Home / Contigo en casa / 50 años de un vida fecunda y en abundancia
La parroquia del Espíritu Santo, ubicada a unas cuadras de la estación Revolución de la Línea 3 del Tren Eléctrico Urbano, cumple el lunes 31 de agosto 50 años de vida parroquial / Fotografía; Víctor Esparza

50 años de un vida fecunda y en abundancia

Monserrat M. Cuevas

Fotografías: Víctor Esparza 

La parroquia del Espíritu Santo, ubicada a unas cuadras de la estación Revolución de la Línea 3 del Tren Eléctrico Urbano, cumple el lunes 31 de agosto 50 años de vida parroquial.

La llegada del Covid-19 suspendió actividades dentro de los festejos del aniversario pero esto no impide que los fieles mantengan la llama de la fe encendida.

“Para los que somos fieles de esta comunidad, la parroquia no es sólo el templo de la colonia es nuestro segundo hogar, es donde Dios nos escucha y nos acoge”, refiere un feligrés, de entre las 11 mil personas que integran la comunidad.

Fotografía; Víctor Esparza

La vida pastoral es rica, ya que la parroquia cuenta con 23 grupos pastorales. Además se brindan servicios educativos a través del Colegio Agustín de la Rosa que cuenta con poco más de 500 alumnos de nivel Preescolar, Primaria y Secundaria.

Ayudar es nuestra vocación 

El párroco de la comunidad, señor Cura Juan José Alvizo Camarena, destacó que a pesar de la pandemia y la crisis económica, la comunidad no pierde su identidad de servicio.

“Buscamos la atención espiritual de los fieles, ayudarles a tener a Dios en su vida y transmitirles confianza y esperanza en Dios. También los apoyamos, según nuestras posibilidades en sus necesidades materiales, ya que muchos perdieron sus fuentes de ingresos. Implementamos la distribución de despensas, arriba de 220 cada mes”.

Esta cercanía es bien correspondida pues aun en tiempos de pandemia, los feligreses continúan colaborando con la parroquia ya sea de manera económica o con donativos en especie.

Fotografía: Víctor Esparza

“En la experiencia que tengo de 10 y medio años, la gente ha sido muy cercana, nos abren las puertas no solo de sus casas sino también de su corazón”.

Al cumplir 50 años como comunidad parroquial el señor cura envió un mensaje a sus feligreses: “Primero, agradezcamos a Dios la oportunidad de compartir la fe y la vivencia cristiana, y después, agradecer a todos los hermanos de la comunidad por su cariño, paciencia y comprensión. Ruego siempre a Dios que les bendiga y dirija sus pasos por el camino del bien”, expresó el sacerdote.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Hermanos unidos por la comunicación

Yara Martínez González Hermanos, comunicadores, responsables y comprometidos con su profesión. José Luis, Héctor y …