Home / Editorial / Dos visiones del país

Dos visiones del país

Editorial N° 1223

El pasado 1º de julio fue el segundo aniversario de las elecciones de 2018 y hubo un discurso con balance, al estilo de informe de gobierno del 1 de septiembre.

Expone una visión extremadamente positiva del país. La lista de éxitos que señala el presidente se puede agrupar en cinco temas : 1 no hay represión, ni tortura; 2 hay un nuevo trato fiscal donde las grandes empresas para que paguen sus impuestos; 3 las políticas de austeridad; 4 las obras; y 5 los programas sociales.

Sobre el primer tema, habrá que escuchar a los organismos independientes de derechos humanos, porque la Comisión Nacional de Derechos Humanos está ausente.

Ciertamente el nuevo trato fiscal con las grandes empresas y la persecución de las factureras que hacen fraude, son aspectos positivos que los gobiernos anteriores no se atrevieron a hacer.

En las grandes obras del sexenio hay mucha polémica, sobre todo por el uso y apoyo a los energéticos fósiles. De la misma forma, hay críticas válidas y dudas fundadas sobre la autenticidad de los estudios de impacto ambiental de las grandes obras de su sexenio.

Los programas sociales llegan a un 55% de las familias, se ve lejos la meta de cubrir a un 70% y fortalecer el mercado interno.

El 98% de los inversionistas mexicanos y extranjeros considera que la situación económica está muy mal, ahuyentando a los capitales. El 40% duda en invertir en México por la volátil situación económica global, y el 31% por la inestabilidad de las políticas económicas.

El presidente gobierna de dos formas: el 70% con menos recursos, lo apoya de forma directa, y al otro 30% le ofrece paz, tranquilidad y oportunidades para hacer negocios. Su visión presenta dos Méxicos: el pueblo y las élites, definidas en un   maniqueísmo político-electoral.

Tiene claro el termómetro de la gente, sabe que hay una masa de personas que respaldan su gestión, más por él como persona, que por su eficiencia en el ejercicio de gobernar.

En el contexto electoral del 2021, la bipolaridad de las dos sociedades que sistemáticamente confronta, será su locomotora, si no lo logra, su proyecto estará en riesgo.

Dos temas preocupan y que generan grandes dudas. El primero, es sobre la seguridad, donde las cifras, según el informe han bajado, pero queda la pandemia de los enfrentamientos y muertos que crece todos los días y no se menciona.

El segundo tema es el de la Democracia que tanto le preocupa al presidente, que se quiere convertir en el guardián electoral. El presidente confunde los contextos, no estamos saliendo del porfiriato, como lo señala, al mencionar a Francisco I Madero. El riesgo real que se percibe, es que estamos entrando en un neo-porfiriato tetratransformador.

Estos 19 meses de gobierno, han generado dudas y opiniones negativas sobre las políticas de seguridad y el manejo de la crisis económica, por lo que su gestión de gobierno está mal evaluada en el manejo económico, en la seguridad pública y en el combate la pobreza.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Y los iluminados del Mundo, ¿cuándo, INE?

Editorial Fue noticia que la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral (INE) …