Home / Editorial / Regreso a clases, enseñar con el ejemplo

Regreso a clases, enseñar con el ejemplo

Editorial

En un escenario en el que es inminente el regreso a clases, los casos de coronavirus confirmados son 3.225.073, y el número de fallecidos asciende a 253.155, con la aplicación de 80.6 millones de dosis contra el COVID-19.

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) resalta la urgencia de que la comunidad educativa garantice el adecuado regreso presencial a las escuelas para el ciclo escolar 2021-2022, en su mensaje “Discernir con prudencia y pasión por la educación”.

En este mensaje dirigido a los padres y madres de familia, a los directivos, maestros y alumnos, urgen a “desarrollar condiciones de confianza, prudencia, de paz y verdadero desarrollo humano”.

A la autoridad “le corresponde proveer de políticas públicas, recursos y gestiones competentes para la correcta respuesta frente a este momento histórico”.

Por eso preocupa que la autoridad máxima del país, insista en no ser un ejemplo para la población, en vísperas del regreso a clases, en algo tan básico como usar cubrebocas e insistir en la sana distancia. 

La fotografía del Presidente cortándose el pelo, en su oficina en Palacio Nacional, sin cubrebocas, es un recordatorio de que no toma en serio la amenaza que representa la Covid-19 para la población.

A dos semanas del inicio de clases presenciales ordenada por el mismo Presidente, debería de incluir recordarle a la población la importancia de usar cubrebocas, mantener sana distancia, y tomar las acciones necesarias para evitar contagios de personas.

Otro aspecto a reflexionar es el derecho de los padres de familia a decidir, ya que, prevalece la incertidumbre en cuanto a garantizar una presencia segura en los salones de clase.

Hay padres que están completamente seguros que es lo mejor, que la salud emocional de sus hijos lo necesita, y que las escuelas, si lo hacen bien, les da seguridad. También hay familias que tienen en sus domicilios adultos mayores, personas vulnerables con alguna enfermedad crónica degenerativa, que también consideran que es un riesgo que sus hijos lleven, sin así quererlo, el virus a casa donde podría ser mortal para estas personas.

Discernir con prudencia y pasión por la educación, pasa por la toma de conciencia del uso del cubrebocas, el lavado de manos, la sana distancia, evitar lugares cerrados con espacios concurridos, esas son “medidas que salvan vidas”.

Enfatizan los Obispos, que “vacunarse es un acto de amor y cuidado hacia uno mismo y hacia los otros”, en consonancia con lo que enseña el Papa Francisco, y recuerdan que “la caridad, la fraternidad y la buena voluntad, son las mejores ‘vacunas’ contra actitudes pesimistas, la ira y ansiedad. Hoy nos toca hacer los máximos esfuerzos, no los mínimos”.

Y por último, señalan los Obispos: “Recordemos que la educación debe fortalecerse en todos los ambientes, no sólo en el escolar”.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Cuba es un paraíso

Editorial Hace algunos años, como parte del proyecto “Filmar lo inefable”, promovido en la Arquidiócesis …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *