nuestra hambre de bondad, alegría y libertad.

Ven y aliméntanos para que podamos hacerte presente en este mundo.

¡Ven, Señor Jesús!  R/ Señor, no soy digno…

Bendición

Hermanos:

Felizmente nos hemos encontrado con el Jesús, el hombre pleno, en esta Eucaristía.

Hagamos todo lo posible para traerlo también al mundo de hoy, compartiendo con la gente que nos rodea su amor y su justicia, su esperanza y alegría.

El mejor modo de hacerlo será viviendo nosotros su estilo de vida lo mejor que podamos.

Que nuestra vida sea, pues, el libro abierto en el que nuestros hermanos puedan leer y cerciorarse de que el Señor ha venido ya y vive entre nosotros.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y los acompañe siempre. Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Experimento la necesidad de acercarme a Dios y a su Salvación?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …