Home / Cultura / No hay ecología sin una adecuada antropología

No hay ecología sin una adecuada antropología

Karime Ramos Godoy

El  daño ambiental severo y el  individualismo exacerbado que vivimos llaman claramente a regresar la vista sobre nosotros mismos. El mundo necesita que pensemos en la humanidad.

Durante este tiempo de gran avance tecnológico y del capitalismo, los principios éticos se han comportado como elásticos para solventar dichos cambios muchas veces disfrazado de crecimiento. Pero, ante dicho “estiramiento” todo tiende a vencerse y, es necesario que tomemos conciencia de nuestras decisiones, actitudes y comportamientos, del modo en el que pensamos, actuamos y educamos para poder entendernos como humanidad y no como individuos.

¿Qué idea del ser humano estamos heredando a nuestros hijos? Esa es la pregunta que debemos hacernos diario, ¿Qué idea y modo de vida estamos forjando? ¿es sostenible? ¿garantiza mi supervivencia, mi calidad de vida?

Creo que las respuestas, con el panorama actual, son más que obvias y visibles, el rumbo que hemos tomado no es el indicado, nuestra visión y comportamiento nos requiere el esfuerzo en ser responsables y pensar en los demás.

“En la raíz de muchos de los problemas medioambientales se descubre que el hombre a asumido una actitud imprudente, altiva, respecto de la naturaleza; como quien se cree con derecho a hacer cualquier cosa técnicamente posible con tal de que se revierta algún beneficio o bienestar a corto plazo.” 2

Las consecuencias de esta mentalidad son graves; somos capaces no sólo de maltratar la naturaleza, misma que nos alberga desde que nacemos y, lo más grave es que somos capaces de engañarnos a nosotros mismos con una visión corta y efímera del mundo.

Es momento de cambiar nuestra perspectiva, nuestro modo de pensar y actuar, como hombres, humanidad, formamos parte de la naturaleza, de esta casa común, estamos unidos al mundo por voluntad de Dios, pero,  para llegar  a este reconocimiento debemos entender que existe un orden por encima de nosotros, debemos reconocer la existencia de Dios y la necesidad de vivir en congruencia con este principio.

“El ser humano encuentra su verdadero sentido cuando reconoce la figura de un Dios que ha creado el universo como un conjunto armonioso en el que todo ser importa, cada uno con su propia naturaleza.” 3

_____________________________

2. Trigo, Tomás (ed). Cuidar la creación. 1ª ed. EUNSA: Pamplona, Navarra, España. 2016. Pág. 313.

3. Trigo, Tomás (ed). Cuidar la creación. 1ª ed. EUNSA: Pamplona, Navarra, España. 2016. Pág. 325.

Acerca de Hugo Rodríguez

Reportero y Community Manager en Arquimedios Guadalajara. | Ciencias de la Comunicación y Administración de la Mercadotecnia. | Periodismo Deportivo. | Locutor en Valora Radio y Radio María. | Reportero y Columnista en TR Fútbol.

Revisa También

El arte de mirar

Sergio Padilla Moreno Hace un par de domingos, la lectura del Evangelio de San Marcos …