Home / Iglesia en Guadalajara / El mal está en el mundo, no lo dejemos avanzar

El mal está en el mundo, no lo dejemos avanzar

El demonio lleva una rabia profunda dentro de él, y trata de desquitarse y herir a Dios; ya que no puede hacerlo directamente, lo hace con su criatura preferida, que es el hombre, señala el Arzobispo  Emérito de Guadalajara, Cardenal Juan Sandoval Íñiguez.

Yara Martínez González

Como seguimiento al tema titulado “El diablo promete, no cumple, pero sí cobra”, de la edición 1277, del 25 de julio, donde se aborda, desde los novísimos hasta las diferentes expresiones que llevan al ser humano a abrirle las puertas al Demonio, el Arzobispo Emérito de Guadalajara, Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, habla en exclusiva para Semanario sobre las formas en las que se presenta el mal en la actualidad, y cómo se puede combatir desde la educación en la fe de niños y jóvenes.

¿Cómo es la realidad actual del bien y el mal?

“El mal en el mundo ha existido siempre. Desde antes de que existiera el hombre, por el Génesis, libro primero de la Sagrada Escritura, que habla de los orígenes del mundo, conocemos el pecado y la desobediencia de nuestros primeros padres; Adán y Eva, por instigación del Diablo que sedujo a Eva y Eva a Adán. Por lo tanto, ya existía el mal personalizado en un espíritu poderoso creado por Dios, criatura de Dios para ser su servidor, pero que se rebeló contra Él.

“Hay en el Apocalipsis, capítulo 12, una insinuación del mal, cuando Luzbel o Lucifer, se rebeló contra Dios, y el que capitaneó las milicias celestiales de los ángeles fue el Arcángel Miguel. Fueron arrojados del Cielo, del Paraíso y vagan por el mundo, como dice la oración, para la perdición de las almas. “Con el mal en el mundo llegó la muerte. Queremos vivir y entró este paso terrible, que se ha iluminado con la promesa de Cristo de una vida eterna a los que creemos en Él. Morimos, pero resucitaremos.

“Con la muerte vienen las debilidades y, además, en el hombre hubo un terremoto espiritual tremendo, dentro de su ser, porque las pasiones del cuerpo se rebelaron contra la mente, como para castigar a Dios; la rebelión del hombre contra Dios se castiga con la rebelión de sus pasiones, que llamamos vicios capitales, que son tendencias que llevamos, dentro de nosotros, todos los seres humanos, y contra las que hay que luchar.

“Hoy hay muchos aspectos del mal en el mundo, uno de ellos es el ateísmo, que ha sido sembrado prácticamente desde la revolución francesa para acá. Se organizaron sectas, a veces ocultas, perversas, que lo promueven y luchan contra la Iglesia, que tiene una doctrina luminosa y bella, sobre la existencia de Dios, la encarnación del Hijo de Dios y el destino del ser humano, que es ser hijo de Dios y gozarlo eternamente.

“Otro de los males actuales graves es la guerra contra la familia, que quiere destruir esta obra de Dios y, por lo tanto, arruinar a los pueblos. Los enemigos de Dios han  inventado la ideología de género. Dios creó al hombre, varón y mujer, y los bendijo para que fueran fecundos”,

Cardenal Juan Sandoval Íñiguez

“Ahora no se trata de dos sexos, sino de género, de escoger cada quien la tendencia que le pegue la  gana, y los hombres se hacen mujeres, las mujeres se hacen hombres, los  hombres se casan uno con otro, las mujeres se casan una con otra. Está promoviéndose fuertemente el aborto, que atenta contra la vida, y todo eso es parte de la ideología de género, que quiere destruir a la familia, la obra de Dios.

“Sin familia no hay educación de los hijos, de la juventud, no hay educación en el amor, no hay educación religiosa y, a veces, no hay educación, ni siquiera escolar. La perversión de la juventud en nuestros tiempos es muy grande, los Medios de Comunicación  que están manejados por una elite oculta de súper ricos mandan mensajes constantemente de perversión a los jóvenes, por todos los medios posibles. La televisión, la radio, la prensa, el internet, y como ahora todo mundo trae su celular, ahí pueden echarse a perder de la manera más fácil y más triste.

“Otro de los males más grandes es que hay grandes rapiñas de los poderosos a los pueblos que les dicen ‘en desarrollo’, pero que nunca se desarrollan, en un comercio injusto, en un promover las guerras dándoles armas a unos y a otros para que se destruyan, y después cobrárselas llevándose sus recursos naturales.

“También está el ateísmo, que es promovido por el marxismo, igualmente su forma menos agresiva, pero con la misma doctrina, el socialismo. Aquí el camino es el empobrecimiento de las masas, para que ya pobres, acepten la doctrina que se les imponga, que es la atea, como se ha visto en pueblos como China o Cuba, donde la Iglesia y la fe han sido perseguidas encarnizadamente.

“Así que los males del tiempo actual no son pocos, y si no ponemos atención, van a ir creciendo. Hay que estar atentos a atacarlos”.

¿Cómo se ha desvirtuado la lucha entre el bien y el mal?

“Esto se ha dado con toda clase de calificativos contra el bien, es decir, la verdad y la moral. Porque se insiste en que pertenecen al pasado, que el que habla de religión está ya  desfasado, que el que habla de moral en la familia es anticuado, que el que diga que hay verdades incuestionables es intransigente.

“Se ha difamado todo lo que es bien, como pasado de moda, lo importante es el momento actual, lo que va sucediendo; a lo moderno se le exalta y se atrae a las juventudes que quieren cosas nuevas, y de esa manera se va ocultando, diluyendo, olvidando lo que una vez fue norma de la sociedad, la moral, la verdad de Dios, del hombre, y al que la predique lo tachan de dictador, de dogmatista.

“Quien actualmente lucha por el bien, por la verdad, por la fe, recibe toda clase de pésimos calificativos. Eso va influyendo cada vez más en las nuevas generaciones”.

¿Cómo podemos combatir todo aquello que nos aleja del bien?

“Yo creo que la lucha contra el mal comienza en el andar por los caminos del bien y está en el corazón del hombre. Del corazón del hombre, dijo Nuestro Señor Jesucristo, salen las cosas buenas.

“Hay que formar a las nuevas generaciones, sobre todo, desde niños. A veces da tristeza ver cómo los niños son descuidados en su formación religiosa, aunque los padres sean católicos, un poco practicantes. A los hijos, en cuestión religiosa, los tienen prácticamente olvidados. La promesa que hicieron cuando los llevaron a bautizar fue de educarlos en la fe, pero es lo que menos hacen, crecen sin formación religiosa, que porque están chiquitos, y ya cuando crezcan que ellos escojan, también es la falsa idea de la libertad de escoger, y por eso hay tanta ignorancia religiosa. Se admira uno de la gravedad de esta ignorancia religiosa, porque no se educa el corazón del niño.

“Los niños son todavía pizarrón sin escribir. A ellos, con las aguas del bautismo, se les ha infundido el don de la fe, que es una disposición de las verdades, por eso los niños se entusiasman con la verdad de nuestra fe aunque estén chiquitos, con Nuestro Señor Jesucristo, con la Virgen, con el rezo.

“Educar a la niñez y a la juventud en la verdad, y en el amor y temor de Dios, en el amor de unos con otros como hijos de Dios que somos, es ir formando nuevas generaciones de gente buena”.

“Del interior del hombre salen sus acciones buenas y sus acciones malas, el reino del Demonio o de Dios está, ante todo y primero, en el corazón del hombre; muchas veces sale y crea las grandes multitudes de gente viciosa, ladrona, de gente muy inclinada a la violencia y al homicidio, como pasa ahora en nuestra patria.

“No olvidemos que el Demonio, dijo Jesús, es el príncipe de las tinieblas, y es el homicida desde el principio, que quiere vengar en el hombre, criatura predilecta de Dios, haber perdido la felicidad eterna, haber perdido a Dios”.

Acerca de Yara Martinez

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, por la Universidad Autónoma de Guadalajara / Jefa de Prensa del Arzobispado de Guadalajara / Premio Jalisco de Periodismo 2020, en la categoría de entrevista.

Revisa También

Del corazón de Fray Antonio Alcalde, el legado para Jalisco

La mañana del 29 de septiembre del 2021 la Secretaría de Salud de Jalisco hizo el anuncio del Día Mundial del Corazón desde el coro del templo conventual de las Monjas Clarisas Capuchinas de la Inmaculada Concepción de Guadalajara.

Un comentario

  1. Jorge A. Reyes C.

    Muy buena explicación,sobre como se manipula a la juventud,con el bombardeo de publicidad mal sana,por medio de los medios de comunicación…

    Si mal NO recuerdo todo eso lo cuidaba SCT quienes ahora lo hacen están TOTALMENTE vendidos a la falsedad y la MENTIRÁ..

    Pero ahora están en el poder,promobiendo el abortó,la IDEOLOGÍA de género,y queriéndo hacernos volver al pasado prehispánico….

    Pero la Virgen de Guadalupe,no nos dejará de cubrir con su MANTO…!