Home / Cultura / La infertilidad humana calculada para 2045

La infertilidad humana calculada para 2045

Fabián Acosta Rico (UNIVA)

En la obra de Aldux Huxley Un mundo feliz se nos plantea una distopía en la que toda la reproducción humana es de forma asistida. Las factorías biotecnológicas se encargarán del trabajo, antes espontaneo y privado, de crear nuevos seres humanos. 

En estas circunstancias, el sexo ya no tiene una función procreativa sino que es meramente recreativo o lúdico. ¿Este futuro nos alcanzará? Parece que sí pero; no por una decisión tomada libremente como en la película de Gattaca experimento genético que, en términos eugenésicos, nos habla de la futura posibilidad de que las parejas opten por engendrar asistidamente para obtener, biotecnológicamente, bebes perfectos. 

Hay predicciones que estiman, con base en estudios científicos, que para el 2045 la humanidad podría ser infértil. Ya no habrá que salir a las calles a protestar a favor o en contra del aborto. Simplemente las parejas ya no podrán de forma natural concebir un hijo.  

Espermatozoides a la baja   

La infertilidad, entendida en términos de la Organización Mundial de la Salud, como una enfermedad que afecta a hombres y mujeres en su capacidad de lograr en pareja, de forma natural, un embarazo afecta en la actualidad a 186 millones de personas en el mundo. En el caso de los hombres en problema más recurrente es el bajo nivel de semen o falta de movimiento de los espermatozoides.   

Sobre esta problemática, los estudios arrojan resultados desalentadores; en uno del 2017 que analizó 185 investigaciones que involucraron a 40 mil varones que dieron su muestra de semen entre 1973 y 2011. El análisis develó que en Occidente díganse Norte América, Europa, Australia y Nueva Zelanda se ha presentado una disminución de aproximadamente del 52% en la concentración de esperma y de casi 60% en el total de espermatozoides contabilizados en las muestras. 

La investigación se hizo extensiva a Sudamérica, Asia y África presentando disminuciones pequeñas; pero estos conteos pudieron deberse a que no hay muchos estudios en estos países antes de 1985. 

Nuestro modo de vida moderna con alimentos sobre procesados, el sedentarismo y la contaminación junto con el calor extremo podría ser factores que están incidiendo en esta disminución de la fertilidad.

Modernidad que afecta a hombres y mujeres

De seguir las tendencias actuales todo se encamina para que la humanidad sea infértil para el 2045. La doctora Shanna Swan, coautora del estudio antes citado, en su obra Count Down del 2021, en la que abunda en los resultados de su investigación, descubrió que un cuarto de los hombres menores de 40 años ha experimentado disfunción eréctil por una baja en sus niveles de testosterona; en las mujeres ha aumentado la incidencia de abortos espontáneos un 1% cada año desde hace 20 años esto debido a la exposición a ciertos químicos. 

Sustancias como los ftalatos y bisfenol A estarían detrás de estos padecimientos. El primero es muy utilizado el procesamiento de alimentos y en productos de belleza; y está relacionado en la disminución en los niveles de testosterona y en el bajo conteo espermático. En la mujeres afecta a los ovarios adelantando la menopausia. El segundo, el bisfenol A es una sustancia empleada en la fabricación de plásticos y aparatos eléctricos, exponerse a él, según precisan los estudios, causa en los hombres una mengua en la calidad del esperma; en las mujeres ocasiona abortos.  

Una crisis reproductiva a mediano plazo podría tener repercusiones sociales graves. Imaginemos el escenario en el que sólo podamos reproducirnos de forma asistida esto ocasionaría que le control natal estaría en manos del mercado y condicionado a la capacidad económica de las parejas; las más pobres, las que no tuvieran el ingreso suficiente para pagar un tratamiento simplemente no lograrían engendrar. La procreación podría volverse un asunto elitista. Por otro lado la luchas abortistas y las leyes que permiten la interrupción del embarazo dejarían de tener razón o sentido. El mercado o incluso el Estado podrían condicionar nuestros derechos reproductivos adecuándolos a sus intereses o políticas.

Acerca de Miroslava Flores Torres

Revisa También

Sentir y gustar de las cosas internamente

Sergio Padilla Moreno En la segunda anotación preparatoria a los Ejercicios Espirituales, San Ignacio de …