Home / Cultura / Útiles escolares: un reto moral y ecológico

Útiles escolares: un reto moral y ecológico

Karime Ramos Godoy

Este es un llamado de la tierra, del aire que respiramos, los árboles que nos dan de comer  y refrescan nuestro día, los animales que nos rodean y alegran la vida y nos alimentan, es un llamado de la Casa Común a moderarnos y re-descubrir el valor de la responsabilidad, humildad y de la conciencia.

Antes de comprar todo nuevo porque inicia el ciclo escolar, les recuerdo, revisen lo que ya se tiene; desde un borrador hasta la mochila, no se cambia todo cada año.  Permitamos a las cosas que nos sirvan por el tiempo que están diseñadas a durar. Una mochila bien lavada aporta lo mismo que una nueva y cuidamos el ambiente y nuestros bolsillos. Las libretas que nuestros hijos no utilizan al 100% deben seguirse usando, cambiando etiqueta y recortando hojas utilizadas quedan listas para un nuevo ciclo. Invitemos a nuestros hijos al proceso, que sean ellos quienes nos ayuden a la limpieza de los útiles del año pasado que aún sirven y pueden utilizarse otro periodo. Con los libros, lo mismo, hablemos con conocidos y seguro algunos (sobre todo los de lectura) pueden utilizarse de nuevo para evitar tenerlos guardados o tirarlos y generar más basura.

“Es un hecho que, cuando los hábitos de una sociedad afectan el rédito de las empresas, éstas se ven presionadas a producir de otra manera. Ello nos recuerda la responsabilidad social de los consumidores. << Comprar es un acto moral, y no sólo económico>> Por eso, hoy << el tema del deterioro ambiental cuestiona los comportamientos de cada uno de nosotros. >> (Laudato si, n. 206)

No debemos separar nuestra conducta de la ética, cada uno de nuestros actos lleva un calificativo moral; es decir, una buena o mala decisión interna simplemente se refleja en nuestros actos y de ahí se desprende que hasta en los preparativos de un nuevo ciclo escolar de nuestros hijos, se vea reflejada en cada minucia, nuestra conciencia moral.

Marquemos el cambio que el ambiente requiere, seamos congruentes, éticos hasta en la compra de los materiales y, seguramente, el tomar conciencia de cada acto, desde el más pequeño, nos pondrá en el camino del verdadero cambio a una conciencia ecológica que tanto necesitamos y para la que estamos llamados.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Una experiencia viva del Salmo 19

Sergio Padilla Moreno El 13 de octubre se cumplieron 49 años del accidente aéreo en …