Home / Iglesia en Guadalajara / Caminando en la unidad y el amor

Caminando en la unidad y el amor

Parroquia Jesús de Nazaret, Santa Paula

Pese a tener una fuerte problemática de violencia, alcoholismo y drogadicción, esta comunidad apuesta por la reconciliación y la fraternidad.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

La Parroquia Jesús de Nazaret está ubicada en la colonia Santa Paula,
en Tonalá, y está integrada en su mayoría por personas provenientes de
Los Altos de Jalisco, muchos de ellos de Tepatitlán. “Son personas muy religiosas y respetuosas de la figura del Sacerdote y, sobre todo, muy fervorosas en cuestiones de la Iglesia”, así lo explica el señor Cura Ricardo Durán Aguayo, quien llegó a la comunidad hace seis años y es el sexto Párroco.

En el territorio parroquial hay alrededor de 14 mil habitantes. “Es una
zona muy poblada, tenemos cerca de mil 200 niños en la catequesis. Tenemos otras dos comunidades, San Juan Pablo II y Santa Isabel, que son comunidades de periferia con toda la problemática que esto implica”, añadió.
Una de las principales problemáticas de la comunidad es la violencia,
pues el Padre Ricardo indicó que, aunque en últimos meses pareciera que
ha disminuido, “antes era muy común escuchar que hubo balaceras o que se encontraron cuerpos tirados en alguna parte. En los hogares también hay
mucha violencia, machismo y ese tipo de situaciones que se dan, movidos
principalmente por el alcoholismo y la drogadicción. Hay muchos robos derivados de la pobreza mezclada con los vicios y eso produce muchas situaciones problemáticas”, indicó.

ASÍ SURGIÓ LA COMUNIDAD
Maricruz Chávez Ramírez se integró como catequista en el año 2000, actualmente es coordinadora y colabora también con Cáritas parroquial; vive en Santa Paula desde principios de los 90’s.
Cuando ella llegó ya se celebraba Misa en ese lugar, aunque todavía no existía el templo y la comunidad aun no era Parroquia. “Era el puro terreno. Luego se empezó a celebrar la Misa debajo de un tejabán. Después vinieron otros Sacerdotes y empezaron a construir el templo y la casa parroquial. Los agentes de pastoral veníamos y ayudábamos a
arrimar ladrillo, a batir arena, a hacer mezcla, a colaborar en lo que podíamos; así se fue levantando la Parroquia”.
Maricruz explica que el templo se construyó con la ayuda de bienhechores que conseguían los propios Sacerdotes, pues la comunidad es pobre y
cuenta con muy pocos recursos. “Sí hacíamos rifas y kermeses, pero también había bienhechores que nos ayudaban”.
ASÍ SE TRABAJA ACTUALMENTE
Carlos Miranda es coordinador del equipo básico. Se integró a la Parroquia
en 2013 y refiere que en la comunidad hay muchos niños, se podría decir que la mitad de los integrantes son infantes.
Parte de la labor de Carlos como coordinador ha sido organizar territorialmente a la comunidad, que actualmente trabaja con nueve zonas.
Comenta que de acuerdo a lo que han trabajado en la Parroquia, la problemática social surge de los matrimonios desunidos. “Cuando el matrimonio está unido y está en paz, los hijos también están en paz. Desde 2016 nosotros hicimos un plan para ir a evangelizar a las familias en cada zona”.
Carlos asegura que durante la pandemia los grupos pastorales siguieron
trabajando, “por ejemplo, en el Movimiento Familiar Cristiano (MFC) seguimos con nuestras reuniones por Zoom o WhatsApp, buscamos no retirarnos; no estábamos presentes aquí en la Parroquia, pero sí desde nuestras casas”.

ASÍ ES LA COMUNIDAD
En la comunidad hay muchas personas que se dedican a hacer ladrillos y macetas o que trabajan la herrería o se desempeñan en los restaurantes de la zona de Tateposco.
Es una zona de mucha necesidad material. Mediante Cáritas se distribuyen las despensas que la misma comunidad dona en la Misa de la Divina Providencia, pero también las que reciben de la empresa Pisa. “Se ayuda a las personas en sus necesidades urgentes. Si la Parroquia los puede apoyar se hace, y si no, se les canaliza a instituciones que puedan hacerlo”, indica Maricruz Chávez.
VIVIR Y CELEBRAR LA FE
El Padre Ricardo Hernández Frías llegó como Vicario parroquial hace apenas algunos meses, procedente de la Parroquia de Nuestra Señora del Pueblito. Asegura que se siente contento en la comunidad, pues son gente que sabe trabajar y que bajo la guía del señor Cura trabajan con mucha madurez:

“Son gente de mucha fe y saben hacer muy bien las cosas, no hay que estar detrás de ellos, están organizados y son muy maduros en cuestiones de Iglesia”, refiere el Vicario parroquial.

Gloria Simón también es catequista, pero es, además, ministro extraordinario de la sagrada Comunión, dirige uno de los coros y es parte del equipo coordinador básico. Tiene más de 20 años colaborando como miembro de la Parroquia.
Las fiestas patronales se celebran durante la fiesta de Cristo Rey, en el
mes de noviembre, cuya fecha es movible. Se celebran mediante un novenario. “Nuestra Parroquia está integrada por nueve zonas y cada día le toca a una zona. Se hacen las mañanitas muy temprano y luego se traslada la Imagen peregrina de Jesús de Nazaret a una de las zonas, donde permanece todo el día y por la tarde se regresa en peregrinación al templo parroquial.
“Cada grupo organiza, si quiere llevar banda o alguna danza. Se nota la
participación de la gente, también en el arreglo del templo. Se nota la fe.
“Otra fiesta importante es cuando nos visita la Virgen de Zapopan”, asegura Gloria.

En el territorio parroquial hay presencia de otras denominaciones religiosas como testigos de Jehová, cristianos evangélicos y pentecostales, entre otros. También en la zona se da mucho el culto a la santa muerte.

Angélica Navarro es la coordinadora de liturgia y apunta que, aunque la gente es poco participativa con los temas de formación y catequesis que se imparten en las zonas pastorales de la Parroquia, una vez al mes se celebra la Misa en cada zona y ahí la gente si acude. Después de la Misa se organiza un convivio y la gente participa. También les gusta acercarse a confesar. Esto ha ayudado a que disminuyan los pleitos en la zona, pues antes era común que los vecinos se pelearan a pedradas o machetazos.

Con corazón agradecido

El señor Cura Ricardo Durán se dice agradecido con Dios al poder ser partícipe del caminar de su Parroquia. “Con sus problemáticas sociales de violencia, de pobreza, de mucha droga, es una comunidad que está caminando. Yo siempre lo que les he apuntalado a los grupos es la unidad. Propiciar siempre vernos como hermanos, no hacer diferencias entre los grupos y dar testimonio de amor, porque al final de cuentas, Dios que es amor, quiere que nosotros manifestemos ese amor viéndonos como hermanos”.

Grupos parroquiales

  • Grupo Emaús (matrimonios)
  • Movimiento Familiar Cristiano
  • Renovación Carismática Católica
  • Catequesis infantil
  • Cáritas
  • Jóvenes
  • Coros
  • Liturgia
  • Ministros Extraordinarios de la
    Comunión
  • Movimiento Misionero Católico
  • Camino Neocatecumenal
  • Las Guadalupanas
  • Equipo de Liturgia

Síguelos en facebook: Parroquia Jesús de Nazareth – Santa Paula

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Cardenal Robles reconoció a los maestros en su día

Nicolle Alcaraz Con motivo del Día del Maestro, el pasado 15 de mayo el Cardenal …