Home / Cultura / Ars Cordis / Noviciado musical

Noviciado musical

Sergio Padilla Moreno

Es común que no pocas personas me pregunten cómo pueden acceder al mundo de la música clásica, pues, si bien sienten gusto por este género, piensan que para poder apreciarla en toda plenitud tienen que recorrer un camino complejo que provoca cierto temor por el nivel de especialización que, según piensan, se requiere. Lo que habría que decir, en primera instancia, es que el camino mismo es apasionante y no tiene porqué ser complejo sino disfrutable; pero, como todo lo bueno de la vida, el aprendizaje implica constancia, estrategia y acompañamiento, es decir, todo un proceso de “noviciado musical”.

Si hablamos de constancia habría que decir que adentrarse al mundo de la música implica horas de escucha, algunas mientras estamos trabajando, en el coche o en el transporte público (aunque hay que tener cuidado con no dañar los oídos con el abuso de los audífonos). Pero hay que decir, con toda claridad, que se tienen que dedicar momentos explícitos, exclusivos y plenamente concentrados para escuchar música, pues así es la única manera de penetrar en los valores estéticos de cada obra. Afortunadamente, los avances tecnológicos nos permiten tener acceso al mundo de la música a través de plataformas en Internet, pero es importante decir que escuchar la interpretación musical con una orquesta en vivo es, y seguirá siendo en medio de la tecnología, una experiencia única e inigualable.

Hablando de estrategia, es importante elegir con cuidado el tipo de obras que nos ayudarán a ir dando los pasos necesarios para adentrarnos al mundo de la música clásica, pues no cualquier obra es propicia para ello.

 Lo recomendable es comenzar con obras orquestales como las “Cuatro estaciones” de Antonio Vivaldi; obras como las sinfonías de Ludwig van Beethoven, la quinta y sexta sinfonías de Piotr I. Tchaikovsky, las sinfonías de Robert Schumann, la sinfonía “inconclusa” de Schubert o la sinfonía “Desde el nuevo mundo” de Antonín Dvorak. Otras obras recomendables pueden ser los conciertos para violín y orquesta de Mozart, el bellísimo concierto para clarinete de este compositor, así como los conciertos para piano y orquesta de Beethoven.

¿Cómo acceder a una obra? Es un proceso apasionante y que nunca termina, pues con la música pasa algo diferente al acceso a otro tipo de expresiones artísticas, ya que las obras nos van revelando, cada vez que las volvemos a escuchar, nuevos detalles y sentidos, pues nuestros estados anímicos pueden ser diferentes cada vez. Lo primero que hay que hacer ante una obra es, pues, escucharla varias veces, algunas de ellas, reitero, con plena atención. Adicionalmente es importante buscar información sobre la obra y el compositor para así contextualizarla en su tiempo.

 Finalmente conviene leer lo que dicen los expertos sobre la obra para profundizar en sus características y valores musicales, por lo cual recomiendo ampliamente al musicólogo español Ramón Gener, quien tiene una especial y amena cualidad de hacer muy accesible las explicaciones musicales a todo tipo de géneros propios de la llamada música clásica.

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx

Un viaje por el arte y la música a través de las emociones. Ramon Gener

También puede escanear el código QR

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Música para contemplar la Eucaristía

Sergio Padilla Moreno El pasado jueves 16 de junio celebramos la Solemnidad del Cuerpo y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *