Home / Cultura y Formación / Preparando mi liturgia: Todos reciban el Espíritu Santo

Preparando mi liturgia: Todos reciban el Espíritu Santo

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS, 31 de mayo de 2020

Al inicio de la semana ofrecemos este subsidio para ayúdate en tu preparación remota de la liturgia del próximo domingo.
El fin de semana publicamos una ficha de Desarrollo Espiritual para tu meditación de la Palabra y tu preparación próxima a la celebración dominical.
Durante la cuarentena por el coronavirus, ofreceremos, además, un esquema para quienes gusten hacer una Celebración de la Palabra en casa o en grupo por la imposibilidad de contar con un sacerdote para celebrar la Misa “normal” en el templo…
(Estos contenidos los puedes también encontrar en Arquimedios).

IDEAS PARA EL CELEBRANTE:

A todos nos gustaría tener el valor y la energía para realizar nuestros ansiados proyectos… Quisiéramos tener la libertad de amar más profundamente a Dios y a los hermanos… Desearíamos estar mucho más inspirados y ser dinámicos y creativos en la vida… Pero, la verdad, es que estamos muy condicionados o vacilamos mucho en nuestros esfuerzos…
Por otro lado, hemos escuchado que en la vida, metafóricamente hablando, se nos presentan vientos impetuosos, tormentas y huracanes que sacuden casas y arrancan árboles de raíz…
Hoy celebramos la acción de un viento misterioso, que a veces se presenta violento y tempestuoso y otras suave y reconfortante: Estamos hablando de ese Espíritu aliento de Dios, el Espíritu Santo…
El Espíritu poderoso de Dios es tormenta de amor y valentía, es creativo, es renovador e inspirador y está dispuesto a realizar una renovación en nuestra vida para que seamos sus testigos de amor, perdón y reconciliación en el mundo…
Todo esto puede comenzar a suceder hoy porque es Pentecostés, es el día del Espíritu, el día en que el viento celestial renueva nuestro amor, el día en que el fuego divino nos trae alegría y libertad… ¿De dónde viene? ¿A dónde va y a dónde nos dirige?
Que hoy, en esta celebración, el Espíritu Santo de Dios traiga aire fresco a nuestros corazones, renueve nuestra fe y haga crecer visiblemente nuestra auténtica caridad…

SALUDO:

(Segunda Lectura)

Todos hemos sido bautizados y bebimos de un mismo Espíritu.
Todos reciban el Espíritu Santo, que Él esté siempre con ustedes.
R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL:

Nosotros, muchas veces, no hemos utilizado los carismas maravillosos que el Espíritu Santo continuamente nos ofrece. Pidámosle a Dios que nos perdone bondadosamente y que abra nuestros corazones a los dones de su Espíritu. (Pausa)
Señor Jesús: Alienta tu Espíritu sobre nosotros para impulsarnos a entendernos y acogernos, a apreciarnos y a apoyarnos mutuamente. R/ Señor, ten piedad.
Señor Jesucristo: Alienta tu Espíritu sobre nosotros para unirnos en un mismo amor inventivo y creador. R/ Cristo, ten piedad.
Señor Jesús: Alienta tu Espíritu sobre nosotros para que nos libere de todos los miedos que nos paralizan y para que nos mueva a servir con alegría a Dios y a los hermanos. R/ Señor, ten piedad.
Por tu gran bondad, Señor, perdona nuestros pecados, ábrenos al Espíritu de vida y amor y llévanos a la vida eterna. R/ Amén.

ORACIÓN COLECTA:

Oh Dios y Padre nuestro, haz que el Espíritu Santo nos otorgue el don del ardor y del vigor cristianos; que nos rejuvenezca y nos renueve como lo hizo en los tiempos de la Iglesia recién nacida.
Que se renueve nuestro amor y nuestra vida; que nos traiga ternura y alegría junto con apertura y capacidad de acoger a todos; que nos fortalezca con valentía para defender y apoyar todo lo que es recto y justo;
que nos una en su amor y nos lleve a ti.
Todo esto te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

R/ Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA:

Hechos 2, 1-11: Lucas, con imágenes usadas en la teofanía del Sinaí – viento, ruido, fuego – habla de una manifestación de Dios en Jerusalén para todos los pueblos… Fechada justamente en la fiesta del Pentecostés, día en el que los judíos renovaban su alianza, para subrayar que el Espíritu de Jesús ha sustituido a la antigua ley y trae la unidad al mundo dividido…
(Nota: no debemos confundir esta lectura con una crónica ya que el libro de los Hechos narra 5 venidas del Espíritu, además sabemos que Él viene siempre…).
Salmo 103: Nos alegramos porque el Espíritu de Dios crea y hace vivir…
1 Corintios 12, 3-7. 12-13: El Espíritu nos hace reconocer a Jesús como Señor… Hay un solo Dios que se manifiesta en diversos carismas, ministerios y actuaciones para el bien común… Porque somos el Cuerpo de Cristo formado por Judíos y griegos, esclavos y libres que hemos bebido del mismo Espíritu…
Juan 20, 19-23: El domingo de Pascua al anochecer, Jesús traspasa la cerradura del miedo de los discípulos para llevarles su paz, alegrarlos por su resurrección e insuflarles el Espíritu Santo para hacer de ellos nuevas creaturas que lleven su perdón a todos…

ORACIÓN UNIVERSAL:

Roguemos a Dios Padre que derrame sobre nosotros y sobre el mundo entero el Espíritu de audacia y de unidad. Y digámosle: Que tu Santo Espíritu renueve la faz de la tierra.

  1. Sobre las iglesias locales esparcidas por toda la tierra, sobre las comunidades con mil rostros, sobre los cristianos diseminados por todo el ancho mundo, Señor: derrama tu Espíritu. R/ Que tu Santo Espíritu renueve la faz de la tierra.
  2. Sobre el Papa y los pastores de las Iglesias: sobre obispos y sobre sacerdotes, sobre los religiosos y sobre todos aquellos que tienen un ministerio de servicio, Señor: derrama tu Espíritu. R/ Que tu Santo Espíritu renueve la faz de la tierra.
  3. Sobre los cristianos perseguidos por su fe, sobre los que dudan, vacilan o flaquean, sobre todos los que buscan a Dios y esperan al Espíritu Consolador, Señor: derrama tu Espíritu. R/ Que tu Santo Espíritu renueve la faz de la tierra.
  4. Sobre los que oprimen a sus hermanos, sobre los que ostentan posiciones de poder, sobre los que son y se sienten marginados y esclavizados, y también sobre los que se sienten liberados, Señor: derrama tu Espíritu. R/ Que tu Santo Espíritu renueve la faz de la tierra.
  5. Sobre los que extienden y proclaman el evangelio, sobre aquellos cuya misión es perdonar pecados, sobre aquellos atrapados por los cepos de sus vicios y pasiones, Señor: derrama tu Espíritu. R/ Que tu Santo Espíritu renueve la faz de la tierra.
  6. Sobre todos los que estamos reunidos aquí, ahora, en tu nombre, sobre aquellos que han abandonado nuestra comunidad, sobre todos los bautizados, Señor: derrama tu Espíritu. R/ Que tu Espíritu Santo renueve la faz de la tierra.
    Por todos nosotros te rogamos, Señor, Dios nuestro. Envía tu Espíritu a cada uno de nosotros y que Él nos inflame con su amor siempre, todos los días de nuestra vida, y por los siglos de los siglos. R/ Amén.

INTRODUCCIÓN AL PADRE NUESTRO:

No podemos llamar “Padre” a Dios sino por el Espíritu de Jesús, que clama desde lo más íntimo de nosotros.
Movidos por este Santo Espíritu, digamos ahora con total confianza la oración que Jesús mismo nos enseñó:
R/ Padre nuestro….

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN:

Éste es Jesucristo glorioso y resucitado, cuyo Espíritu nos impulsa a dar testimonio del amor de Dios para llevar perdón y reconciliación.
Reconociendo que Él es alimento para el camino, digámosle:
R/ Señor, yo no soy digno…

ORACIÓN FINAL:

Dios y Padre nuestro, hemos escuchado a tu Hijo Jesús que gratuitamente nos ha alimentado su Palabra y con el Pan de Vida, que el Espíritu Santo sea el fuego que haga arder nuestros corazones y nos sacuda para salir de nuestra indiferencia; haz, Señor, que tu Espíritu nos urja y nos impulse a llegar a ser, los unos para con los otros, como sabroso alimento que rejuvenezca y edifique a nuestros hermanos en su camino hacia ti.
Todo esto te lo pedimos en nombre de Jesucristo, el Señor.
R/ Amén

BENDICIÓN / CONCLUSIÓN:

El aliento del Espíritu de Dios acaba de ser derramado sobre nosotros…
Que Él nos mueva a arriesgarnos con valentía en nuestra entrega a los hermanos.
Que nos dé el valor para transformarnos a nosotros mismos y a la Iglesia.
Que lleguemos a ser para todos signos vivientes de la presencia bondadosa de Dios…

Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre. R/ Amén.

Podemos ir en paz y que el Espíritu Santo mantenga nuestros corazones ardiendo siempre con el amor de Dios. R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Somos enviados a consolar y renovar

XIV DOMINGO ¿Me doy cuenta que el Señor me envía a continuar su misión en …