Home / Cultura y Formación / Violación disfrazada de libertad
En el año 2007 el Papa Benedicto XVI advertía sobre la ideología de género: “Una confusa ideología de la libertad, conduce a un dogmatismo que cada vez se revela más hostil contra la libertad”.

Violación disfrazada de libertad

Monserrat M. Cuevas

Todos los niños tienen derecho a poseer una identidad oficial, un nombre, apellido, nacionalidad y a conocer la identidad de sus progenitores; el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) señala: Desde el momento de su nacimiento, toda persona tiene derecho a obtener una identidad. La identidad incluye el nombre, el apellido, la fecha de nacimiento, el sexo y la nacionalidad. Es la prueba de la existencia de una persona como parte de una sociedad, como individuo que forma parte de un todo; es lo que la caracteriza y la diferencia de las demás.

Al no definir el sexo del menor se está violentando uno de sus derechos, advirtió Azucena Leal Sánchez, académica de la Universidad del Valle de Atemajac, en materia de Sexualidad y Género quién, en el contexto de la corriente de pensamiento que propone que cada ser puede definir su género, aunque no coincida con su fisiología, recalcó que, desde corta edad se debe orientar, a niñas y niños sobre su sexualidad.

“Primero tenemos que decir que  hablar de sexualidad a un niño, no se trata de hablar de reproducción; se trata de hablar, desde que el niño nace, por su nombre adecuado y también de su cuerpo, y hablar de todo su cuerpo es hablar de todo, hasta de sus genitales, y no ponerles apodo porque entonces en ese momento lo único que estamos haciendo es eliminar parte de lo que es el desarrollo psicosexual del niño, entonces lo único que hacemos es empezar a crear mitos y fantasías que no deberían de ser”.

Padres deben orientar la sexualidad del niño

Por naturaleza el menor explora su cuerpo y busca respuestas a sus dudas, y en este momento el papel de los padres de familia muy importante.

“Los niños a la edad de 3 o 4 años empiezan a tener curiosidad por conocer sus genitales, eso es fundamental; el niño se va a dar cuenta que tiene pene, o que tiene vulva porque es mujer. En ese momento estamos hablando de algo muy específico, él o ella se van a dar cuenta de esta parte”.

Explicó que puede haber personas intersexuales (según datos de la Organización Mundial de la Salud, OMS, son el 1% de la población mundial) que no desarrollaron bien sus genitales durante su gestación, “ahí hablaríamos de una persona intersexual, pero porque biológicamente de esa manera nació”, pero el ser humano –recalcó- termina de desarrollarse hasta los 22 años, edad en que una persona tiene la capacidad suficiente para tomar decisiones sobre su orientación sexual, “antes no se tiene claro y el chico o la chica, a la edad de la adolescencia, no deberían de tomar la determinación del sexo que quieren poseer”.

Ante las confusiones que puede generar la ideología de género, Leal Sánchez, enfatiza que uno de los Derechos Humanos Universales señala que todo individuo, desde su nacimiento, independientemente de la nación, tiene el derecho de una identidad, lo contrario es una violación.

“Los seres humanos debemos tener una identidad, identificarme como yo soy “x” persona; con un nombre, un apellido, con una familia; de hecho forma parte de la Constitución Mexicana y el primer artículo lo señala: tener derecho a un nombre, una identidad y una nacionalidad. Entonces, si nosotros no estamos cumpliendo con esta parte, estamos haciendo que este ser humano tenga un problema de personalidad a largo plazo, y estamos violentando su derecho; si nos vamos a los derechos universales, el primer derecho de los niños, niñas y adolescentes es el derecho a un registro, a una identidad, a un nombre, a un apellido, a una familia; entonces aquí estamos hablando de una violación al derecho humano”.

La vida también es un derecho

Según datos del INEGI, en los próximos años habrá más adultos mayores y el sector infantil disminuirá. Actualmente en México habitan más de 10 millones de adultos mayores y en el 2040,  uno de cada cuatro mexicanos superará los 60 años.

Los movimientos “Feminazis” exigen el aborto legal, seguro y gratuito, sin pensar en la violación del derecho a la vida, mismo que se encuentra en los Derechos Universales: Artículo 3 Declaración de Derechos Humanos, “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona, desde su concepción hasta su muerte natural”.

La docente Azucena Leal Sánchez señaló que el aborto no es una alternativa justificable para terminar con la vida de otro ser humano: “No se trata de terminar con la vida de alguien más porque no me siento preparado; porque fue sin planearlo. No se trata de eso, se trata de hacernos responsables; ya sabemos que en la actualidad, los jóvenes, lo menos que buscan es la responsabilidad y al tener esta enorme responsabilidad, bueno, pues prefieren abortar la misión, sino pueden o no quieren darle una vida digna a un bebé, bueno entonces no atenten contra la vida del producto, del bebé, del ser humano; es mejor buscar alternativas, darlo en adopción, pero para eso necesitamos leyes que agilicen el trámite. Cuando esto suceda, México habrá dado un gran paso, pero mientras se piense en asesinatos no nos estancamos, al contrario retrocedemos”

El 20 de noviembre se celebra el Día Universal del Niño, fiesta dedicada a la niñez del mundo entero y a la concientización de sus derechos como infantes.

Los riesgos de una moda

Está de moda la palabra “Inclusivo” que la Real Academia de la Lengua Española define como: “Que incluye o tiene virtud y capacidad para incluir”.

Este término comenzó a utilizarse a partir de los nuevos pensamientos que proponen no pensar en masculino o femenino, teniendo en el lenguaje a una de sus principales víctimas.

Acabar con las palabras que se escuchen y se escriban en masculino o femenino pareciera ser la encomienda del lenguaje inclusivo que “propone” hablar y escribir sin género, ejemplo: Todas o todos deja de existir y se pronuncia todes y se escribe todxs.

Esta tendencia  busca alentar que aquellas personas, que se sientan o perciban contrarias a su realidad física (mujer u hombre), cambien su nombre y género con el aval del Registro Civil.

En el año 2007 el Papa Benedicto XVI advertía sobre la ideología de género: “Una confusa ideología de la libertad, conduce a un dogmatismo que cada vez se revela más hostil contra la libertad”.

Acerca de admin

Revisa También

Somos enviados a consolar y renovar

XIV DOMINGO ¿Me doy cuenta que el Señor me envía a continuar su misión en …