Home / Iglesia en Guadalajara / Cardenal Juan Sandoval, fiel devoto de la Virgen de Zapopan

Cardenal Juan Sandoval, fiel devoto de la Virgen de Zapopan

El Arzobispo emérito de Guadalajara señaló tener un cariño especial a la “Generala”.

David Hernández

A lo largo de la vida de cada católico es común encontrarnos con laicos, religiosas o sacerdotes que encomiendan su vocación a algún santo de su devoción, para el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, Arzobispo emérito de Guadalajara, esta seguridad la encontró en la Virgen de Zapopan desde temprana edad.

En entrevista con el equipo de Semanario, el purpurado afirmó tener un cariño especial con la “Generala” desde el primer momento en que la vio, consagrándole su vocación que comenzaba a formarse en el Seminario, convirtiéndose así en un fiel devoto de ella que incluso lo ha salvado de la misma muerte.

“La Virgen de Zapopan a la que quiero mucho, a la que le tengo mucha devoción, me ha acompañado desde que empecé mi vida seminarística preparándome para el sacerdocio.

“Yo venía de Yahualica, allá no hay Virgen de Zapopan. Llegué al Seminario y al poquito tiempo de que estaba ahí nos llevaron la Virgen al Seminario Mayor, ahí venimos todos los chicos, medios y grandes con la Virgen que estaba en el Seminario en San Martín, ahí por Belisario Domínguez.

“Hubo Misas, cantos, alabanzas, súplicas y no sé por qué se me ocurrió decirle que le encomendaba mi vocación. Siendo yo seminarista, nos la llevaban al Seminario año con año en ese recorrido que hace en tiempos de aguas, tenía una tarde y una noche en el Seminario”.

Mencionó que durante los días libres que tenía dentro del Seminario, acostumbraba irse caminando desde ahí hasta la Basílica de Zapopan para refrendar su consagración.

“Empecé a quererla mucho, a informarme sobre la historia de la Virgen de Zapopan y ahí me di cuenta de lo que significa para el Occidente de México, es la evangelizadora de estas tierras”, dijo el Cardenal.

Protección en la enfermedad

Una de las grandes dificultades que atravesó don Juan Sandoval durante el ejercicio de su ministerio en Guadalajara fue el envenenamiento en 1999, siendo intervenido quirúrgicamente de emergencia a la media noche.

Pues así como la “Pacificadora” lo acompañó en los momentos de gozo como cuando fue nombrado Rector del Seminario, Obispo y Cardenal, también estuvo presente en el lecho de la enfermedad.

“Cuando tuve el gran problema de la trombosis mesentérica que se debió a un envenenamiento, pues me llevaron de noche de emergencias a operarme en el hospital Santa Margarita, fue de emergencia la operación a media noche sino hubiera amanecido muerto, pero me salvaron porque la gangrena iba caminando rápido por el intestino. Amanecí muy adolorido y vi que estaba la Virgen ahí a un lado mío, me la habían llevado, entonces dije ‘ya me alivie’  y así fue”, afirmó.

Dentro de su cuarto el Arzobispo emérito tiene una imagen de la “Taumaturga” que lo acompañada desde hace años. Se trata de un regalo que el P. José de Jesús Gálvez Amezcua, Párroco de San Miguel Arcángel, Tlaquepaque, le hizo a su eminencia un día que padeció una enfermedad que lo estaba dejando al borde de la muerte.

“Estaba una vez yo muy malo de tifoidea, de sabe cuántas cosas, realmente muriéndome, y me la trajo. Ya cuando la vi dije ‘me voy aliviar’ y me alivié”, dijo.

Cuando el Cardenal quiso regresar la imagen, el Padre Gálvez le dijo que la conservara, y desde aquel día la Virgen de Zapopan vive en su casa.

Acerca de Hugo Rodríguez

Reportero y Community Manager en Arquimedios Guadalajara. | Ciencias de la Comunicación y Administración de la Mercadotecnia. | Periodismo Deportivo. | Locutor en Valora Radio y Radio María. | Reportero y Columnista en TR Fútbol.

Revisa También

10,000 Navidades en Una: alimento para más de 30 mil personas

Nicolle Alcaraz Compañía, amor y generosidad, disfrutaron miles de personas durante el evento 10 mil …