Home / Cultura / Ars Cordis / El bosque del piano

El bosque del piano

Sergio Padilla Moreno

Hace algunos años, mientras veía discos compactos en una tienda, la persona que me acompañaba comentó que le llamaba la atención que había varias grabaciones de una misma obra, hecho que se le hacía un tanto incomprensible. Pero quienes estamos, de alguna manera u otra, inmersos en el mundo de la música clásica, sabemos que cada grabación de una misma obra tiene un sabor y característica peculiar.

No es extraño que los melómanos tengan varias versiones de una misma obra.

Una joya en Anime

Es por esto por lo que vale la pena ver la magní­fica serie japonesa de Net‑flix titulada “El bosque del piano”, la cual, aunque ya me la habían recomendado, no había visto un tanto prejuiciado porque se trata de una serie del género conocido como Anime, del que no me sentía especialmente atraído; pero la realidad es que es una verdadera joya por la historia y por los profundos e intensos acercamientos al sentido de la música, especialmente del compositor polaco Federico Chopin. La serie consta de dos temporadas de doce episodios cada uno.

La trama de la historia está muy bien tejida en torno a un peculiar chico japonés llamado Kai Ichinose, quien paulatinamente va descubriendo y perfeccionando sus habilidades para tocar el piano, y con quien concurren una serie de personajes muy bien construidos para mostrar la complejidad de la condición humana de cada uno de ellos. Todo esto lo lleva a participar en un mundialmente famoso concurso para pianistas en Polonia, donde los participantes tienen que interpretar diversas obras de Chopin.

Gracias a las peculiaridades y posibilidades narrativas del género Anime, la serie va profundizando las luchas interiores de los diferentes personajes para enfrentar su historia, sus miedos, desarrollar sus habilidades, etc. Pero, además, va presentando la importancia de valores como la gratitud, el compromiso, el cuidado y la honestidad, entre muchos otros.

El sello personal más allá de las notas

Pero, con relación a lo planteado al inicio de este escrito, la serie va mostrando que la música es mucho más que tocar las notas escritas en una partitura por algún compositor famoso. Durante el desarrollo de los concursos en que participan diversos pianistas, se va constatando que cada uno le imprime un sello particular a su interpretación. En algunos casos hay pianistas que imitan a otros pianistas, desarrollando altos niveles de perfección técnica, pero adentrándose poco al espíritu de las obras; mientras que otros, los menos, se atreven a ir en la búsqueda de su propio piano para penetrar y mostrar los entresijos más profundos de cada compositor. Esto es precisamente lo que hace que cada músico interprete de manera diferente una misma obra y que eso haga muy apasionante el mundo de la música.

Un mensaje interesante que aporta esta serie, desde la perspectiva cristiana, es el llamado a descubrir y desarrollar los propios talentos que Dios nos dio y ponerlos al servicio de los demás, sin importar el o­ficio o la profesión, y donde “descubramos nuestro propio piano.”

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Una experiencia viva del Salmo 19

Sergio Padilla Moreno El 13 de octubre se cumplieron 49 años del accidente aéreo en …