Home / Iglesia en Guadalajara / Aguacates y berries dejan su huella depredadora. Devastación implacable

Aguacates y berries dejan su huella depredadora. Devastación implacable

Ulises Mares Páramo

La tragedia reciente del municipio de San Gabriel puso en el debate  público el fenómeno de la devastación de los bosques de Jalisco por los cambios ilegales del uso de suelo y otros factores nocivos, en  un contexto de una anarquía  derivada del cultivo de aguacate y otras actividades agropecuarias  en tierras donde había pinos y encinos, además de otros ecosistemas.

Terrenos que antes eran bosques de coníferas en lugares como Ciudad Guzmán, Concepción de Buenos Aires, Gómez Farías,  Tapalpa en la parte  Sur del Estado; y otros lugares de las serranías, como en Cuautla y Mascota en la Sierra Occidental, ahora están cultivados de aguacate o con la presencia de los plásticos de los cultivos de berries.

El municipio de Cuautitlán de García  Barragán también ya experimenta la llegada de los aguacates en predios donde había maderas tropicales.  En este municipio, en una asamblea de  un ejido se autoriza sin más trámite el cultivo aguacatero. 

Esto ha ocurrido en un contexto de un vacío en la actuación de las autoridades competentes han sido rebasadas con mucho, dado que  no se ha autoriza el cambio de uso de suelo de parte de las dependencias federales competentes. Al no hacerse el cambio de uso de suelo por la vía legal, tampoco se realizan las acciones pertinentes para no dañar los ecosistemas,  como se exhibió en el caso de San Gabriel.   

Así las cosas, el avance del aguacate en territorio estatal sigue los pasos destructivos que se han dado en el Estado de Michoacán, como lo ha documentado el investigador del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Alberto Gomez Tagle Chávez, quien  ha, señalado que, lo más grave es que una hectárea de aguacate con 156 árboles consume 1.6 veces más agua que la de bosque de pinos u otras especies arbóreas    con 677 arbustos por hectárea, dado que las técnica de su cultivo suponen una alteración del ciclo hidrológico en las cuencas, con los consecuentes efectos negativos en el ecosistema.

Una luz de esperanza se tiene con las huertas aguacateras cuyos dueños han asumido el reto de  un desarrollo amigable con el ambiente. Al menos así se constata con la certificación del sello verde que otorga la organización Rainforest Alliance a los predios que avalan  una serie de parámetros de respeto ambiental. Así están unas plantaciones que sumaron 800 hectáreas al cierre de 2018.        

El caso de San Gabriel

¿El caso de San Gabriel se ha convertido en un punto de quiebre de una situación de cambios ilegales del uso de suelo?   ¿Servirán de algo las vidas humanas que se perdieron?

Este suceso remite a otros lugares de la geografía jalisciense donde el aguacate se empoderado ya se observan también situaciones que inquietan a sus habitantes, como el aumento del calor en el clima  cotidiano de Ciudad Guzmán, según lo señalan sus habitantes.

Otro factor cuestionable: las plantaciones aguacateras han coincidido en numerosos casos en sitios donde hubo incendios forestales, como se puso en evidencia en San Gabriel (donde se pudo troncos calcinados), y como también se constató en la reciente temporada de estiaje   en otros lugares, como las zonas cercanas a Ciudad Guzmán y  a Talpa de Allende.  

Curiosamente un ente público que se estableció para impulsar proyectos forestales, ha sido el testigo de la pérdida del territorio afectado: el Fideicomiso  del Programa de Desarrollo Forestal (FIPRODEFO) del Estado de Jalisco.

Según información del diario NTR, en base a un estudio denominado “Mapa de frontera forestal del complejo volcánico de Colima y cobertura de vegetación de la Sierra del Tigre”, identifica diversas tendencias de deforestación y cambio de uso de suelo que impactan a este territorio, no de forma exclusiva, por las huertas aguacateras, y fue contratado al Instituto de Información y Estadística y Geográfica  por el FIPRODEFO.

En este tenor, el Gobierno de Jalisco ha anunciado  presentará las denuncias penales contra quien resulte responsable por los cambios de uso de suelo que derivaron en siniestros, como el ocurrido en el municipio de San Gabriel. 

La Secretaría del  Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (SEMADET)  ya anticipó que se  establecerá en la denuncia las zonas donde se ha  identificado plenamente que ha habido un cambio de uso de suelo. Se hacen votos para que esto influya en  darle otro rumbo al desarrollo productivo en el campo jalisciense. 

18 mil hectáreas perdidas

Los datos duros del cambio de uso de suelo provienen de un análisis de coberturas sobre 12,790.41 kilómetros cuadrados de 36 municipios de Jalisco y una zona de influencia que incluye demarcaciones de Michoacán y Colima, con base en imágenes de satélite de los años 2003, 2011 y 2017, realizado por el Instituto de Información Estadística y Geográfica (IIEG) del Estado de Jalisco.

“En relación con el Complejo Volcánico y la Sierra del Tigre, sus áreas forestales se han visto amenazadas por los cambios de usos del suelo forestal y los incendios forestales; un estudio para el área del Volcán de Colima, aportado por la Semadet en 2016, señala que se han perdido por deforestación poco más de 18 mil hectáreas de bosque templado y selvas; de esta pérdida, casi 15 mil hectáreas podrían deberse a cambios por agricultura, destacando los huertos de durazno, aguacate y otros con más de cinco mil hectáreas, lo que nos podría indicar que no es solamente el cultivo de aguacate el que avanzó sobre los bosques y selvas, si no que fue el sector agrícola en general el que afectó casi el 11 por ciento de la cobertura vegetal natural”, según lo publicó NTR.

Con la pérdida de bosques,  se origina  reducción de captura de carbono, extinciones regionales de la biodiversidad  (fauna y flora nativas), junto con presión excesiva a fuentes de agua para poblaciones, erosión, incendios forestales, y como sucedió en San Gabriel el pasado domingo 2 de junio, donde las secuelas trajeron derrumbes y avalanchas  que destruyeron el patrimonio material y seres humanos.

Acerca de Rebeca Ortega Camacho

Revisa También

Cardenal Robles reconoció a los maestros en su día

Nicolle Alcaraz Con motivo del Día del Maestro, el pasado 15 de mayo el Cardenal …