Home / Cultura / Ars Cordis / El arte de hacer un alto para escuchar la vida
Foto: Luis Irisarri

El arte de hacer un alto para escuchar la vida

La pandemia nos ha traído un mensaje contundente y la oportunidad de replantear el sentido de nuestras vidas.

Sergio Padilla Moreno

Hace unos días, en el diario español El País, se publicó una interesante entrevista con Javier Camarena, considerado uno de los mejores cantantes de ópera del mundo. El tenor mexicano, nacido en Xalapa, Veracruz en 1976, fue reconocido recientemente por la prestigiosa organización International Opera Awards como Cantante Masculino del Año, en un justo reconocimiento a un artista que ha sabido desarrollar su talento con trabajo, disciplina y pasión. Vale la pena echarle un ojo a su página de Internet: www.javiercamarena.com

Cuando la vida nos pone un alto

La ascendente y exitosa carrera de Javier tuvo su culmen en 2019, año en el que cantó en varios de los más prestigiados teatros del mundo; sin embargo, antes de debutar en un nuevo rol en Madrid, a finales de ese año, algo se movió en su interior: “En ese momento yo sentí ya que no era feliz cantando, que antes de la felicidad aparecía la responsabilidad, me podía más eso que el placer.” Pocas semanas después, Javier Camarena enfrentó el paro de toda la actividad operística a causa de la pandemia, pero, al parecer, fue algo providencial para él, pues ahora reconoce que ya estaba a punto de fundirse física y mentalmente a causa del exceso de trabajo y el estrés.

Cuando pudo regresar a los escenarios, en el segundo semestre del año 2020, Javier constató que su cuerpo le mandó el mensaje de parar todavía más, pues sufrió una pequeña lesión en una de sus cuerdas vocales, hecho que le obligó a buscar tratamiento médico especializado y cancelar varias de sus presentaciones agendadas en Bérgamo, Berlín y Nueva York. Mientras atendía su dimensión física, Javier pudo escuchar lo que su mente y emociones le decían. Afortunadamente entendió el mensaje:

“En algún punto, mi vida dejó de tener el mismo rumbo y propósito […] Necesitaba una reconexión con el espíritu, con el corazón: el ánimo me lo pedía a gritos, así que he cambiado mi escala de prioridades”.

¿Qué nos ha dicho el Covid?

¿Qué hubiera pasado con Javier Camarena de no haber hecho el alto obligado por la situación planetaria que estamos enfrentando? A la luz de la experiencia del tenor mexicano conviene hacernos la misma pregunta.

Desde una perspectiva creyente y contemplativa vale la pena escuchar las palabras del P. Javier Melloni SJ, en entrevista otorgada al citado periódico español, pues reconoce que el virus provocador de esta pandemia no es un enemigo, “sino como un adversario portador de un mensaje severo que hemos de saber interpretar”.

En su perspectiva el virus nos dice: “Parad y re­flexionad hacia dónde queréis ir. Todavía estáis a tiempo. Vais en un tren a toda velocidad, estáis a punto de tomar una curva y, si no frenáis, saltaréis por los aires”.

Pero hay algo triste que es importante agregar: vivimos en un mundo tan desigual e injusto, que no todas las personas se pueden dar el lujo de parar y replantearse el sentido de su vida, pues la precariedad en la que viven, a causa de las estructuras de pecado que hay en este mundo, no se los permiten.

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx

Una furtiva lagrima – Bis Javier Camarena en el Teatro Real

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Sentir y gustar de las cosas internamente

Sergio Padilla Moreno En la segunda anotación preparatoria a los Ejercicios Espirituales, San Ignacio de …