Home / Cultura / 25 años de ser: “La mano del Obispo que cuida y acobija”

25 años de ser: “La mano del Obispo que cuida y acobija”

Nicolle Alcaraz

Con motivo del vigésimo quinto aniversario de las Misioneras de Cristo Resucitado (que posteriormente tendrían también su rama masculina), el domingo 24 de octubre se celebró una misa oficiada por el Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara. Esto dentro de las instalaciones del Proyecto de Atención Integral a la Persona Inmunodeprimida A.C. (PAIPID).

Durante la ceremonia renovaron sus votos las hermanas Sor Virginia de Jesús Hernández Rodríguez y Sor Guadalupe Montserrat del Tepeyac Gama Barajas, quienes forman parte de las más de 50 integrantes que constituyen a la congregación.

SER PERSEVERANTES Y CONFIADOS EN DIOS

En la homilía, de acuerdo a la liturgia del día, se habló sobre la historia de Bartimeo, a quien Jesús sanó de su ceguera en el pueblo de Jericó. El Cardenal Robles hizo hincapié en que, al igual que aquel ciego que fue reprendido por varios presentes tras haberle gritado y llamado a Jesús, habrá también quienes nos desalienten de hablar y en encontrarnos con Cristo. Sin embargo, hay que perseverar y con­fiar en que habrá otras personas que nos alentarán en esa misión. Y que, como Bartimeo, quien no solo descubrió la luz de sus ojos al ser curado, sino también la luz de la fe, “mientras no encontremos a Jesús, seremos ciegos”

¿QUÉ ES EL PAIPID?

El PAIPID es un proyecto que se fundó con el fin de brindar atención y cuidado a enfermos del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), tanto a nivel médico, como psicológico. Además de proveer información a la comunidad en general respecto a éste padecimiento. Todo de forma gratuita. En la actualidad se encuentra presente en diversos estados de la República, además de otros países como África, Ecuador y, más recientemente, Haití.

EN RESPUESTA A LOS ENFERMOS DE SIDA

Sor Bertha López Chávez, madre fundadora de las Misioneras de Cristo Resucitado y del PAIPID, ha dedicado su vida al cuidado de los desamparados. Gracias a ella, miles de personas enfermas y sus familias han podido encontrar apoyo para una enfermedad que, por mucho tiempo, era una condena de muerte.

Durante su discurso, ella explicó que “la misión de los misioneros es responder a aquellos humanos que sufrían tanto y estaban siendo abandonados”, además de ser “una terapia para la humanidad”.

El templo, rebosante de feligreses, fue una prueba viva de todo el auxilio que estas misioneras han brindado a la comunidad. Las sillas se extendían hasta el exterior del recinto, e incluso muchas personas terminaron por reunirse de pie alrededor del lugar. Pero, con todo y la falta de asientos, la gente se percibía contenta de poder atestiguar el momento.

MUESTRA DE COMUNIÓN Y CARIDAD

La hermana terminó su intervención agradeciendo a la Diócesis de Guadalajara, la cual siempre se ha mostrado solidaria cuando las misioneras y, en concreto el proyecto, lo necesitaban. “Cuando hacía falta comida o medicamento, les hablábamos y aquí llegaba, nunca nos han dicho que no. Nada nos hacía falta”, comentó.

Al terminar la eucaristía, entre porras, las hermanas acompañaron al Cardenal hasta la salida. Y los asistentes aprovecharon el momento para conversar con las misioneras y darles gracias por sus servicios en forma de abrazos y reverencias.

¿CÓMO APOYAR?

Si deseas ayudar a esta causa, puedes comunicarte al teléfono (33) 36 81 26 79, o enviar un correo a la dirección contacto@paipidgdl.org,  en donde podrán asesorarte respecto a que las diferentes maneras en que se puede colaborar. De igual forma, si estás interesada en formar parte de las Misioneras de Cristo Resucitado, puedes contactarlas a través del correo misioneravocacional@gmail.com, para conocer los requisitos y familiarizarte con las distintas etapas de formación.

Acerca de Nicolle Alcaraz Martinez

Comunicóloga y reportera para El Semanario de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Revisa También

LA CONVERSIÓN DE SAN PABLO

Pbro. Adrián Ramos Ruelas Al comenzar un nuevo año acostumbramos hacer propósitos para ser mejores …