Home / Cultura / Ciencia, Cientificismo y Verdad

Ciencia, Cientificismo y Verdad

Oscar Trujillo, Divulgador Científico

La palabra ciencia viene del latín scientia que significa conocimiento, y eso es en esencia: conocimiento. En la antigüedad la palabra ciencia se refería a todo tipo de conocimiento, tanto filosófico como teológico. A partir del siglo XVIII y con el rápido avance de la tecnología, la palabra ciencia fue cambiando su significado y comenzó a referirse exclusivamente a cierto tipo de conocimiento, el obtenido por el método tan exitoso y capaz de generar dicha tecnología: el método científico. En la actualidad cuando se habla de ciencia únicamente se refiere al conocimiento adquirido por el método científico, por lo que la filosofía y la teología quedaron excluidos de ella.

Coloquialmente las ciencias se dividen en ciencias duras y blandas, dependiendo de la falsabilidad del conocimiento. La más dura de todas es la física, considerada también la más fundamental, ya que exige fuertes evidencias experimentales además de un marco matemático riguroso. Las ciencias blandas incluyen a las ciencias sociales y humanísticas.

Por otro lado, el cientificismo es una postura filosófica que solo admite al conocimiento científico como válido y verdadero. Los cientificistas descartan cualquier conocimiento que no se adquiere por el método científico. Pero ¿puede ser que solo la ciencia conozca la verdad? Definitivamente no, hay hechos de cuya veracidad estamos seguros y no pueden ser contrastados por la ciencia. Por ejemplo: todos estamos seguros cuando amamos a alguien, pero no hay un experimento científico que pueda probarlo o refutarlo inequívocamente. Otros ejemplos son los dogmas de la iglesia católica.

Por alguna razón lo científicos “duros” –como los físicos—tienden a tomar la posición cientificista y reducir todo a las leyes de la física. Ellos creen que la física explica la química, la química explica la biología y la biología explica la psicología. Por lo anterior, la teoría que unifica las 4 fuerzas fundamentales de la naturaleza la han llamado “la teoría del todo”, aunque esté muy lejos de explicarlo todo.

Como comenté, toda teoría física debe estar acompañada de un modelo matemático con el que, dadas ciertas condiciones iniciales, se pueda predecir la evolución del sistema. Sin embargo, las matemáticas también tienen sus límites. Esto fue demostrado por el gran lógico y matemático austriaco Kurt Gödel con sus teoremas de la incompletitud. El primer teorema establece que en cualquier sistema matemático existen proposiciones verdaderas que no pueden ser demostradas con los axiomas con los que está construido dicho sistema. El segundo afirma que dichos sistemas no pueden probar su propia consistencia. Con estos teoremas Gödel dio un duro golpe a las matemáticas, terminando con la creencia de que se podía demostrar su completitud y consistencia.

Un ejemplo de la inconsistencia en las matemáticas es la suma de todos los números naturales (enteros desde el 1 hasta el infinito), muchos matemáticos afirman que es igual a — 1/12—¡lo que es completamente ilógico! — pero que el genio matemático indio Srinivasa Ramanujan demostró en sus famosas series infinitas (la biografía de este genio se puede ver en la película “El hombre que conoció el infinito”). Otros matemáticos lo han demostrado de diferentes maneras, pero también algunos de ellos han demostrado lo contrario. ¿Quién tiene la razón? Varias áreas de la física asumen el resultado anterior como verdadero, pero ¿y si no lo es? Esa física se vería comprometida.

Lo anterior demuestra que la posición cientificista es incorrecta, las ciencias duras son incapaces de conocer toda la verdad, en algunos casos solo queda tener fe, fe en lo que sabemos de una manera racional que es verdad pero que no podemos demostrar científicamente, cómo: la existencia de Dios.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Jesús García González (1935-2022): Sacerdote en la acción social católica de nivel mundial

José Guadalupe Sánchez Suárez Testigo privilegiado del posconcilio, Jesús García fue también protagonista de los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *