Home / Editorial / La visita del contagio de los siete templos
catedral guadalajara

La visita del contagio de los siete templos

Editorial

Una vez más resulta incomprensible la determinación de las autoridades de aprobar que se lleve a cabo la llamada ‘visita de los siete templos’, el Jueves Santo.

Para muchos fieles católicos es un acto de devoción, pero para otros tantos es cualquier otra cosa, van a divertirse, a entretenerse, pretexto para salir de la casa.

Puede resultar irónico que nosotros estemos hablando de esta forma. Más bien parecería que deberíamos estar de acuerdo con la autorización, pero la responsabilidad, el sentido y el bien común, nos llevar a poner en entredicho no la práctica de la visita a los siete templos, sino que se haya aprobado en tiempo de pandemia, cuando falta todavía mucho para que la situación esté controlada.

¿Qué necesidad de poner en riesgo a toda la población solo por el ‘permiso’ para vender?

Que será controlado el evento. ¿De verdad es posible controlar la cantidad de fieles que quieren andar en la visita de los siete templos? ¿Quién puede atreverse a considerar, y menos a aprobar, la visita de los siete templos? ¿Cuántos guardianes del orden se necesitan para controlar a miles de personas que ese día salen a las calles del Centro de Guadalajara?

Nos imaginamos la enorme presión que se habrá ejercido sobre nuestras autoridades tapatías para que se aprobara este evento, y el temor a decir que no, para despresurizar la fuerte presión social. Y nos preguntamos si es el criterio económico mayor que el de salud pública.

Es todo un acierto, en este momento y en estas circunstancias, que se haya reglamentado para evitar Viacrucis masivos, así como todas las demás celebraciones de Semana Santa que implicaran convocatoria de muchos fieles, porque así lo exige la realidad que estamos padeciendo, pero es una enorme contradicción que, mientras que se cancelan los eventos mencionados, se permita que se lleve a cabo la visita de los siete templos. Porque la salud es lo más importante, permitir este acto no es lógico, no es sensato, no es prudente, no es de sentido común.

A pregunta expresa sobre el tema, antes de que se diera a conocer la autorización, se le preguntó al Cardenal Francisco Robles; expresó que para las celebraciones de Semana Santa 2021, daría a conocer “líneas para seguir garantizando el cuidado de la salud de las personas”.

Y a propósito de la visita a los siete templos, el Arzobispo de Guadalajara dijo: “Se tiene que suprimir, porque eso implica la congregación de muchas personas en la calle para trasladarse de un templo a otro, y en el acceso a cada recinto”.

Y es verdad, y esto es lo sensato, prudente y necesario para que no se lleve a cabo. Además, la visita puede ser virtual. Hay muchas opciones en internet para ello.

Suponemos que se van tomando las decisiones de acuerdo a la “ley del sube y baja”, es decir, como se debe mantener en movimiento la economía, y estableciéndola como criterio principal de discernimiento, si sube el número de contagios, se aprieta el botón; y si baja, se libera, con todos los riesgos.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Inician las visitas de la Virgen de Zapopan a parroquias

David Hernández La Arquidiócesis de Guadalajara informó que el próximo 20 de mayo iniciarán los …

Un comentario

  1. ¡Qué fácil es ser un infiltrado desde la anonimidad! La realidad es que nos estan quitando nuestro culto, cuando sabemos que los actos de fé mueven al mundo. Y el que un medio supuestamente católico tan importante considere que es mejor restringir las muestras de fé de los fieles con el pretexto de la propia seguridad es lo que me parece a mí incomprensible. Ya lo dijo el Señor, “el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda la vida por mí, la encontrará”