Home / Edición Impresa / Para vivir mejor la Semana Santa

Para vivir mejor la Semana Santa

Nos conviene distinguir lo más importante de estos días

Los cristianos esperamos la Semana Santa por todas las celebraciones que vivimos esos días, con respeto, solemnidad, piedad, devoción, amor, etc. Para los creyentes son momentos imprescindibles.

Aunque muchos católicos deciden salir de vacaciones, sin embargo, si esto es impostergable por cuestiones familiares, en el lugar a donde vayan, encontrarán un templo donde se pueda participar en los misterios de salvación obrados por Cristo, su pasión, muerte y resurrección.

En esos días, habría que distinguir dos tipos de celebraciones: los actos litúrgicos y los ejercicios de piedad. Aunque ambas celebraciones son importantes, deben ser prioritarias las litúrgicas, es decir, la participación de los fieles se debe centrar sobre todo en éstas. Los actos de piedad complementan el acompañamiento del Señor en estos días.

Celebraciones en Semana Santa

Celebraciones litúrgicasActos de piedad
Misa del Domingo de Ramos.Misa Crismal.Misa de la Institución de la Eucaristía o Cena del Señor.Celebración de la Pasión y Muerte del Señor.Vigilia Pascual.Visita a los 7 templos.Viacrucis.Siete Palabras.Tres Caídas.Rosario del Pésame.Marcha del Silencio.ViaMatris.Otras procesiones.

Muchas veces, los fieles prefieren participar más en los actos de piedad de Semana Santa que en los litúrgicos. Pero hay que ponderar las cosas: el hecho de que en las celebraciones litúrgicas de esta semana mayor se puede recibir el Cuerpo de Cristo y en los de piedad no, marca la diferencia entre unos y otros, la mayor importancia de aquellos momentos en los que se pueden entrar en comunión con el Hijo de Dios por el sacramento de la Eucaristía y en aquellos en donde, sí, se expresa la piedad personal y popular, pero no hay mayor compromiso.

Domingo de Ramos

La lectura de la Pasión, en esta ocasión del Evangelio de san Lucas, es el culmen de la proclamación de la voz de Dios para nosotros. Le precede la procesión de ramos, que es muy importante que se lleve a cabo, para acompañar a Jesús, para aclamarlo, y quedarnos en esta actitud toda la semana, a diferencia de aquellos que un día lo vitorearon y a los pocos días pedían su crucifixión. Empezar la Semana Mayor con una buena experiencia del Domingo de Ramos nos abre la puerta para aprovechar mejor los días santos.

Jueves Santo

En la Misa vespertina, llamada también la del lavatorio, el recuerdo del banquete que precedió al éxodo ilumina de un modo especial el ejemplo de Cristo al lavar los pies de los discípulos y las palabras de San Pablo sobre la Institución de la Pascua cristiana de la Eucaristía.

Viernes Santo

La acción litúrgica del Viernes Santo llega a su momento culminante en el relato según san Juan de la Pasión de Aquél que, como Siervo del Señor, anunciado en el libro de Isaías, se ha convertido realmente en el único Sacerdote al ofrecerse a sí mismo al Padre.

Vigilia Pascual

Se proponen siete lecturas del Antiguo Testamento, que recuerdan las maravillas de Dios en la historia de la salvación, y dos del Nuevo, el anuncio de la Resurrección según los tres Evangelio sinópticos, y la lectura apostólica sobre el Bautismo cristiano como sacramento de la Resurrección de Cristo.

Domingo de Pascua

Se propone la lectura del Evangelio de san Juan sobre el hallazgo del sepulcro vacío. También pueden leerse, si se prefiere, los textos de los Evangelios propuestos para la Noche Santa o, cuando hay Misa vespertina, la narración de san Lucas sobre la aparición a los discípulos que iban a Emaús. La primera lectura se toma de los Hechos de los Apóstoles, que se leen durante el Tiempo Pascual en lugar de la lectura del Antiguo Testamento. La lectura del Apóstol se refiere al misterio de Pascua vivido en la Iglesia.

Otras indicaciones

  1. No está permitida ninguna otra Misa que no sea la propia del día.
  2. El Domingo de Ramos, Jueves Santo y durante el Triduo Pascual, no se permiten Misas de difuntos, tampoco la exequial.
  3. No permite ninguna celebración fuera de las señaladas.
  4. El Viernes Santo de la Pasión del Señor hay que observar el ayuno y la abstinencia.
  5. Los pastores no dejen de explicar a los fieles el significado y la estructura de las celebraciones.

Acerca de Miroslava Flores Torres

Revisa También

Día Mundial del Refugiado

Luis Sánchez Durante lo que va del año, hemos sido testigos de cómo 8 millones …