Home / Cultura y Formación / Un plan para resucitar

Un plan para resucitar

Querida Lupita:

El confinamiento se ha prolongado por más de 8 meses y nosotros nos hemos ido hundiendo en la tristeza y la incertidumbre. Nuestro negocio ha quebrado y, en lo económico no sabemos cómo vamos a salir adelante. En lo emocional estamos ansiosos y llenos de miedo, nos ofendemos con frecuencia todos en casa y en lo espiritual, yo veo que nuestra fe es más raquítica cada día.

Ante este panorama, ¿qué podemos hacer?

Ana Sofía D.

Hermana mía, Ana Sofi:

La sensación de perderlo todo es tan indescriptible como dolorosa.  Cuando estamos bajo estas emociones experimentamos impotencia y miedo.

Toma un descanso para observar el panorama un poco desde lejos. Describe lo más objetivamente posible tu realidad y piensa: tengo frente a mí un desafío que, con ayuda de Dios, puedo enfrentar.

Date cuenta que por encima de nuestros sentimientos tenemos facultades superiores: inteligencia y voluntad. Cuenta con ellas para enfrentar la vida. La inteligencia te permite ver a futuro, establecer metas y  considerar los pasos en el camino hacia ellas. La voluntad te pondrá en marcha.

Vamos a contagiarnos de esperanza

Recientemente el Papa Francisco propuso “un plan para resucitar” en el que llama a contagiarse de alegría y solidaridad. Parece contradictoria esta invitación a la alegría y a dar, cuando experimentamos tristeza y estrechez;  pero sustenta muy bien este principio meditando en la acción de las mujeres que iban a embalsamar el cuerpo de su Señor. Ellas no sabían “quién les movería la piedra”, pero de todos modos acudieron para hacer lo que les correspondía.

El Papa escribe: “De pronto, Jesús salió a su encuentro y las saludó, diciendo: ‘Alégrense’” (Mt 28, 9). Es la primera palabra del Resucitado después de que María Magdalena y la otra María descubrieran el sepulcro vacío. El Señor sale a su encuentro para transformar su duelo en alegría y consolarlas en medio de la aflicción.

Un corazón agradecido con Dios

Son tiempos para enfrentar el día a día dando lo mejor de nosotros mismos. Entreguemos nuestro pasado  la misericordia de Dios,  encomendemos nuestro futuro a la Divina Providencia y disfrutemos de nuestro presente amando.

Los tiempos difíciles generan personas fuertes. Agradezcamos por ellos pues Dios quiere hacer de nosotros hombres y mujeres de bien para que gocemos de felicidad eterna en Su presencia.

Lupita Venegas / Psicóloga

Facebook: lupitavenegas

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

¿Dejo que la Palabra de Dios actúe en mi vida?

III    DOMINGO La fuerza de la Palabra Pbro. J. Jesús Suárez Arellano ¿QUÉ NOS DICE …