Home / Edición Impresa / Periódicos que hacen honor a la tradición

Periódicos que hacen honor a la tradición

Alfredo Arnold

En 1970 México contaba con una sólida plataforma de periódicos nacionales. El Heraldo de México era símbolo de modernidad: reporteros jóvenes, impresión offset, color, impecable diseño, sección de espectáculos, muchas páginas de deportes, concursos y participación del público. Excélsior, por el contrario, era en blanco y negro pero con un poderoso contenido político. El gobierno tenía el periódico El Nacional, que después de un atractivo rediseño fue vendido en el paquete de medios que adquirió Ricardo Salinas Pliego. La izquierda no tenía periódico, Unomásuno y La Jornada aparecieron años más tarde.

En Guadalajara incursionó El Diario en un terreno dominado por El Occidental y El Informador, pero en muy poco tiempo se posicionó en el ánimo de los lectores con una apuesta parecida a la del Heraldo capitalino.

APERTURA DEMOCRÁTICA

Decíamos en las primeras líneas que los periódicos le abrieron las puertas a la democracia mexicana. En efecto, después de los gobiernos de Echeverría y López Portillo, en los estados del norte el PRI perdió su hegemonía.

Los periódicos, que no se atrevían a publicar notas de la oposición en primera plana, comenzaron a hacerlo, primero con cierto recelo y después con absoluta naturalidad, mientras que la televisión nacional no se desprendía de lo convencional.

Periódicos como El Mexicano de Baja California, El Imparcial de Hermosillo, el Heraldo de Chihuahua, el Norte de Monterrey, Noroeste de Culiacán (de Manuel Clouthier), y otros más, impulsaron el triunfo en Baja California de Ernesto Ruffo Appel (1998), primer gobernador panista; de Carlos Medina Plascencia, gobernador interino de Guanajuato (1991), de Francisco Barrio Terrazas (1992) como gobernador de Chihuahua, de muchos otros más e incluso de Vicente Fox como gobernador de Guanajuato y luego como Presidente de la República en 1995 y 2000.

El cascarón de la antidemocracia estaba roto y los efectos llegaron hasta la capital, al ganar Cuauhtémoc Cárdenas en 1977 el gobierno de la Ciudad de México por el PRD.

Junto a los ganadores de cargos de elección popular surgieron otras figuras muy destacadas, como el propio Clouthier, quien fue una gran figura a pesar de no ganar la gubernatura de Sinaloa ni la Presidencia de la República en 1986 y 1988 respectivamente, y el doctor Salvador Nava, que con su “Marcha de la Dignidad” logró la renuncia de Fausto Zapata al gobierno de San Luis Potosí.

En Jalisco, el cambio tardó en llegar. Fue hasta el año 2000 cuando Alberto Cárdenas Jiménez inició una larga cadena de 18 años de gobiernos panistas, pero finalmente la democracia se abrió. Hoy, Morena, Movimiento Ciudadano, Partido Verde y otros partidos compiten con los tradicionales PRI, PAN y PRD, aunque las fuerzas cambian de cuando en cuando.

Los periódicos son un gran protagonista de esta apertura, se abrieron cuando la alternancia política no era conocida en México y el centralismo priista dominaba en la capital de la República.

Hoy, las redes sociales avasallan el ambiente con mensajes ciertos y falsos, con medias verdades, con fuertes cargas de opinión más que información, con humor, incorrecciones y desinformación; hay de todo en el Internet. Afortunadamente, todavía quedan periódicos cuya obligación es hacer honor a la gran tradición que la prensa escrita tiene México y al destacado rol que algunos medios impresos desempeñaron para la democratización del país.

*El autor es LAE, diplomado en Filosofía y periodista de vasta experiencia. Es académico de la Universidad Autónoma de Guadalajara

Acerca de Miroslava Flores Torres

Revisa También

La estela de los intelectuales

José de Jesús Parada Tovar Numerosas y muy variadas han de ser las causas que …