Home / Editorial / El recuento de los daños por las inundaciones

El recuento de los daños por las inundaciones

Luego de sufrir la temporada de estiaje más difícil que ha tenido Jalisco, se comenzó a vivir un panorama aún más devastador, en el que miles de familias fueron afectadas no solo de manera económica.

Miroslava Flores Torres

Las inundaciones a causa de desbordamientos de ríos, contaminación y corrupción fueron muy evidentes este año durante el temporal de lluvias. Algunos niveles de agua alcanzaron el uno y medio metros, cubriendo en su mayor parte los muebles de los hogares afectados, dejando a familias sin menaje de casa.

Una de las principales razones que originó este fenómeno fue el paso del huracán Nora, el cual tocó tierra jalisciense como categoría uno, el 28 de agosto del 2021, este ciclón tropical dejó como saldo al menos una persona fallecida y una desaparecida en su paso por la costa.

En relación a los daños materiales que ocasionó, el Gobierno de Jalisco entregó apoyos económicos a los negocios que se vieron afectados,  estos apoyos a fondo perdido alcanzaron los 10 mil pesos por comercio, y los principales giros comerciales fueron estéticas, florerías, papelerías, hoteles, gimnasios, jugueterías, farmacias, tiendas de ropa, autolavados, talleres mecánicos, ferreterías, herrerías carpinterías entre otros, esto en los municipios de Cabo Corrientes, Tomatlán y Cihuatlán Jalisco.

Según el comunicado oficial de la página del Gobierno de Jalisco “Un total de 211 comerciantes del interior del Estado fueron beneficiados con este apoyo”.

Seguimos sin aprender

Se cree que las inundaciones que se vivieron en fechas pasadas son consecuencia de procesos sociales construidos día a día y no accidentes aislados producto de un fenómeno natural. Este podría ser el resultado de acciones simples que al realizarse de manera continua generan una gran problemática, tal es el ejemplo de la basura que es arrojada a las calles, no barrer las banquetas o robar las tapas de alcantarilla.

Mayo

En este mes se registró el inicio de las inundaciones, los más afectados fueron los habitantes de los municipios de Tonalá y Tlaquepaque. El día 15 se registró una de las lluvias más fuertes del mes, dejando como resultado 3 árboles caídos, semáforos apagados, 6 vehículos varados cuyos conductores necesitaron rescate por parte de Protección Civil y Bomberos. En las calles 3 y 26 de la Zona Industrial, la tormenta también afectó los trabajos de Mi Macro Periférico, pues la corriente arrastró parte del material destinado a la obra. Además, dejó sin funcionamiento a la línea del Macrobús.

Junio

En este mes el Cerro Del Colli, sufrió un deslave, el cual afectó a casas y vehículos cercanos a la colonia Balcones del Sol en el municipio de Zapopan. Algunas familias fueron víctimas, no solo de la pérdida total de sus bienes materiales, sino que vivieron una gran desesperación pues la salida de sus hogares estaba trabada por piedras y lodo.

19 colonias fueron afectadas por el desbordamiento del Rio El Seco, por lo que en estas fechas se solicitó acceso al Fondo Estatal de Desastres Naturales (FOEDEN), con el objetivo de cubrir los daños que sufrieron más de 275 viviendas.

Como acción inmediata, el gobierno hizo entrega de algunos artículos para las personas damnificadas, como:

  • Cobertores
  • Catres
  • Colchonetas
  • Agua potable
  • Artículos Sanitizantes

Además, se habilitó un comedor de emergencia que abastecería a 500 personas, mientras que otras 300 recibieron despensas.

Julio

El territorio zapopano reportó 52 puntos que presentaban inundaciones en 10 colonias: Colinas de la Primavera (13), Arenales Tapatíos (12), Miramar (10), Lomas de la Primavera (6), La Floresta del Colli (3), Mariano Otero (3), Villas de la Primavera (2), El Fortín (1), Carlos Rivera Aceves (1) y El Briseño (1).

Se indicó que para finales del mes de julio, 17 colonias fueron afectadas en Zapopan, por las lluvias en el Bosque de La Primavera, lo que provocó que se desbordaran los ríos Arrollo Seco y Tequesquinque, dejando niveles de agua por encima de un metro.

Agosto

Para mediados del mes de agosto, Tlajomulco de Zuñiga, inició los preparativos para colocar sensores que permitirían detectar posibles inundaciones a través de una alerta dirigida a los dispositivos móviles que tuvieran instalada la “TlajoApp” (aplicación digital para celulares y tablets), aunque debía ser monitoreada constantemente, esta pretendía ser una herramienta de alerta que permitiera tomar acción antes de que se presentara la inundación.

Septiembre

La colonia Las Pintas de Abajo en el municipio de Tlaquepaque, sufrió afectaciones graves que movilizaron al batallón de infantería de la quinceava Zona Militar, quienes aplicaron el Plan DN III (Plan de Auxilio a la Población Civil en Casos de Desastre) para auxiliar a la población. Se habilitó en esta colonia, un comedor para 150 personas, donde además de recibir alimento, se brindó atención médica. Los niveles de agua llegaron a más de metro y medio.

La SEDENA, permaneció constante realizando labores de rescate dentro de fincas y automóviles, así como liberación de vialidades, limpieza de escombro y desfogue de agua, entre otras actividades en unión con personal de Protección Civil y Bomberos.

Las viviendas en las colonias Miramar, Mariano Otero y Arenales Tapatíos, fueron afectadas por las fuertes lluvias. Al menos 400 presentaron daños estructurales. Para ayudar, un grupo de voluntarios tomó acción retirando escombro, basura y lodo; además de rescatar a las personas que quedaron atrapadas dentro de sus hogares.

Octubre

En lo que va de este mes, se han presentado más inundaciones, en especial en la colonia Ojo de Agua. En días pasados, sobre la calle General Arteaga y Francisco Montes de Oca, se pudo observar un vehículo de la policía municipal cubierto casi en su totalidad por agua y lodo, esto después de que se presentara para una inspección de rutina por la zona.

Cuando un desastre natural como las inundaciones se hace presente, las principales afectaciones las reciben las colonias que viven en situación de marginación, ya que no les es posible restituir sus hogares o bienes materiales. La mayoría de las colonias afectadas están construidas sobre tierra que, en algún momento, fue territorio hidrológico, por tal motivo los costos de las viviendas no suelen exceder los 600 mil, esto previendo que hará falta mantenimiento.

Destacó también el apoyo de la Iglesia pues tanto Cáritas Diocesana como las parroquias en las Zonas afectadas respondieron apoyando a los afectados brindándoles albergue, despensas, ropa y enseres domésticos.

Verificar qué tan factible es adquirir una vivienda en zona de riesgo

Cuando se está en busca de una vivienda por medio de los créditos que brinda el INFONAVIT, es necesario recibir un curso para que se autorice la liberación de este, de otra manera no puede ser liberado.

En este curso informa a los solicitantes sobre los aspectos que se tienen que tomar en cuenta antes de comprar una vivienda, entre los que se encuentran: verificar proyectos de plazas comerciales, escuelas, mantenimiento y los niveles de posible riego a los que se podría enfrentar la colonia.

En el municipio de Tlajomulco, muchos fraccionamientos fueron construidos sobre presas, tal es el caso del fraccionamiento Ojo de Agua y, aunque ya está detectado lo riesgoso que es edificar en terrenos como este, aún se siguen realizando proyectos similares en otros municipios.

De momento, Tlajomulco de Zuñiga ha establecido que se impedirá realizar construcciones en terrenos poco viables.

Con el agua hasta el cuello

En este año, se vivió una de las más graves afectaciones en el menaje de los habitantes que se encuentran en los municipios de la Zona Metropolitana de Jalisco, por lo que se destinó un total de dos millones 513 mil 616 pesos para la reposición de este. 2 millones 10 mil 892 pesos fueron de inversión estatal y 502,723 pesos de inversión municipal.

Los apoyos se repartieron de la siguiente manera a 117 familias: 63 refrigeradores, 75 lavadoras, 22 estufas, 75 salas, 55 comedores, 46 bases de camas matrimonial, 19 bases de cama individual, 45 colchones matrimoniales, 24 colchones individuales, un juego de utensilios de cocina y un juego de vasos y platos. Esto en el municipio de Tlajomulco. La entrega fue supervisada por el presidente Municipal Salvador Zamora.

Por su parte el municipio de Tlaquepaque, en unión con el Gobierno Estatal, otorgó cheques por una cifra cercana a los 20 millones para que se emplearan en la reposición de electrodomésticos para las más de 600 familias afectadas por inundaciones.

El Estado aportó el 80 por ciento de la cifra total, destacando que este apoyo provenía del Estado, pues el haberse esperado a un fondo federal hubiera significado una espera de incluso meses.

“Estamos en #Tlaquepaque para ayudar a quienes perdieron parte de su patrimonio por la fuerza de la naturaleza, a inicios de este mes, con más de 20 mdp, de 689 cheques del Fondo Estatal de Desastres Naturales”, compartió a través una publicación el Gobernador Enrique Alfaro.

Actualmente se reconocen 321 puntos de inundación.

Más allá de lo material

El 24 de septiembre del año en curso, una de las lluvias más fuertes del temporal cobró la vida de un automovilista al quedar atrapado dentro de su vehículo en la inundación que se presentó sobre la Zona Metropolitana. La tragedia ocurrió sobre Av. Washington y Héroes Ferrocarrileros. Este mismo día se notificó la ubicación de nueve árboles caídos.

Muchos expertos, entre ellos el Ing. Jesús Ocegueda, ex trabajador de la CONAGUA, concuerdan en que el principal problema que origina las inundaciones es la urbanización y la autorización de permisos al por mayor.

Las personas encargadas de autorizar los permisos de construcción no están debidamente capacitadas para prever riegos y firman documentos desde su escritorio, no se realiza trabajo de campo para verificar las condiciones de los terrenos, muchas veces se dejan pasar algunos “detalles” que a largo plazo resultan ser catastróficos.

Dichos riesgos pudieron ser diagnosticados a tiempo si una persona con el conocimiento necesario realiza los procedimientos técnicos y administrativos correspondientes.

Para ejemplo, Plaza del Sol

“La urbanización es algo que no se puede controlar. El problema está en la distribución de los fraccionamientos, ya que la construcción se da unos aquí y otros allá. Cuando se construyen los conectores pluviales, no se sabe para dónde va a ir la urbanización. El caso más clásico es el de Plaza del Sol, porque ahí cortaron el cause de un río. Cuando se va urbanizando se modifican las pendientes, entonces, una cuenca ya no queda como era originalmente, años atrás. Desde el momento que se hace una carretera, corta la carretera y hay zonas que quedan atrapadas”.

A la hora de edificar un fraccionamiento se debe pensar como una obra a la que debería dársele mantenimiento antes, durante y después de la venta de las casas, pues en la mayoría de los casos simplemente se realiza la construcción y la verificación previa a la venta, y una vez que se vende ya no hay un seguimiento.

Lo barato sale caro

“Cuando se urbaniza se impermeabiliza, el agua ya no se infiltra y sube por eso de pronto se originan las inundaciones. Además, algunas veces se dan los permisos improvisados. Antes había un sistema que más o menos funcionaba. Cuando un fraccionador iba a construir, el departamento de obras públicas decidía invertir en conectores.

“Un conector, por así decirlo, funciona como las venas del cuerpo, que en una parte son delgadas y poco a poco se van engrosando. Y la red de arterias, sería la del agua potable. Lo que llega a pasar, es que al cambio de administración o renovación de nombre del departamento, se vuelven a revisar los conectores, lo que hace que se complique más”.

El experto, Jesús Ocegueda, quien fue Jefe de la Unidad del Plan General de Acción en Inundaciones, de la Secretaría de Recursos Hidráulicos en la gerencia de Nayarit hasta 1997,  afirma que el procedimiento utópico que debería realizarse antes de la edificación, debería ser un peritaje en el que se  involucrasen expertos de cada área, lo que significaría una inversión inicial. Esto representa un conflicto para los dueños, quienes buscan comprar barato y vender caro, sin embargo, si esto no realiza de manera adecuada, de igual manera el dinero se va cuando se pagan multas y demandas a futuro.

“Se debería contratar un especialista en cimentación, en estructuras, en instalaciones sanitarias y la persona responsable de la obra cubre los requisitos legales y administrativos, firma las solicitudes necesarias y solicita los permisos necesarios para comenzar a edificar”.

Falta de capacitación y nepotismo

Los habitantes de colonias afectadas han presentado quejas anteriormente al Sistema Intermunicipal para los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de la Zona Metropolitana (SIAPA), ya sea por falta de agua, la mala calidad de esta, e incluso lo que representa a la mayoría de reportes, es cuando realizan una obra y dejan todos los residuos ahí.

Otra de las quejas comunes ante esta dependencia, es que los cargos no son otorgados a personal con el conocimiento necesario, sino que se le ofertan a familiares o amigos, esto significa una gran problemática para la población pues ocasiona riegos que pudieron ser detectados en su momento.

El temporal de lluvias está terminando y solo se esperan un par de lluvias leves, sin embargo, se resalta que este año solo se aplicaron acciones inmediatas y de emergencia, no se realizó ninguna estrategia para disminuir los daños por lluvia o evitar inundaciones, como se debe realizar.

Nadie se hace responsable

Durante este temporal se dio a conocer a través de diversos medios, que el origen de las inundaciones era consecuencia de los diversos huracanes que afectaron a Jalisco y otros Estados aledaños. Para los expertos, culpar a los huracanes por las inundaciones es una salida fácil, ya que se culpa a un gran fenómeno natural que es inesperado, y no se acepta que realmente es un problema de infraestructura, urbanización y algunas veces un problema fuera de lo común como la ruptura de pequeñas presitas.

Todos tenemos la culpa

Las inundaciones también son el resultado de acciones humanas, muchas veces estas parecen no afectar a simple vista, pero es en estos desastres cuando sufrimos la consecuencia de ciertos actos.  Ejemplo de esto, es tirar basura en las calles, arrojar escombro a los ríos y arroyos, hurtar las tapas de las coladeras, e incluso, el no realizar el debido mantenimiento a los desagües que hay en casa.

La mejor acción es la prevención

En caso de vivir en zonas de riesgo por inundaciones, es necesario tener a la mano, sobre todo durante el temporal de lluvias:

  • Documentos importantes de todos los miembros que habitan en la casa
  • Linternas
  • Pilas
  • Celular o radio
  • Conocer los números de emergencia o centros de apoyo cercanos
  • Además recordar que siempre será más importante la vida que un bien material.

Acerca de Hugo Rodríguez

Reportero y Community Manager en Arquimedios Guadalajara. | Ciencias de la Comunicación y Administración de la Mercadotecnia. | Periodismo Deportivo. | Locutor en Valora Radio y Radio María. | Reportero y Columnista en TR Fútbol.

Revisa También

Algunas reflexiones sobre la consulta del pacto fiscal

Jorge Rocha Durante varias semanas habrá urnas a lo largo y ancho del Estado de …