Home / Edición Impresa / Que las celebraciones de Semana Santa se hagan vida: Cardenal Francisco Robles

Que las celebraciones de Semana Santa se hagan vida: Cardenal Francisco Robles

Por Nicolle Alcaraz

Tras dos años de pandemia, todo parece apuntar a que las celebraciones de Semana Santa de este 2022 se vivirán sin ninguna restricción que impida a los fieles gozar de esta época lejos de los templos, por lo que el pasado domingo 20 de marzo el Cardenal Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara, recalcó la importancia de retomar la participación presencial, ahora que se ha dado la oportunidad, debido a que “esto fomenta el espíritu comunitario, la identidad de que somos Iglesia, somos familia”, al mismo tiempo que se continúa siendo precavidos en lo que refiere a las medidas de cuidado e higiene en un contexto donde el Covid-19 no ha quedado totalmente en el olvido.


El purpurado hizo una invitación a que la gente experimente las celebraciones propias de esta etapa, “y trate de hacer vida eso que se celebra de acuerdo con la palabra de Dios (…), de hacer de las fiestas de Semana Santa no como una «pachanga», así dicho tan burdamente, sino como una fiesta que nos renueve en nuestra vida personal, familiar, social, y que nos haga mejores ciudadanos”.


Alentó, además, a no perder de vista las celebraciones litúrgicas correspondientes a las fechas, ya que éstas son el eje del periodo, pese a que existen también celebraciones de carácter religioso popular, como es el caso de Viacrucis. Precisó que si éstas “ayudan y no interfieren en la participación de las principales celebraciones, obvio que los Sacerdotes las van apoyar y fomentar”, pero que si se llegaran a presentar “como una alternativa, una oposición a las celebraciones litúrgicas, pues a lo mejor [los Sacerdotes] no las pueden parar, porque tienen una organización y un respaldo de la comunidad, pero sí se van a abstener de darles el apoyo”.


CONSULTA POPULAR MANOSEADA


En otros temas, el prelado habló sobre la revocación de mandato, próxima a realizarse el 10 de abril, la cual describió como una consulta que “tristemente debería ser un muy buen ejercicio de participación ciudadana (…) [en donde] han venido interviniendo otras instancias, de tal manera que se ha creado un clima de polarización (…), en donde mucha gente está completamente desconcertada, y razonablemente desconfiada de su intención”.

Comentó también, respecto a la reciente aprobación del Senado en torno a la promoción de la consulta por parte se servidores públicos durante la veda electoral, que esto solo ha conseguido politizar, polarizar y desconcertar aún más a la ciudadanía, mencionando que “sucede como con los alimentos, cuando vemos que a un alimento le meten muchas manos o, como decimos coloquialmente, «está muy manoseado», ¿lo probamos? No, decimos no. Pues mucha gente está, ante la consulta de revocación, así. Escéptica y prefiere no tomarla”.


Finalmente, se discutió también en torno a la reciente publicación de la nueva Constitución Apostólica Praedicate Evangelium, la cual entrará en vigor el próximo 5 de junio, en la solemnidad de Pentecostés, sustituyendo al texto previamente promulgado por San Juan Pablo II en 1988, incentivando a dar “una estructura más misionera a la Curia para que esté cada vez más al servicio de las Iglesias particulares y de la evangelización”, acorde a lo publicado por Vatican News.

Al respecto, el Cardenal comentó que se trata de “un documento importante, es un ordenamiento interesante y, sobre todo, la renovación de ese espíritu de servicio a la Iglesia, en la tarea máxima que tiene que es la Evangelización”

Acerca de Nicolle Alcaraz

Comunicóloga y reportera para El Semanario de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Revisa También

La estela de los intelectuales

José de Jesús Parada Tovar Numerosas y muy variadas han de ser las causas que …