Home / Editorial / Hacia nuestras bodas de plata

Hacia nuestras bodas de plata

Editorial

Hemos iniciado en Semanario Arquidiocesano de Guadalajara el año que nos lleva a la celebración del 25 aniversario de la fundación de este impreso, que luego, se ha convertido también en referente de información católica en la web, a través de Arquimedios.

Tan emblemática fecha nos lleva a considerar que se trata, verdaderamente, de un aniversario de bodas, con el equilibrio y geometría de un prisma hexagonal.

En primer lugar, desposorio con Dios, en su Hijo Jesucristo, Camino, Verdad y Vida. Ésta es nuestra mística. Nosotros hemos querido cumplirlo así: Camino, creando opinión pública; Verdad, informando con objetividad; Vida, ofreciendo elementos de formación en las realidades que creemos, profesamos y celebramos.

Desposorio con la comunidad de esta Arquidiócesis, Laicos, Sacerdotes y Obispos, que han puesto su confianza en nosotros, que esperan que les seamos fieles, que no haya ninguna pizca de engaño o confusión, menos de mentira en lo que publicamos. Los Padres y sus comunidades han sido fieles con nosotros. Con grandes esfuerzos, en medio de las circunstancias actuales, han permanecido solidarios, apoyándonos, confiando en que nuestro trabajo y el bien que puede ofrecer Semanario es allende a las vicisitudes, por más difíciles que sean. Dice el refrán que “cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana”, pero aquí no ha sido así. Las Parroquias nos siguen apoyando, nos seguimos queriendo, el cariño continúa. ¿Cómo agradecer tanta fidelidad? Se paga con más fidelidad.

Desposorio con nuestros colaboradores, con todos los que tienen una columna en Semanario, cada ocho días, cada quince, esporádica. A todos les debemos fidelidad, gratitud y reconocimiento, porque ellos nos lo han demostrado primero, ¡y vaya que lo han demostrado! A lo largo del año atrapados por la pandemia, han ofrecido generosamente su trabajo, su tiempo y sus conocimientos sin pedir nada a cambio.

Desposorio con nuestros compañeros trabajadores. Con los que, a lo largo de estos 24 años, algo o mucho, han dejado sembrado en esta parcela cotidiana de la impresión. Con los que actualmente siguen, que han dado muestras invaluables de fidelidad y compromiso.

Desposorio con los que reparten Semanario en las comunidades, con las Notarias, con todos ellos. Su fidelidad nos compromete a no desanimarnos aunque el Maligno llegara a poner en nuestro corazón la duda de la separación.

Desposorio con la sociedad en general, a la que le decimos que no hacemos ningún arreglo, con ninguna institución privada o de gobierno, para manipular la información. No tenemos casa chica.

Sí tenemos un compromiso, no por sumisión, sino por coherencia, porque tampoco vamos a “patear el pesebre”, y para que se identifique quiénes somos; es con la Iglesia, con su doctrina, moral y magisterio.

Solo Dios, señor del tiempo y de la historia, sabe si vamos a poder llegar a ese simbólico aniversario 25, pero no podemos dejar de expresar nuestro agradecimiento por lo que ha sucedido hasta hoy. Nos ponemos en sus manos; nuestros humanos deseos a eso aspiran, pero los designios de Dios, impregnados de su sabiduría, son los únicos que saben hasta donde pueden llegar nuestros limitados esfuerzos.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Comisión de la Verdad

Jorge Rocha Uno de los problemas de la opinión pública mexicana, es que con mucha …