Home / Edición Impresa / Formando una gran familia, Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios

Formando una gran familia, Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

El señor Cura Juan Bojórquez Aguirre tiene seis y medio años al frente de la Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios, en la Colonia Gustavo Díaz Ordaz, muy cerca de Av. López Mateos y Av. Las Fuentes, en Zapopan.
Por su parte, el Padre Eduardo Francisco Pérez Pelayo, Vicario Parroquial, tiene apenas dos y medio años como Sacerdote, llegó a la comunidad
hace 8 meses, y éste es su tercer destino sacerdotal.
Nuestra Señora de los Remedios es una Parroquia que está por cumplir tres décadas (en 2023). La comunidad se desprendió de Santo Niño de Atocha, en Pinar de la Calma y pertenece al Decanato de Santa Rosa, en Las Águilas, que fue la Parroquia madre de todas las Parroquias que están
en esa zona.

UNA MISMA IGLESIA
El señor Cura explica que siempre se ha trabajado en comunión con el proceso diocesano de pastoral, y en este momento la prioridad es reactivar la Misión de la Misericordia.
“Tuvimos nuestra asamblea parroquial en noviembre para evaluar el 2021, que fue un año atípico todavía, aunque pudimos hacer más cosas que hace dos años que tuvieron que cerrarse los templos; este año todavía fue de un ritmo un tanto lento. Este año estamos con toda la intención de ponernos nuevamente en camino, de acuerdo al lema de las asambleas diocesanas: ‘Pónganse en camino’. Buscamos atender a las familias y jóvenes
en crisis; atender al tejido social descompuesto y atender a nuestros ancianos y nuestros enfermos solos y abandonados”, explicó el señor Cura Juan Bojórquez.


Por su parte, el Padre Vicario compartió que la otra periferia existencial identificada en la diócesis, la de los Sacerdotes en crisis, para su Parroquia
no es una prioridad, “porque gracias a Dios no nos sentimos en crisis aquí en la Parroquia, pero sí con mucha solidaridad hacia otros Padres del
Decanato y de la Diócesis, con mucha fraternidad. Aquí siempre son bienvenidos los Sacerdotes que llegan a cenar y a convivir, así como los Sacerdotes que estuvieron en la comunidad. Somos también
una familia sacerdotal”, asegura.
El primer Párroco de la comunidad fue el Padre Antonio Ortiz Gaspar, un Sacerdote muy querido por la comunidad y cuyos restos mortales reposan en las criptas del templo parroquial, pues así lo quiso él mismo. “Él fue quien sentó las bases. Hace 30 o 40 años, en este Decanato se trabajó mucho con el Sistema Integral de Nueva Evangelización (SINE). El Padre Antonio Ortiz también lo trabajó aquí en nuestra Parroquia, entre otras cosas, como la atención a los enfermos y en general, en formar la comunidad.
A él le tocó iniciar la obra material”.
Actualmente, la comunidad está integrada por personas de todos los sectores de población, es decir, hay jóvenes, niños, adolescentes, adultos y adultos mayores. Es una comunidad todavía formada por familias.
“La población es variada”, asegura el Párroco.

Una característica propia de la comunidad es el pequeño corredor industrial ubicado en las inmediaciones de la Av. Camino al Iteso, entre López Mateos y Periférico, que alberga a diferentes industrias en las que trabajan cientos de personas. Uno de los proyectos de la Parroquia es brindar la atención mediante una pastoral del trabajo.

La ubicación en el territorio parroquial de una empresa procedente de La India ha provocado que ciudadanos indios se avecinen en la colonia, e incluso hay quienes acuden a Misa a la parroquia.

ASÍ SE TRABAJA
La comunidad es pequeña, son alrededor de 5 mil habitantes, eso se refleja en la catequesis infantil, por ejemplo, pues en ella se atiende a 150 niños aproximadamente.

El hecho de tener poca población propicia que los Sacerdotes y los habitantes se conozcan, se identifiquen y tengan un trato cordial y familiar.

La Parroquia tiene la fortuna de contar con un buen grupo de jóvenes y adolescentes que realizan una importante labor social dentro de la comunidad. “Es el grupo de Cáritas, que habitualmente hay
en las comunidades, pero aquí le llamamos Caritas, sin acento, porque son rostros jóvenes quienes se encargan de esta pastoral, de atender a los necesitados: recopilar despensas, distribuirlas, etcétera. Ellos, además,
comunican la alegría de los jóvenes a los más necesitados. Tenemos muchos retos todavía, pero va consolidándose.
“Nuestra comunidad es muy generosa. La gente comparte su apoyo en especie para las despensas y los jóvenes se encargan de administrar y distribuir”, explica el Padre Eduardo Francisco.
En contraparte, el grupo de Pastoral de la Salud, que inició el primer Párroco, y que hace 30 años estuvo formado por personas jóvenes o de edad media, hoy se ha vuelto un grupo de adultos mayores, muchos de los cuales son ahora quienes requieren el apoyo.
“En la Parroquia vemos en nuestros adultos mayores la sabiduría, la historia y también una oportunidad de ser agradecidos; nos viene muy bien lo que el Papa Francisco constantemente recalca: el cuidado de los mayores, el no descartarlos; eso es algo que nos da mucha fuerza como comunidad”, añade el señor Cura.
Se cuenta también con la atención por parte de una psicóloga, cuya labor se ha hecho más importante durante la pandemia, pues el aislamiento y el
encierro hicieron estragos en la salud emocional de muchas personas.

Territorialmente, la Parroquia está integrada por ocho zonas pastorales, bajo la intercesión de los Mártires Mexicanos: San Cristóbal Magallanes, Santo Toribio Romo, San José María Robles (copatrono de la Parroquia), San Agustín Caloca, San José Isabel Flores, San Genaro Sánchez, San Tranquilino Ubiarco y Nuestra Señora de Guadalupe, un pequeño lunar de la colonia El Mante ubicado entre Periférico, López Mateos y la calle Camino al Iteso.

Así se viven las fiestas
El 1º de septiembre se celebra a Nuestra Señora de los Remedios; tradicionalmente se ha trasladado al domingo más cercano para propiciar que asista un mayor número de personas.
Las fiestas se celebran con un novenario y además de las celebraciones litúrgicas, tanto los Sacerdotes como la comunidad están convencidos de que también se evangeliza mediante la cultura, por lo que se realizan diversos eventos culturales de cine, música, canto, teatro con marionetas, entre otros.
Durante muchos, años la Parroquia fue una de las sedes parroquiales del Festival Internacional de Cine Con Valores, y en 2021 celebraron su primer Festival de Cine Parroquial.
“Acabamos de tener nuestro Primer Concurso de Nacimientos con fotografías y la respuesta fue tremenda. Tenemos muy presente la evangelización a través de la cultura”, asegura el señor Cura Bojórquez.

Los focos rojos
Una de las problemáticas sociales presentes en la comunidad es la adicción a las drogas por parte de algunos jóvenes, situación que preocupa tanto a los Sacerdotes como a los padres de familia.
“Nuestra autoridades, legalizando el uso de la marihuana, no nos ayudan. Que se den una vuelta a las colonias para que escuchen a los padres de familia, lo que están sufriendo por cosas de éstas”.
Aunque la comunidad atraviesa por un periodo de tranquilidad, la inseguridad ha sido un tema recurrente en la zona.

Grupos
• Catequesis infantil
• Catequesis presacramental
• Familia Educadora en la Fe
• Movimiento Misionero Católico
• Grupo Emaús
• Grupo de Animación Litúrgica (lectores y monitores)
• Acólitos
• Coros
• Grupo covid (atención a fi ltros sanitarios)
• Ministros Extraordinarios de la Sagrada
Comunión
• Caritas
• Pastoral de la Salud

Párrocos de la comunidad

  1. Sr. Cura Antonio Ortiz Gaspar
  2. Sr. Cura Enrique Barbosa
  3. Sr. Cura Gerardo Aviña
  4. Sr. Cura Juan Bojórquez Aguirre

Síguelos en facebook:
Nuestra Señora de los Remedios GDL

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Cardenal Robles reconoció a los maestros en su día

Nicolle Alcaraz Con motivo del Día del Maestro, el pasado 15 de mayo el Cardenal …