Home / Edición Impresa / “Padre, ¿Cómo puedo saber si estoy en la religión verdadera?”

“Padre, ¿Cómo puedo saber si estoy en la religión verdadera?”

Pbro. Eduardo Michel Flores

En cierta ocasión una joven universitaria me preguntó: “Padre, ¿Cómo puedo saber si estoy en la religión verdadera?”, yo le dije: “¿Por qué me preguntas eso?”, ella me contestó: “Es que esa es una duda que siempre he tenido y nadie me la ha respondido satisfactoriamente, mi mamá me dijo que yo debía creer que ésta era la religión verdadera porque sí, y ya, que no preguntara más; a un amigo le pregunté y él me dijo que no me preocupara por eso, que todas las religiones son iguales, porque todas sirven para lo mismo”, yo le respondí: “La religión verdadera sólo puede ser una, pues las religiones enseñan verdades que son contrarias entre sí.

Entonces ella me preguntó: “Y para saber que la nuestra es la única religión verdadera ¿se tienen que estudiar todas las religiones?”, yo le dije: “Para conocer la religión verdadera no hace falta estudiar todas las religiones, basta conocer los motivos de credibilidad de nuestra fe para saber que ésta es la religión verdadera. A quien afirma que todas las religiones son iguales hay que decirle que sería absurdo pensar que Dios hubiera revelado varias religiones que son contradictorias entre sí.

La única religión verdadera es la que Dios ha revelado, y la podemos conocer por señales ciertas, como son los milagros de Jesús”, entonces ella me dijo: “Yo tengo muchas dudas sobre este tema, incluso en la Universidad, una vez un profesor nos dijo que Jesús fundó la religión cristiana, así como Buda fundó la religión budista y Mahoma fundó la religión musulmana, etc., dándonos a entender que Jesús era un hombre como los demás, que había fundado una religión”.

Yo le respondí: “La religión católica ha sido fundada por Cristo, que es Dios; todas las demás religiones han sido fundadas por hombres mortales. Ni Buda, ni Mahoma, ni ningún fundador de religión alguna pretendieron nunca ser Dios. Jesucristo en cambio afirmó en repetidas ocasiones en su vida que Él era Dios.

La ocasión más solemne fue ante el sanedrín cuando lo interpeló el Sumo Sacerdote Caifás quien le preguntó: ¿Eres tú, el Mesías? ¿el Hijo del Bendito? y Él respondió: ‘Tú lo has dicho’, ante esta afirmación de Cristo, el Sumo Sacerdote lo llamó blasfemo, porque se igualaba a Dios y lo condenó a muerte. La blasfemia se castigaba con la pena de muerte entre los judíos. Para confirmar que era verdad lo que decía, “basta conocer los milagros que Jesucristo hizo, especialmente su propia resurrección”.

Entonces ella me preguntó: “Las diferentes iglesias cristianas dicen que Jesús es su fundador, ¿es verdad?”, yo le contesté: “Jesucristo fundó una sola Iglesia, no muchas, le dijo a Pedro ‘Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia’, también dijo ‘Habrá un solo rebaño y un solo Pastor’”.

La Iglesia fundada por Jesús es la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Todas las demás Iglesias y religiones no son la verdadera. Unas, porque no reconocen al verdadero Dios -como el Budismo-; otras, porque se separaron de la Iglesia verdadera -como el Protestantismo-”.

Ella me dijo: ¿No hay un argumento que sea el más convincente por el que podamos saber que la nuestra es la única religión verdadera?”, yo le respondí: “El argumento más definitivo y más convincente para saber que la nuestra es la única religión verdadera es el de la fe, es decir, porque le creemos a Dios, que nos ha revelado a través de la Sagrada Escritura que Él es el único Dios verdadero, que ha enviado a su Hijo Jesucristo al mundo para salvarnos, el cual ha muerto y resucitado por nosotros, y ha fundado su Iglesia para facilitarnos el acceso a la salvación.

Ella me dijo: “Padre, le agradezco mucho, es la primera vez que me dan una respuesta convincente a esta inquietud que yo tenía”.

La Iglesia, tal como la fundó Jesucristo, tiene cuatro notas características, es decir, cuatro señales distintivas, que son cuatro propiedades esenciales que, todas juntas, son exclusivas y manifestativas de la verdadera Iglesia de Jesucristo. Estas señales distintivas, estos atributos, son: unidad, santidad, catolicidad y apostolicidad. Por estas señales es que creemos que la Iglesia Católica es la única que Cristo fundó. Los católicos debemos saber y creer que estamos en la única verdadera Iglesia fundada por Jesucristo, para que la amemos más y la conozcamos mejor.

Que Dios los bendiga. Nos leemos la próxima semana.

Acerca de Miroslava Flores Torres

Revisa También

La estela de los intelectuales

José de Jesús Parada Tovar Numerosas y muy variadas han de ser las causas que …