Home / Edición Impresa / PERIODISMO Y DEMOCRACIA

PERIODISMO Y DEMOCRACIA

                                    ALFREDO ARNOLD                     

En tiempos modernos, los periódicos le abrieron la puerta a la democracia en México. El sistema monolítico de un partido que ejercía todo el poder se resquebrajó a mediados de los años ochenta del siglo XX, gracias a la apertura de los periódicos del norte del país, que se abrieron a la oposición, a la que tuvieron relegada por décadas.

El gobierno de Luis Echeverría había dejado una profunda herida en Sonora y Sinaloa por los eventos del Valle del Yaqui; en Nuevo León por el asesinato del empresario Eugenio Garza Sada, y en general por su menosprecio a la clase empresarial. El relevo en la persona de José López Portillo creó al principio un efecto conciliador, al grado de que llegó a la Presidencia sin enfrentar opositores (Valentín Campa no fue candidato oficial), pero el desastre económico durante los dos últimos años de su sexenio y la expropiación bancaria volvieron a exacerbar los ánimos.

Durante el régimen de Miguel de la Madrid la oposición se organizó y creó instituciones como el DHIAC (Desarrollo Humano Integral), pero necesitaba un partido político para dar cauce a sus aspiraciones electorales. Este cobijo lo obtuvieron en el PAN y así pudieron acceder a los primeros cargos políticos.

A esta nueva generación de panistas se le llamó “los bárbaros del norte” por el ímpetu con el que incursionaban, sus discursos incendiarios y su capacidad para influir en la sociedad. Pero no hubieran conseguido sus metas sin el apoyo de los periódicos.

Hoy, el periodismo está fuertemente cuestionado y los periódicos, además, sujetos a una fuerte crisis estructural que posiblemente no podrán superar. Por ello es preciso contar, aunque sea brevemente, el aporte que hicieron a la democracia del país.

VOCACIÓN PERIODÍSTICA

México, es decir, la Nueva España, fue el centro de la comunicación impresa en el continente americano. Fue el obispo fray Juan de Zumárraga quien trajo la primera imprenta y publicó el primer impreso: “Escala espiritual para llegar al cielo”, de San Juan Clímaco. En 1551, Carlos V firmó la cédula real para fundar la Universidad de México, la primera en el continente. Y a México también correspondió publicar primer periódico de América: la “Gaceta de México”, que salió a la luz el primero de enero de 1722, bajo el patrocinio de don Juan de Acuña, marqués de Casa Fuerte y que era redactado por el primer periodista, Juan Ignacio Castorena y Ursúa Goyeneche. Este periódico sobrevivió con diversos nombres hasta la consumación de la Independencia en 1821.

Miguel Hidalgo, durante su estadía en Guadalajara, publicó “El Despertador Americano”, aunque fue de cortísima vida pues sus siete ediciones salieron entre el 20 de diciembre y el 17 de enero de 1810. Después de la derrota insurgente en Puente Calderón y la recuperación de Guadalajara por las fuerzas realistas, el periódico volvió a editarse bajo las órdenes de Félix María Calleja con un cambio de 180 grados en su contenido editorial.

José María Cos, también insurgente, publicó el “Ilustrador Nacional” y José María Morelos el “Correo Americano del Sur”.

A lo largo del siglo XIX abundaron los periódicos, tanto liberales como conservadores. Y el siglo XX no fue la excepción. El periódico era el vehículo idóneo para llevar las ideas políticas a los ciudadanos.

Antes de que surgiera el primer periódico en Nueva España, las noticias se conocían a través de los impresos que venían de Europa. Pero con el paso de los años México se convirtió en un gran productor de prensa escrita y contagió su entusiasmo a las naciones sudamericanas.

Acerca de Miroslava Flores Torres

Revisa También

La estela de los intelectuales

José de Jesús Parada Tovar Numerosas y muy variadas han de ser las causas que …