Home / Edición Impresa / Acudir a los templos para vivir nuestra fe

Acudir a los templos para vivir nuestra fe

Hugo Gaucín

Después de que la crisis por COVID19 nos recluyera, somos testigos del “enfriamiento” que esto ha provocado. Esta Semana Santa estamos llamados a congregarnos para celebrar los misterios más importantes de nuestra fe, y solo en caso de enfermedad o por una cuestión extraordinaria, participar virtualmente en la Misa.

La Semana Santa inicia con el Domingo de Ramos y culmina con Domingo de Resurrección. Para que puedas vivir estos días participando consciente, activa, fructuosa, plena y piadosamente, queremos darte a conocer algunos datos y signos que podrás observar en las celebraciones.

¿Por qué Semana Santa cae en días distintos cada año?

Todo inició en el año 325. Las fiestas de los Misterios del Señor se celebraban desde los inicios, pero cada comunidad cristiana tenía sus tiempos y formas. Los obispos reunidos en el Concilio de Nicea (años 325) fijaron la fecha de la Pascua para que todos los cristianos de Occidente celebraran juntos.

Se basaron en las narraciones del Evangelio y el calendario lunar, la Pascua debería ser celebrada después de la primera luna llena del equinoccio de primavera, entre el 22 de marzo y el 25 de abril. Ahora también ya sabes que a los días santos siempre los acompaña una maravillosa luna llena.

En la lectura del Evangelio dentro de Misa se lee el texto de la Pasión del Señor, y aunque contrasta la alegría de inicio con la narración posterior sobre la muerte del Señor, sabemos que el mesianismo de Jesús se revela precisamente en su pasión y su cruz, que evoca a las profecías del libro del profeta Isaías.

Ramos de Palma. El uso de las palmas realmente era una tradición romana del tiempo de Jesús que expresaba victoria; la Iglesia adoptó este símbolo.

Una celebración cargada de muchos signos es la Cena del Señor donde Cristo instituye el sacramento de la Eucaristía, el mandamiento del amor con el lavatorio de pies y la institución del Sacerdocio: “Hagan esto en recuerdo mío” (Lc 22,19), y la memoria de la noche en agonía de Nuestro Señor, su oración y su apresamiento.

Vino y pan. Elementos relevantes en esta celebración que se convertirán en el Cuerpo y Sangre del Señor.

– Lavatorio de pies. Se lee la lectura del evangelio de San Juan, único donde aparece este testimonio. Anuncia, junto con la Cena, la entrega que hará Jesús en el abajamiento por amor al servicio de los demás para la salvación. La tradición ha encontrado formas distintas de hacer memoria de este pasaje de la Escritura, lo común es ver al sacerdote lavar los pies a algunas personas, en representación de Cristo y los Apóstoles.

– La Institución de la Eucaristía. Refiere al momento central de la Santa Misa, todas las lecturas evocarán este momento, pero de manera especial la consagración del vino y el pan. Distintos nombres escucharemos como sinónimos: Fracción del Pan, Acción de gracias, Cena del Señor. 

El Monumento del Jueves Santo. Es un espacio donde se reservan las hostias consagradas de la Misa para el Viernes Santo. Es un culto que se atestigua desde los inicios del cristianismo. Después de la Misa del Jueves Santo, los diáconos reservaban la Comunión en la sacristía. A fines del siglo XI se tiene dato de que se hace un traslado con una procesión. Ya puesto el Señor en el monumento altar, el Pueblo de Dios se queda en oración de adoración parte de la noche.

Viernes Santo

No es un día fúnebre, es un día de reflexión y profundización del Misterio de la muerte del Señor en la Cruz y su paso a la vida, amor que nos da la redención. El clima es de silencio y austeridad, ayuno y abstinencia.

Ese día no se celebran sacramentos hasta el sábado en la noche. Es un día lleno actividades: oraciones en la mañana, rezo y/o representación del Viacrucis, Rosario del Pésame, y otras muchas expresiones de piedad popular.

La más importante e imprescindible es la celebración litúrgica de la Muerte del Señor.

Algunas cosas que veremos son:

Evangelio, Pasión de nuestro Señor según San Juan. Cuando en la lectura se narra la muerte de Jesús, toda la comunidad se pone de rodillas y aguardan en silencio. Esta lectura es el testimonio del único apóstol que se quedó y acompañó los acontecimientos narrados.  (FOTO 7-2)

Adoración a la Cruz. Se presenta a la comunidad un crucifijo cubierto que poco a poco descubrirá el sacerdote mientras recita: “Miren el árbol de la cruz, donde estuvo clavado Cristo, el Salvador del mundo”, y todos contestan: “Venid y adoremos”.

El Sacerdote va al lugar donde se reservó al Señor, y lo trae para que la gente comulgue. Mientras llega veremos que se pone un mantel, pero en cuanto se reserve al Señor de nuevo todo será recogido. Ese día no vayas a animarte a cantar al final, ya que todos salen del templo de nuevo en silencio.

El Sábado Santo 

Hay testimonios antiguos de las celebraciones primitivas de la Vigilia Pascual. Siempre se ha celebrado al caer la tarde y las horas de la madrugada. La Resurrección del Señor, la Pascua, es la solemnidad de las solemnidades, la celebración más importante de los cristianos. La Iglesia llama en uno de sus mandamientos a que se comulgue por lo menos una vez al año aclamando principalmente este día.

Lucernario y Pregón Pascual. Prepárate para esta celebración con un bonito Cirio Pascual. La celebración inicia con una fogata fuera del templo, es el fuego nuevo que se bendice, fuego con el que se prende el cirio que representa a Cristo Resucitado, Luz del mundo, y del cirio pascual los pequeños cirios de los fieles. El Pregón Pascual, que se entona o se lee, es una riqueza que se vive una vez al año, no pierdas esta oportunidad.

Liturgia de la Palabra. Es un momento amplio, en el que se leen 7 lecturas del Antiguo Testamento y dos del Nuevo testamento. Culmina con el Evangelio que atestigua la Resurrección.

– Se canta GLORIA. Después de parar desde el Miércoles de Ceniza el canto de Aleluya y Gloria, entre sonidos de campanas, panderos, y todo instrumento alegre, toda la comunidad canta Gloria.

Liturgia bautismal. En algunos templos se bautizan niños o adultos, pero todos renovamos el compromiso bautismal y somos rociados del agua bendita de la pila. El elemento del agua posee significados de vida y purificación.

Acerca de Miroslava Flores Torres

Revisa También

Día Mundial del Refugiado

Luis Sánchez Durante lo que va del año, hemos sido testigos de cómo 8 millones …