Home / Cultura / Ars Cordis / Recordar que somos humanos

Recordar que somos humanos

No pasemos de largo ante el sufrimiento de los seres humanos.

Sergio Padilla Moreno

Han pasado ya 16 meses desde que inició la pandemia y las cosas parecen lejos de terminar, pues más bien nos vamos enfrentando cotidianamente a nuevas realidades, retos inéditos y modos de lidiar con un virus cuya dispersión ha sido posible gracias, en parte, al modo como hemos configurado nuestra organización humana o “civilización”. Muchos vieron con esperanza la llegada de las vacunas, pero otras voces dicen que ello no basta, pues no pocas veces se pone por encima de la persona a la economía o los intereses políticos, provocando condiciones estructurales que nos dejan vulnerables, en diversos grados, ante la enfermedad.

El Papa Francisco dijo el 27 de marzo del año pasado: “La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades. Nos muestra cómo habíamos dejado dormido y abandonado lo que alimenta, sostiene y da fuerza a nuestra vida y a nuestra comunidad. La tempestad pone al descubierto todos los intentos de encajonar y olvidar lo que nutrió el alma de nuestros pueblos”.

Volver a los orígenes

Una de las muchas enseñanzas de estos tiempos es la necesidad de replantear nuestro paradigma civilizacional, especialmente la importancia de propiciar la comunidad cooperativa, empática y solidaria. Me parecen muy válidas las palabras del teólogo brasileño Leonardo Boff cuando dice “nuestro paradigma civilizacional, elaborado en Occidente y difundido por todo el globo, está haciendo agua por todas partes. Los desafíos globales son de tal gravedad, especialmente los de naturaleza ecológica, energética, alimentaria y poblacional, que estamos perdiendo la capacidad de darles una respuesta colectiva e incluyente. Este tipo de civilización se va a disolver.” Cuando cuestionaron a Mons. Oscar A. Romero -asesinado en 1980 y canonizado en octubre de 2018- sobre cómo ser solidarios con el pueblo salvadoreño, contestó:

“No se olviden que somos seres humanos. No pasemos de largo ante el sufrimiento de los seres humanos. El olvido de lo humano es principio fundamental de deshumanización”.

En estos meses hemos sido testigos de nuestra vulnerabilidad. Seguramente muchos ya pronunciamos nombres de hombres y mujeres, amistades, familiares y colegas de trabajo que han muerto a causa del Covid-19. Pero también, quizá ya muchos hemos contraído la enfermedad y padecido sus muchas facetas y manifestaciones, pero pudimos recuperar la salud y experimentar, pues a veces se nos olvida, que somos humanos, vulnerables y que necesitamos de las y los demás.

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx

¡Resucitarás!

Así pues, la vida nos pone ante el dolor, el sufrimiento y la muerte, pero por la fe sabemos que estas realidades no tienen la última palabra, pues estamos ciertos que resucitaremos en Cristo. Propongo escuchar, como lo he hecho en más de una ocasión en esta columna, la Segunda Sinfonía “Resurrección”, de Gustav Mahler (1860-1911). La quinta parte es una de las páginas más bellas de la música, cuando con profunda inspiración el compositor proclama: “¡Resucitarás, sí, resucitarás, corazón mío, en un instante! Por lo que has latido y luchado, ¡habrá de llevarte a Dios!”.

2ª Sinfonía (Final) Mahler, Leonard Bernstein. Subtítulos en español

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Sentir y gustar de las cosas internamente

Sergio Padilla Moreno En la segunda anotación preparatoria a los Ejercicios Espirituales, San Ignacio de …

Un comentario

  1. Excelente reflexión, lo importante que son los situaciones de caos para nuestro crecimiento y adentramiento. Muchas gracias por compartir y hacernos ver en que podemos mejorar cada día.