Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Santísima Trinidad

Preparando mi liturgia: Santísima Trinidad

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE / GUÍA

Hoy celebramos a la Santísima Trinidad y quizás nos preguntemos cómo podemos entender a este único Dios con tres rostros, la Trinidad.  Nuestra mente humana es demasiado pequeña para abarcar este gran misterio.  Pero la Biblia, ya en el Antiguo Testamento, nos muestra que la sabiduría no es un mero conocimiento, sino el arte de la vida, comprendiendo con el corazón al reflexionar sobre nuestra experiencia vital.  Y esa experiencia nos dice: Dios es amor, y viene a nosotros de muchas maneras, con preocupación y cuidado paternal y maternal, con el perdón y con la vida que nos manifestó Jesús, con valor y alegría, esperanza y luz derramadas sobre nosotros por el Espíritu Santo.

Los teólogos tienen la tarea de profundizar en nuestro entendimiento de Dios… Pero, hoy, probablemente, lo más importante para nosotros sea descubrir y experimentar a Dios para mejorar nuestra vida cristiana: ¿Qué, o mejor, quién es Dios para mí?  ¿Cómo me relaciono con Él?  Se nos dice constantemente que Dios nos ama y nos perdona… ¿Cómo reconozco y experimento yo ese amor? ¿Cómo le correspondo?  ¿Cómo afecta ese amor del Padre, del Hijo y del Espíritu mis relaciones humanas?

Que Dios, uno y trino, nos ilumine en esta fiesta de la Trinidad, que nos acerque más a él y que experimentemos su ser en esta celebración…

SALUDO

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén con todos ustedes.  R/ Y con tu Espíritu.

ACTO PENITENCIAL

Pensemos en cómo Dios comparte generosamente su vida y su amor con nosotros.  Meditemos sobre cómo hemos correspondido a su oferta… Pidamos perdón.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú nos has revelado un Padre que nos ama con mayor ternura que una madre,

que nunca nos retira su compasión y confianza.  Por medio de ti.   ¡Toda alabanza al Padre!  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú te hiciste uno de nosotros para buscar a quien estaba perdido, y tú entregaste tu vida por nosotros.  ¡Toda alabanza a ti por tu bondad!  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú derramas sobre nosotros el Espíritu refrescante y transformador, inventivo y defensor.  ¡Toda alabanza a ti por el Espíritu!  R/ Señor, ten piedad.

Ten misericordia de nosotros, Señor, perdona nuestros pecados, acepta nuestra acción de gracias

por toda la bondad que tú nos has permitido experimentar y llévanos a la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS

Proverbios 8, 22-31: Ya desde el Antiguo Testamento se entrevé a la Sabiduría hablando como una persona que lleva a cabo el plan de Dios con alegría… Sabemos que esta palabra viva se hizo humana en Jesucristo para ayudarnos a vivir conforme al sabio plan de Dios.

Salmo 8: Señor, nos has concedido muchos privilegios y nos has hecho semejantes a ti…

Romanos 5, 1-5: Jesús, Sabiduría de Dios, nos ha introducido en el mundo de perdón y de gracia del Padre. El Espíritu Santo de amor nos da el poder para amar. Nuestra vida cristiana está arraigada en la Santísima Trinidad y conducida por ella…

Juan 16, 12-15: El Espíritu Santo nos lleva a la verdad viva y plena sobre Dios; es decir, el Espíritu nos ayuda a vivir en el amor del Padre y a entender y vivir las enseñanzas de Jesús…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Llenos del amor del Hijo y movidos por el Espíritu Santo clamemos a nuestro Padre: “Dios santo y poderoso, óyenos.

1.     Padre de todo amor, pon en nuestros corazones la voluntad de buscar unidad y paz para todos.  R/ Dios santo y poderoso, óyenos.

2.     Padre de toda humanidad, guarda viva y fortalece en cada creyente la esperanza de estar cerca de ti como tú estás cercano e íntimo a nosotros.  R/ Dios santo y poderoso, óyenos.

3.     Padre nuestro, creador y salvador, une a todos los cristianos en la unidad de una sola fe y de una única forma de vida en Jesús tu Hijo.  R/ Dios santo y poderoso, óyenos.

4.     Padre nuestro, amigo de los hombres, alza a los que viven en aflicción, miseria y sufrimiento; dales valor, y una esperanza que de ningún modo les engañe ni decepcione.  R/ Dios santo y poderoso, óyenos.

5.     Oh Padre bueno, cuyos hijos somos, que todas las comunidades cristianas den testimonio de tu cuidado siempre fiel, de tu libertad, de tu justicia y de tu alegría.  R/ Dios santo y poderoso, óyenos.

Celebrante: Oh Padre amoroso, escucha nuestra oración, pues expresa nuestra comunión contigo y con nuestros hermanos, por Jesucristo nuestro Señor.  R/ Amén.

INVITACIÓN A RECITAR EL PADRENUESTRO

Por medio del Santo Espíritu de amor derramado en nuestros corazones,

roguemos a Dios nuestro Padre con la oración de Jesús nuestro Señor.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesús, nuestro Señor, que nos ha reconciliado con el Padre y nos guía con su Espíritu de amor.

Dichosos nosotros invitados a ser uno con él y a compartir su vida como hijos de Dios.  R/ Señor, yo no soy digno de que vengas…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos:

Volvamos a nuestros hogares con alegría, con la bendición del Padre, que nos ama, del Hijo, que nos trajo perdón y vida,

y del Espíritu Santo, que vive en nuestros corazones.

Que los bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.  R/ Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *