Home / Cultura / Ars Cordis / ¿Hay mujeres directoras de orquesta?

¿Hay mujeres directoras de orquesta?

Antonia Brico desafió los prejuicios e hizo historia al convertirse en la primera mujer en dirigir una orquesta sinfónica.

Sergio Padilla Moreno

Una pregunta que suele resonar entre diletantes en el campo de la música clásica es ¿por qué hay pocas directoras de orquesta? O por lo menos ¿por qué no hay directoras de orquesta famosas? Lo cierto es que, hoy en día, son varias las mujeres que han destacado al frente de las mejores orquestas del mundo, entre las que habría que mencionar a la finlandesa Susanna Mälkki, quien ha sido de las pocas mujeres que han dirigido a la Orquesta Filarmónica de Berlín.

Otras artistas que actualmente empuñan la batuta como invitadas en diversas orquestas del mundo son: Marie Jacqot, Marin Alsop, Mirga Grazinyte-Tyla y Shi-Yeon Sung, por mencionar algunas; aunque todavía ninguna de ellas tiene cargo de directora titular en algunas de las orquestas más importantes del orbe. Seguramente al público mexicano le vendrá el nombre de Alondra de la Parra, quien fuera, por corto tiempo, directora titular de la Orquesta Filarmónica de Jalisco y quien ha destacado a nivel internacional.

El valor de atreverse

El hecho de que varias mujeres hayan roto el estereotipo respecto a que el director de orquesta debe ser un varón, hace que valga la pena ver la película holandesa Antonia: una sinfonía (De Dirigent), protagonizada por Christanne de Bruijn y dirigida por Maria Peters.

El filme se acerca a la vida de Antonia Brico (1902-1989), quien en los años veinte del siglo pasado soñó con convertirse en una directora de orquesta, puesto vedado para una mujer, por lo que, además de dedicarse a estudiar, tuvo que sobreponerse a las burlas y la férrea oposición, incluso de muchas mujeres.

En una de las escenas de esta película, disponible en Netflix, se hace patente el siguiente cuestionamiento: “¿Cómo esperar que un grupo de músicos varones que conforman una orquesta obedezcan a una mujer?”. La historia nos dirá que fue la primera mujer en dirigir la Filarmónica de Berlín y la Filarmónica de Nueva York, ni más, ni menos.

Un ejemplo a seguir

Otro de los grandes logros que nos muestra la película, es el hecho de que Antonia Brico formó una orquesta con puras mujeres que demostraron, con su indudable talento, que podían ejecutar los instrumentos que se pensaba, eran exclusivos para hombres, como los timbales y los trombones, por ejemplo.

Sin embargo, a pesar de todo su esfuerzo, tuvo que lidiar toda su vida contra el machismo y la cultura patriarcal. Ciertamente su esfuerzo abrió camino a la mujer en la dirección orquestal, pero, en este y muchos otros ámbitos, queda mucho todavía por hacer.

En la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, el Papa Francisco nos recordaba: “La Iglesia reconoce el indispensable aporte de la mujer en la sociedad, con una sensibilidad, una intuición y unas capacidades peculiares que suelen ser más propias de las mujeres que de los varones. El genio femenino es necesario en todas las expresiones de la vida social; por ello, se ha de garantizar la presencia de las mujeres también en el ámbito laboral y en los diversos lugares donde se toman decisiones importantes”.

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx

Antonia: una sinfonía – Tráiler

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Sentir y gustar de las cosas internamente

Sergio Padilla Moreno En la segunda anotación preparatoria a los Ejercicios Espirituales, San Ignacio de …