Home / Cultura / Ars Cordis / San José, los papás de hoy y Rigoletto

San José, los papás de hoy y Rigoletto

La misión de ser padre no es tarea fácil. A través de la Carta Apostólica Patris Corde, el papa Francisco nos invita a reflexionar sobre la figura paterna.

Sergio Padilla Moreno

El pasado 8 de diciembre, el Papa Francisco emitió la Carta apostólica Patris corde (Con el corazón de un padre), con motivo del 150 aniversario de la declaración de San José como patrono de la Iglesia universal. Sin duda es un gesto muy importante del Papa para recordar, a los creyentes y personas de buena voluntad, las virtudes evangélicas del hombre que fungió como padre terrenal de Jesús, más ahora que hay que revisar y replantear radicalmente los modelos culturales de ser padre en el mundo de hoy.

Una tarea complicada

Ejercer en estos tiempos la paternidad no es fácil pues, a menudo, los padres hemos cometido graves errores. Permítanme compartir un recuerdo: hace varios años, mientras teníamos una sesión de catequesis de preparación a la primera comunión en una parroquia urbana marginada y con familias muy fracturadas, una catequista enfrentaba una extraña reacción entre las niñas y los niños cuando intentaba explicar el tema de la paternidad de Dios en relación con su experiencia paterna; más que despertar emoción, los ojitos reflejaban tensión y temor. Luego entendimos que la causa de esta reacción era la mala experiencia que muchos de ellos habían tenido con su papá.

En la carta, el Papa Francisco aborda a San José como padre amado, padre en la ternura, en la obediencia, la acogida, en la valentía creativa, como padre trabajador y en la sombra. Valdrá la pena leer, reflexionar, meditar y orar cada uno de esos rasgos y dejarnos tocar por ellos.

José y los padres actuales

Para enriquecer lo planteado por el Papa sugiero leer al jesuita Benjamín González Buelta hace una bella y profunda reflexión sobre San José en su libro “Letra pequeña” (Buena Prensa, 2017) cuando habla de Nazaret como lugar de cotidianidad donde se gestó el Evangelio: “En cada gesto de Jesús se podía leer la influencia de María y de José […] ¿Qué calidad de vida experimentó Jesús entre los límites geográficos y humanos de Nazaret, para salir después a comunicarla? ¿Cómo escuchó a José decirle «hijo» y cómo lo vio y lo amó Jesús para reconocerse después como el Hijo del Padre y llamarle también «Abbá» como a José? […] Primero aprendió Jesús a llamar «Abbá», papá, a José. Después se dirigirá al Padre con esa misma palabra.”

Será importante, insisto, que a la luz de lo que propone el Papa sobre San José, se contraste el modo equivocado como no pocas veces hemos entendido el rol del padre en las familias contemporáneas.

La figura del padre en la ópera

El arte operístico puede llevarnos a esta reflexión de la mano de algunas de las composiciones del italiano Giuseppe Verdi, quien vivió experiencias muy profundas sobre la paternidad, las cuales reflejó en varias de sus óperas. En Rigoletto, estrenada en 1851, presenta al bufón en una frívola casa de nobleza de Mantua y quien no era precisamente un modelo de virtud, pero donde se exalta el amor, ternura y cuidado de su hija Gilda.

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx

Verdi – Rigoletto

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Su Majestad, el centenario Franco Corelli

Sergio Padilla Moreno El pasado jueves 8 de abril se cumplió un siglo del nacimiento …