Home / Edición Impresa / Revocación de mandato: arma de dos filos

Revocación de mandato: arma de dos filos

Alfredo Arnold

Días antes del 10 de abril algunos amigos me preguntaron si iba a ir a votar con motivo de la Revocación de Mandato. Les di mi opinión y ahí quedó el asunto. Por cierto, desde un mes antes no abordé este tema en ninguno de los espacios editoriales que me brindan diversos medios. No lo hice porque no estaba totalmente seguro si convenía votar (para fortalecer la democracia) o si se trataba de un ejercicio caro e innecesario (nadie en su sano juicio pensaba que se podría ir el Presidente López Obrador).

En fin, la consulta ya se hizo a los ciudadanos y la respuesta fue el ausentismo. Cero y van dos: ni la consulta de los ex presidentes ni la Revocación de Mandato entusiasmó a los electores. Probablemente, los mexicanos tenemos problemas más urgentes qué atender, por ejemplo, la salud y la economía.

Ante todo, una incongruencia elemental: Fueron más las personas que pidieron la Revocación de Mandato, es decir, que supuestamente querían remover al Presidente, que las que realmente asistieron a votar por su destitución. Estas son las cifras: 2 millones 758 mil 227 de por lo menos 17 entidades federativas firmaron para que se llevara a cabo el proceso de Revocación y solamente 1 millón 045 mil 344 votaron que se fuera el Presidente. De esto se puede deducir que 1 millón 712 mil 883 votantes se habrían arrepentido de ordenarle al INE que organizara la Revocación de Mandato. Absurdo, ¿no cree usted?

La explicación es muy sencilla, contingentes del partido del Presidente solicitaron la consulta, pero no para destituirlo sino para ratificarlo.

Esto sólo generó distracción, más polarización social y gasto superfluo. El argumento que me dio una persona partidaria de votar fue que, si bien este ejercicio no tendría una utilidad inmediata, sí sería un arma ciudadana para el futuro de la democracia en el país.

Pero, ¿está preparado México para utilizar esa arma?… Me temo que no.

La historia de los mandatarios de México está llena de episodios funestos: la destitución y fusilamiento de Iturbide, la destitución y fusilamiento de Vicente Guerrero, la renuncia de Comonfort, la guerra contra Juárez, la ejecución de Maximiliano, la destitución de don Porfirio, el asesinato de Madero, el exilio de Huerta, el asesinato de Carranza, el asesinato de Obregón, el Maximato de los sonorenses, el exilio de Calles… Afortunadamente, el México bronco se aplacó, aunque todavía estaba por ocurrir el asesinato de Colosio en 1994.

POSIBILIDAD Y TENTACIÓN

La Revocación de Mandato revive la posibilidad –y la tentación– de quitar al Presidente. Originalmente plantea un ejercicio democrático, pero en realidad es que puede ser utilizado por líderes y movimientos populistas. Imaginemos que la oposición ganara en el 2024 la Presidencia, podría suceder que aunque este ganador llegara a ser un buen presidente, una fuerza social poderosa intentaría derrocarlo injustamente pidiendo la revocación y votando por su salida.

En algún país menos pasional en lo político podría funcionar la Revocación, pero en México es un riesgo para la gobernabilidad y estabilidad. Siempre estará pendiendo sobre el gobernante la espada de Damocles.

Echemos una mirada a Perú, que a partir del 2016 (en seis años) ha tenido seis presidentes: Ollanta Humala, Pedro Kuczynski, Martín Vizcarra, Manuel Merino, Francisco Sagasti y el actual Pedro Castillo. O Argentina, que entre 1999 y 2007 también tuvo seis mandatarios: Carlos Menem, Fernando de la Rúa, Rodríguez Saá, Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

La Revocación de Mandato abre la puerta para que algo así llegara a suceder en nuestro país.

A partir de 1935, en México hemos tenido presidentes buenos y presidente malos, pero afortunadamente todos han disfrutado de una extraordinaria estabilidad, lo cual se ha traducido en paz y desarrollo social. La Revocación de Mandato puede destruir esa estabilidad.

Ojalá que no nos arrepintamos en el futuro.

*El autor es LAE, diplomado en Filosofía y periodista de vasta experiencia. Es académico de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Cardenal Robles reconoció a los maestros en su día

Nicolle Alcaraz Con motivo del Día del Maestro, el pasado 15 de mayo el Cardenal …